“El hombre crea el mono imita y con el machetazo no hay quién compita” El Mach

29

“El hombre crea el mono imita y con el machetazo no hay quién compita” 👨🏻🙈😁

El Machetazo en Aguilera y Padre Pico. Esta tienda fue fundada en los años 1940’s por Juan Ramón Poll Cabrera, conocido por sus amigos como “Goly”; un santiaguero de origen humilde, quien a base de sacrificios, logró abrir su primera tienda, a la que llamó la Casa Goly y luego El Machetazo, que en los años 1950’s se convirtió en uno de los negocios más productivos de Cuba. Después que su tienda fuera intervenida en 1961, Poll demostró su gran capacidad para los negocios yéndose a Estados Unidos y luego a Panamá, donde abrió su primera tienda en 1966 que vendía juguetes. Con el tiempo el negocio se multiplicó y volvió a abrir El Machetazo, que con los años acumuló nuevas sucursales y es hoy en día la mayor cadena de tiendas de Panamá. Este santiaguero jovial, al que los panameños llamaban “el cubano de oro” por sus generosas donaciones de caridad, murió el 13 de Julio de 1999.

El “benefactor” más grande de la Teletón 20-30, el “cubano de oro”, el “dueño de El Machetazo” o “Goly” como le decían sus amigos de infancia en Santiago de Cuba.

Poll había nació el 27 de enero de 1922 y el 12 de octubre de 1966 llegó a Panamá junto a su esposa Vila y sus hijas Carmen, Vilmita y Liliam, luego que el gobierno de Fidel Castro nacionalizó los tres almacenes “El Machetazo” en los que vendía telas a los cubanos.

Juan Ramón era un filántropo por excelencia. Quién no recuerda sus aportes de hasta un cuarto de millón de balboas en una Teletón. El Club 20-30 estimó en casi dos millones sus donaciones en esos eventos televisivos para captar fondos, con el fin de ayudar a los niños discapacitados o enfermos.

También se recuerdan sus contribuciones a la Fundación Mary Arias, Aldeas Infantiles y a la Campaña Arquidiócesana. Por su generosidad, ahora se ha propuesto que a las nuevas edificaciones se le asigne del nombre de Juan Ramón Poll.

Su imperio comercial que incluye 5 almacenes, lo inició el 5 de diciembre de 1966 en un edificio conocido como La “Tahona”, donde vendía juguetes y laboraba hasta 48 horas seguidas sin dormir, para ganarle a sus competidores

El incansable empresario que logró constituir un imperio que emplea a más de 2,000 trabajadores y realiza ventas anuales superiores a los 70 millones de balboas. Además de los almacenes, era propietario de las fábricas de calzados “El Torero” y de ropa “Govil”.

“Goly” Poll, el hijo de un ferrocarrilero cubano, logró lo que tuvo con su mejor cualidad: trabajar duro y luego fue feliz ayudando a muchos pobres.

Juan Ramón Poll amó con todo su corazón a Panamá y el país también le correspondió, sólo hay que recordar los aplausos que el pueblo le dispensaba cada vez que llegaba a Atlapa para aportar en la Teletón.

Cortesía JORGE De Feria:.
Redacción Crítica en línea.