Hola amig@s aquí les regalo esta ESPECTACULARRRRRRR colección de Bellas im

4

Hola amig@s 🙋‍♂️aquí les regalo esta ESPECTACULARRRRRRR 👌colección de Bellas imágenes 😍 acompañadas de una Magistral Descripción Histórica quienes nos van mostrando desde el inició 👌la Guerra Hispano 🇪🇸 Cubana 🇨🇺Norteamericana 🇺🇸 Hasta el fin de la Guerra y el Nacimiento de la República de Cuba 🇨🇺🎊🎉 EL 20 DE MAYO DE 1902🎊🎉 🇨🇺

La guerra hispano cubana norteamericana fue en conflicto bélico q como todos sabemos Estados Unidos interviene a través de la voladura del Maine en la bahía de la Habana .conflicto q terminó con la derrota de España y la pérdida de gran parte de sus poseciones coloniales como, CUBA, Filipinas, Puerto rico y LAS islas de la Micronecia en el Océano Pacífico .COMO DATO CURIOSO LES CONTARE QUE: Una vez que intervino Estados Unidos en la guerra la misma duro 3 meses y 17 días 😳💪del 25 de abril al 12 de agosto de 1898. Aúnq tuvieron algún que otro combate en tierra básicamente su participación consistió en el combate de la escuadra de la armada Española cotra la de ellos
La guerra termino rápida y dramáticamente con la destrucción de poderío naval español en la bahía de Santiago de cuba (VER fotos)

20 De Mayo de 1902 inauguración de la República de Cuba.🇨🇺.
día en el que Máximo Gómez con los ojos nublados por las lágrimas, se abrazó a José Miguel Gómez en el viejo salón del trono del palacio de gobierno, para decirle: «Creo que hemos llegado»

