Poemas de Jose Angel Buesa Les invito a leer estos hermosos poemas del ayer, p

24

Poemas de Jose Angel Buesa 💕
Les invito a leer estos hermosos poemas del ayer, póngase cómodo, relajase con una copita de vino 🍷o si lo prefiere una copa de agua, respire, puede poner algún bolero instrumental si lo prefiere, que vuele su imaginación a esos años de su juventud ,donde esos corazones palpitaban de emoción al ver pasar al chico o chica de sus sueños , que la mente viaje a cualquier lugar donde usted lo decida, que lo disfruten ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️

🌺🌺🌺🌺🌺🌺🌺🌺🍂🍂🍂🍂
Poema del desencanto.

Y comenzamos juntos un viaje hacia la aurora�como dos fugitivos de la misma condena.�Lo que ignoraba entonces no he de callarlo ahora:�No valías la pena.��Ya llegaba el otoño, y ardía el mediodía.�Sentí sed. Vi tu copa. Pensé que estaba llena,�pero acerqué mis labios y la encontré vacía.�No valías la pena.��Te di a guardar un sueño, pero tú lo perdiste,�o acaso abrí mis surcos en la llanura ajena.�Es triste, pero es cierto. Por ser tan cierto, es triste:�No valías la pena.��Fuiste el amor furtivo que va de lecho en lecho,�y el eslabón amable que es más que una cadena.�Pero hoy puedo decirte, sin rencor ni despecho:�No valías la pena.��Me alegré con tu risa; me apené con tu llanto,�sin pensar que eras mala ni creer que eras buena.�Te canté en mis canciones, y, a pesar de mi canto,�no valías la pena.��Me queda el desencanto del que enturbió una fuente,�o acaso el desaliento del que sembró en la arena.�Pero yo no te culpo. Te digo, simplemente:�No valías la pena.

❤️❤️❤️❤️❤️🍷❤️❤️❤️❤️❤️

Poema de las cosas.

Quizás estando sola, de noche, en tu aposento�oirás que alguien te llama sin que tú sepas quién,�y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento�que existen ciertamente, pero que no se ven…
Y también es posible que una tarde de hastío�como florece un surco, te renazca un afán,�y aprenderás entonces que hay cosas como el río�que se están yendo siempre, pero que no se van…
O al cruzar una calle, tu corazón risueño�recordará una pena que no tuviste ayer�y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,�cosas que nunca han sido, pero que pueden ser…
Por más que tú prefieras ignorar estas cosas�sabrás por qué suspiras oyendo una canción�y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,�cosas que son hermosas, sin saber que lo son…
Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido�y un soplo de ceniza regará tu jardín,�y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido�son las únicas cosas que nunca tienen fin.

🌹🌹🌹🌹🌹🍷💐💐💐💐💐

Poema de la despedida 3

Llamarada de ayer, ceniza ahora, �ya todo será en vano, �como fijar el tiempo en una hora �o retener el agua en una mano. ��Ah, pobre amor tardío, �es tu sombra no más lo que regresa, �porque si el vaso se quedó vacío �nada importa que esté sobre la mesa. ��Pero quizás mañana, �como este gran olvido es tan pequeño, �pensaré en ti, cerrando una ventana, �abriendo un libro o recordando un sueño… ��Tu amor ya está en mi olvido, �pues, como un árbol en la primavera, �si florece después de haber caído, �no retoña después de ser hoguera; ��pero el alma vacía �se complace evocando horas felices, �porque el árbol da sombra todavía, �después que se han secado sus raíces; ��y una ternura nueva �me irá naciendo, como el pan del trigo: �Pensar en ti una tarde, cuando llueva, �o hacer un gesto que aprendí contigo. ��Y un día indiferente, �ya en olvido total sobre mi vida, �recordaré tus ojos de repente, �viendo pasar a una desconocida…

💕💕💕💕💕🍷💕💕💕💕💕

Poema de la despedida.
��Te digo adiós, y acaso te quiero todavía. �Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós. �No sé si me quisiste… No sé si te quería… �O tal vez nos quisimos demasiado los dos. ��Este cariño triste, y apasionado, y loco, �me lo sembré en el alma para quererte a ti. �No sé si te amé mucho… no sé si te amé poco; �pero sí sé que nunca volveré a amar así. ��Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo, �y el corazón me dice que no te olvidaré; �pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo, �tal vez empiezo a amarte como jamás te amé. ��Te digo adiós, y acaso, con esta despedida, �mi más hermoso sueño muere dentro de mí… �Pero te digo adiós, para toda la vida, �aunque toda la vida siga pensando en ti.

💝💝💝💝💝🍷💝💝💝💝💝

Poema de la culpa.

