Los autos en Cuba( 2da Parte) Hola amig@shoy quiero regalarles está Super

17

Los autos en Cuba( 2da Parte)
Hola amig@s🙋‍♂️hoy quiero regalarles🎁 está Super Espectacular👌 publicacion Sobre La historia✍ de los primeros automóviles 🚗 que circularon en Cuba🇨🇺 publicación que viene engalanada con una Maravillosa Colección de imágenes donde los verdaderos protagonistas son:👇
🚘🚗 Los Autos 🚗🚘
En la bellisima😍 Cuba 🇨🇺 de Otros Tiempos 🤩

En 1958 Cuba era el sexto país del mundo en el promedio de automóviles por habitantes. La superaban, en este orden, EE.UU., Canadá, Gran Bretaña, Venezuela y Alemania Occidental.
El primer coche que caminó por las calles de La Habana desembarcó desde París en puerto cubano para diciembre de 1898. El responsable fue el comerciante José Muñoz, de la marca «La Parisiense».( ver última foto) La velocidad que alcanzaba aquel aparato era de 12 kilómetros y costaba el equivalente a 6,000 francos.
Cuando parecía que a 1898 no le quedaban ya más novedades que ofrecer a los cubanos, un día de diciembre amanecieron los habaneros sobresaltados por el andar ruidoso del primer automóvil.
Aquel vehículo con motor de bencina, capaz de recorrer apenas unos 10 km. por hora, de apariencia endeble y bastante inseguro, llegaba para hacerle la competencia al coche de caballos, poner a las autoridades a pensar acerca de nuevas regulaciones del tránsito y forzar al mejoramiento de los caminos aún polvorientos de la capital cubana.
Mucho se habló del automóvil desde que hizo su aparición en el Prado habanero, con una grey de curiosos a ambos lados para quienes aquello era tanto como ver al escurridizo cometa Halley. Y su presencia suscitó también muchas bromas que fueron recogidas en las páginas de los diarios de la época.
El propietario del Parisienne -tal era la marca de aquel automóvil- era José Muñoz, representante en Cuba de la agencia que en Francia los manufacturaba. Lo había adquirido en unos mil pesos, aunque consideraba que era buena inversión porque serviría de muestra para la promoción de las ventajas del vehículo.
Aquella máquina de hierros, palancas y correas no pasaría de ser lo que hoy llamaríamos un "cacharrito", pero conmocionó a los habaneros al punto de que apenas seis meses después llegó el segundo automóvil. Era un Rochet-Schneider adquirido en Lyon; su dueño, el farmacéutico Ernesto Sarrá, pagó por él nada menos que 4 mil pesos, y se preciaba de sus ventajas: ocho caballos de fuerza y una velocidad máxima de 30 km./h. Con su auto, el doctor recorría la distancia entre La Habana y la localidad de Güines en sólo hora y media.
Un tercer auto arribó a la capital cubana para prestar servicio a la fábrica de cigarrillos H de Cabañas y Carvajal, que lo usó para repartir mercancías.
A partir del 3 de septiembre de 1899 circuló también el primer triciclo-automóvil, de bencina e importado de Italia. Varios automóviles más se hicieron ver pronto en las calles de la esta ciudad. En orden siguieron dos vehículos importados de Nueva York, los primeros de procedencia estadounidense.
Después, el señor Francisco Astudillo compró el primer vehículo eléctrico; un cochecito ligero, elegante, no contaminaba el ambiente y recorría hasta 12 millas por hora. Llegaron, además, otro Rochet-Schneider, un Panhard Levasor y algunos White, de gasolina, traídos de Cleveland por Silvestre Scovel, representante en Cuba de una fábrica de máquinas de cocer.
Casi aparejada con la introducción del automóvil en Cuba, surgieron los servicentros o garajes. El pionero de ellos fue el de la calle Zulueta # 28. Tampoco tardaron en irrumpir las carreras de autos, y en 1903 surgió el Automóvil Club de La Habana, que casi de inmediato organizó las primeras lides.
Cinco pilotos de la aristocracia se situaron al volante, cada uno acompañado por una dama. Ganó Dámaso Laine, el único que iba solo. Dos años después se celebraron las segundas carreras, ya entonces con la participación de corredores extranjeros.
En 1901 circulaban por las calles de La Habana 11 automóviles. Cuatro años después se expedían las primeras carteras dactilares, que entonces se llamaban títulos y que sus portadores exhibían como si se tratara de diplomas universitarios. En 1917 se concedió por primera vez entre nosotros el permiso de conducir a una mujer. Correspondió a María Calvo Nodarse, la célebre Macorina, la de «ponme la mano aquí».
Ya en la segunda mitad de la década de 1910 el coche de motor desplazaba a los vehículos de tracción animal. En 1913 circulaban por las calles de La Habana más de un millar de automóviles. En 1916, esa cifra pasaba de tres mil. En 1959 circulaban en Cuba 180 511 autos, casi todos de procedencia norteamericana. Las estadísticas revelan que Chevrolet era la marca preferida por los cubanos. Seguían los vehículos marca Ford en la preferencia de los compradores, y más atrás las marcas Buick y Plymouth.
Hoy sorprende a los que nos visitan la cantidad de autos norteamericanos fabricados antes de 1959 que, gracias a la inventiva del cubano, circulan aún por las calles de la Isla convirtiéndola en un maravilloso museo rodante.