El 20 de mayo de 1902 el gobernador militar de Cuba, general Leonard Wood, entregó su autoridad a Tomás Estrada Palma, primer presidente de la República de Cuba, electo por la voluntad expresa de su pueblo. La ceremonia se celebró en el antiguo Salón de los Espejos (del Trono) del antiguo Palacio de los Capitanes Generales españoles, en el mismo lugar en que el 1 de enero de 1899 fue traspasado el poder de España a Estados Unidos.
El general Leonard Wood comienza a las 12 la lectura de un mensaje del presidente de Estados Unidos Teodoro Roosevelt, que oficializaba el traspaso del poder. Al terminar Wood abrazó al presidente Estrada Palma, y a las 12:10, ordena a los sargentos Kelly y Vondrak del 7° Regimiento de Caballería de Estados Unidos, que arriaran la bandera de Estados Unidos de América que aún flameaba sobre el palacio, mientras una banda militar tocaba el himno estadounidense.
Al arriarse la bandera norteamericana del Palacio Presidencial, el teniente estadounidense Edward A. Stuard ordenó el descenso de la bandera norteamericana que flotaba en el mástil del Morro de La Habana.
Luego se oyeron las notas del Himno de Bayamo y 45 cañonazos. Entonces el general del Ejército Libertador Emilio Núñez Rodríguez que presidía la delegación del Consejo Nacional de Veteranos, iza en el Morro la bandera cubana, creada por el general Narciso López, de la república libre y soberana. Le ayuda el vigía de la vieja fortaleza del Morro, Narciso Valdés Mir, y varios veteranos del Ejército Libertador designados al efecto por sus compañeros: coronel José Clemente Vivanco, coronel Orencio Nodarse, teniente coronel Rafael Izquierdo, coronel Manuel María Coronado, teniente coronel Joaquín Ravena, comandante Eliseo C. Cartaya, comandante Domingo Herrera, comandante Arturo Primelles, comandante Laureano Prado, comandante Antonio V. Zicay, y teniente Narciso López.
Curiosamente, segundos después ésta bandera cubana también fue arriada, y fue izada de nuevo otra bandera cubana, llevada hasta ahí por Máximo Gómez. Sucedió que Leonard Wood al retirarse, quizo llevarse la primera bandera cubana izada oficialmente en el país soberano, como recuerdo de ése momento y para las nostalgias futuras.
Cuando la bandera de la República de Cuba llegó al tope del mástil del Morro a las 12:15 de ese fausto día, en todos los edificios públicos, iglesias, naves de guerra y mercantes surtos en los puertos, embarcaciones y fortalezas por toda Cuba, fueron arriadas las banderas estadounidenses e izadas de inmediato las banderas de Cuba libre.
Desde la Fortaleza de La Cabaña se efectuaron cuarenta y cinco disparos de cañón.
El júbilo del pueblo cubano fue indescriptible. El cambio de banderas era la culminación de un proceso doloroso y el inicio de una nueva nación. Finaliza la intervención norteamericana en Cuba y nace la República de Cuba.
Luego toma la palabra el generalísimo Máximo Gómez, que habla en representación de todo el pueblo de Cuba, expresando que ya habían llegado a la conquista de su ideal los libertadores de la isla.
El 20 de mayo de 1902 las autoridades estadounidenses entregaron el poder al primer presidente cubano, Don Tomas Estrada Palma, en La Habana. En ciudades y poblados del país fue festejada la proclamación de la Republica después de 30 años de lucha por la independencia.
Miles de personas se aglomeraron a lo largo de la bahía habanera y frente al Palacio de los Capitanes Generales para contemplar cómo en ese edificio y en el Morro arriaron la bandera estadounidense y se izó la de la estrella solitaria, mientras globos con banderas cubanas se elevaban y arcos triunfales hechos de madera se alzaron en toda la Isla, con motivos patrióticos o relativos a la amistad con el vecino del Norte.Conjuntamente los primeros estudios fotográficos reproducían imágenes de bellas jovencitas acicaladas con la bandera cubana al lado de un soldado estadounidense que gallardamente la resguardaba, en tanto la gran prensa de la época reflejaba el acontecimiento sin ahorrar palabras de agradecimiento a la intervención de Estados Unidos.
El 15 de febrero de 1898, el acorazado norteamericano Maine, que estaba de visita en el puerto de La Habana, explotó y se hundió muriendo 274 marinos norteamericanos. Estados Unidos culpó a España por el hundimiento del Maine y le declaró la guerra. Así comienza la llamada “Guerra Hispanoamericana”. Los españoles fueron derrotados en las Filipinas y en Puerto Rico. En Cuba, con la ayuda de los mambises derrotaron rápidamente a las fuerzas españolas y forzaron a salir de la bahía de Santiago a la armada española, donde fue exterminada completamente. Todos los buques españoles fueron hundidos.
Real y triste fue que el gobierno americano se negó a reconocer la ayuda de los mambises y le prohibió al General Calixto García entrar en Santiago de Cuba.
El 10 de diciembre de 1898, con la firma del llamado “Tratado de París” y la cesión de Cuba, Puerto Rico y Filipinas a Estados Unidos, Cuba dejó de ser colonia española y pasó a colonia de Estados Unidos.
Pero el Congreso de Estados Unidos emitió la llamada “Resolución Conjunta“ (Joint Resolution) en la que juntos, Congreso y Senado, declararon, y cito: “Cuba es, y de derecho, debe ser libre e independiente”.
La administración norteamericana organizó una Asamblea Constituyente y se aprobó la Constitución de 1901, reconociendo los derechos proclamados por la Revolución Francesa y la separación de poderes. El 31 de diciembre de 1901, Cuba votó y eligió al presidente de la nueva república: Don Tomás Estrada Palma.
Pero faltaba la ratificación por parte del Congreso y el Senado norteamericanos. Al someterse a votación la ratificación, el 28 de febrero de 1901, varios senadores liderados por el senador Orville H. Platt condicionaron su voto a incluir varias enmiendas y lograron el apoyo del Congreso y del presidente Roosevelt.
Así nació la llamada “Enmienda Platt” que negaba a Cuba el derecho de soberanía sobre la Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud. También obligaba el arrendamiento de tierras para establecer bases norteamericanas y así nace la base de Guantánamo. La enmienda limitaba también la capacidad del gobierno cubano para emitir deuda pública y autorizaba al gobierno norteamericano para intervenir en Cuba si había necesidad.
Los cubanos recibieron las imposiciones con desagrado, pero no había alternativa. O se aceptaban o no había independencia. Los cubanos tuvieron que ceder y la “Enmienda Platt” se incluyó como un apéndice a la Constitución de 1901.
Vencido este último obstáculo, Cuba nace el 20 de mayo de 1902 como nación independiente y Don Tomás Estrada Palma toma posesión como primer presidente. A las doce del día, se arrió la bandera norteamericana que ondeaba en el Morro y por primera vez la bandera cubana, la de la estrella solitaria, ondeó señalando que Cuba era un país independiente.
Finalmente, en 1925, durante el gobierno de Alfredo Zayas, se firma el “Tratado Hay Quesada”, y Cuba recuperó la soberanía sobre la Isla de Pinos, y el 29 de mayo de 1934, durante el gobierno de Carlos Mendieta, culminaron las gestiones iniciadas por el, presidente Ramón Grau San Martín, lográndose la eliminación de la Enmienda Platt.
Así, la independencia iniciada el 20 de mayo de 1902 quedó plenamente consumada con la única excepción de la Base Naval de Guantánamo que continúa en poder de Estados Unidos.

Tomás Estrada Palma Llevaba unos 25 años fuera de la Isla y regresaba tras una amplia campaña publicitaria de los sectores cubanos, que lo alababa como maestro, padre de familia y sobre todo, como amigo de Martí. Los cubanos de Nueva York lo despedían con un banquete y le obsequiaban una pluma de oro.

El 11 de mayo desembarcó en La Habana, y el 15, el Senado y la Cámara de Representantes, que se constituyeron ese mismo día, lo proclamaban Presidente de la República. Ya el 24 de febrero de ese mismo año, las provincias lo validaban para su alto cargo.

Estrada Palma, que había formado parte del movimiento insurreccional capitaneado por Carlos Manuel de Céspedes, alcanzando el grado de General, no era la primera ocasión en que se alzara con este alto cargo, ya que había sido designado Presidente de “Cuba en Armas”, el 29 de marzo de 1876, siendo innegable su labor por recuperar el sentimiento revolucionario. Un año después, desplazándose hacia Bayamo, es sorprendido y apresado por tropas españolas que le trasladan al Castillo de Morro y más tarde a España, donde permanece en prisión hasta la firma de la “Paz de Zanjón”.

Estrada Palma nunca aceptó dicha paz, pues aunque representaba algunas mejoras para nuestra Isla, no satisfacía las aspiraciones independentistas, ni la abolición de la esclavitud. Tras su liberación, se traslada a París y desde allí a Estados Unidos, donde finalmente fija su residencia en Central Valley, Nueva York. En su exilio político y tras la muerte de Martí es designado Ministro Plenipotenciario del Gobierno Provisional de la República de Cuba en Estados Unidos, siendo también jefe de una junta revolucionaria con sede en Nueva York, dedicada a comprar armas y a buscar ayuda económica para apoyar a los insurrectos.

El día 19, en todas las calles se dispararon cohetes y voladores, las campanas repicaron, los tranvías aparecieron engalanados con banderitas y cortinas con los colores de la bandera cubana. Una multitud de cubanos comenzaron a recorrer el Paseo del Prado hasta el Malecón, y otras principales calles de la ciudad. Se cumplía la más grande aspiración del pueblo cubano de emprender el camino de la democracia.

La prensa de la época comenta:
“…El pueblo de la Habana demostró ayer una vez más que sabe aliar la alegría y el entusiasmo a la cordura, y que posee el secreto de expresar ostensible y hasta ruidosamente su regocijo, sin provocar conflictos ni promover desórdenes. La nota característica de la conmemoración de ayer fue en todas las clases y todos los elementos sociales… porque está ya en lo esencial conseguido; no se necesita más que consolidarlo hasta hacerlo indestructible…”

Considero que independiente a las diferentes interpretaciones de esta fecha, hay que celebrarla, porque el Estado nacido a la vida ese día mantiene inalterables su nombre y los símbolos patrios que lo identifican. La bandera de hoy , es la misma que se izó por vez primera sobre el Palacio de Gobierno el 20 de mayo de 1902.

Independientemente a los diferentes puntos de vista que existen sobre este histórico hecho, no es lógico satanizar esta fecha, ni borrarla de la historia para hacerla formar parte de una lista de olvidos, en una especie de limbo histórico cultural.

(((Además recuerden que los cubanos en aquella época recibieron con desagrado la imposición sin alternativa de la Enmienda Platt pero o se aceptaba o no había independencia no les dejaron otra opción q aceptar .)))

Antiguamente , el 20 de mayo era Fiesta Nacional y la celebrábamos con orgullo colocando la bandera en la ventana de nuestras casas y en nuestras escuelas. Dejó de celebrarse a partir de 1963, olvidándonos de que es una fecha nuestra, de TODOS los cubanos.
Aquel día, la gente, aun sin conocerse, se saludaba y abrazaba en la calle; reía y lloraba, gritaba y cantaba. Cuba entera vibraba de patriótico entusiasmo. Decenas de miles de personas congregadas en el todavía incipiente malecón habanero permanecieron de rodillas, en gesto de devoción, mientras la enseña nacional era izada en el Morro
No quedó ventana, puerta, tejado, azotea, balcón o poste de la vía pública de donde no colgase una bandera cubana, más o menos grande; ni pecho de hombre que no mostrase sus tres colores entrelazados en un botón o roseta en el ojal de la levita, saco o chamarreta; ni peinado de mujer donde el alto y espeso moño no luciera la enseña patria, en la punta de un artístico y enhiesto prendedor».

Como dato curioso les cuento que; La bandera cubana que se izó, a las 12:10, en la azotea del viejo Palacio de los Capitanes Generales convertido ya en Palacio Presidencial, para anunciar que ya Cuba era una República, fue arriada quince minutos más tarde porque el interventor norteamericano Leonardo Wood, cesado ya en su cargo, quiso llevársela como trofeo?
Ese día, a la toma de posesión de Tomás Estrada Palma como primer Presidente de Cuba no se invitó a ninguna mujer —ni siquiera a Genoveva Guardiola, la esposa del mandatario— porque la recién aprobada Constitución de 1901 no les reconocía derechos políticos a las mujeres y, por tanto, se les excluyó del protocolo.