Yo la amé, y era de otro, que también la quería.�Perdónala Señor, porque la culpa es mía.�Después de haber besado sus cabellos de trigo,�nada importa la culpa, pues no importa el castigo.
Fue un pecado quererla, Señor, y sin embargo�mis labios están dulces por ese amor amargo.�Ella fue como un agua callada que corría …�Si es culpa tener sed, toda la culpa es mía.
Perdónala Señor, tu que le diste a ella�su frescura de lluvia y su esplendor de estrella.�Su alma era transparente como un vaso vacío:�Yo lo llené de amor. Todo el pecado es mío.
Pero, ¿cómo no amarla, si tu hiciste que fuera�turbadora y fragante como la primavera?�¿Cómo no haberla amado, si era como el rocío�sobre la yerba seca y ávida del estío?
Traté de rechazarla, Señor, inútilmente,�como un surco que intenta rechazar la simiente.�Era de otro. Era de otro que no la merecía,�y por eso, en sus brazos, seguía siendo mía.
Era de otro, Señor, pero hay cosas sin dueño:�Las rosas y los ríos, y el amor y el ensueño.�Y ella me dio su amor como se da una rosa�como quien lo da todo, dando tan poca cosa…
Una embriaguez extraña nos venció poco a poco:�Ella no fue culpable, Señor … ni yo tampoco!
La culpa es toda tuya, porque la hiciste bella�y me diste los ojos para mirarla a ella.�Sí, nuestra culpa es tuya; sí, es una culpa amar,�sí, es culpa de un río cuando corre hacia el mar.
Es tan bella, Señor, y es tan suave, y tan clara,�que sería pecado mayor si no la amara.
Y por eso, perdóname Señor, porque es tan bella,�que Tú, que hiciste el agua, y la flor, y la estrella,�Tú, que oyes el lamento de este dolor sin nombre,�Tú también la amarías, ¡si pudieras ser hombre!

🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸

CANCIÓN DEL VIAJE

Recuerdo un pueblo triste y una noche de frío
y las iluminadas ventanillas de un tren.
Y aquel tren que partía se llevaba algo mío,
ya no recuerdo cuándo, ya no recuerdo quién.

Pero sí que fue un viaje para toda la vida
y que el último gesto, fue un gesto de desdén,
porque dejó olvidado su amor sin despedida
igual que una maleta tirada en el andén.

Y así, mi amor inútil, con su inútil reproche,
se acurrucó en su olvido, que fue inútil también.
Como esos pueblos tristes, donde llueve de noche,
como esos pueblos tristes, donde no para el tren.

☘️☘️☘️☘️☘️🌼☘️☘️☘️☘️☘️

LA RAMA ROTA

Vengo de tu jardín de altos aromas,
con esta flor que embriaga como un vino.
Quizás por eso fue que en el camino
me siguió una bandada de palomas.

Y ahora, en mi huerto, en esta entristecida
paz del que nada odia y nada ama,
me tropiezan los pies con una rama
seca y rota, lo mismo que mi vida.

Y, como quien regresa del olvido
y se hermana al dolor de otra derrota,
pongo la flor sobre la rama rota
para hacerle creer que ha florecido.

💐🌷🌹🌻🌼🌺🥀🌾🍃🍀

CANCIÓN DEL AMOR LEJANO

Ella no fue, entre todas, la más bella,
pero me dio el amor más hondo y largo.
Otras me amaron más; y, sin embargo,
a ninguna la quise como a ella.

Acaso fue porque la amé de lejos,
como una estrella desde mi ventana…
Y la estrella que brilla más lejana
nos parece que tiene más reflejos.

Tuve su amor como una cosa ajena
como una playa cada vez más sola,
que únicamente guarda de la ola
una humedad de sal sobre la arena.

Ella estuvo en mis brazos sin ser mía,
como el agua en cántaro sediento,
como un perfume que se fue en el viento
y que vuelve en el viento todavía.

Me penetró su sed insatisfecha
como un arado sobre llanura,
abriendo en su fugaz desgarradura
la esperanza feliz de la cosecha.

Ella fue lo cercano en lo remoto,
pero llenaba todo lo vacío,
como el viento en las velas del navío,
como la luz en el espejo roto.

Por eso aún pienso en la mujer aquella,
la que me dio el amor más hondo y largo…
Nunca fue mía. No era la más bella.
Otras me amaron más… Y, sin embargo,
a ninguna la quise como a ella.

🍁💐🍂🌷🍁🥀🍁🌺🍂🌻🍂🌼

Brindis

He aquí dos rosas frescas, mojadas de rocío:
una blanca, otra roja, como tu amor y el mío.
Y he aquí que, lentamente, las dos rosas deshojo:
la roja, en vino blanco; la blanca, en vino rojo.

Al beber, gota a gota, los pétalos flotantes
me rozarán los labios, como labios de amante;
y, en su llama o su nieve de idéntico destino,
serán como fantasmas de besos en el vino.

Ahora, elige tú, amiga, cuál ha de ser tu vaso:
si éste, que es como un alba, o aquél, como un ocaso.
No me preguntes nada: yo sé bien que es mejor

embriagarse de vino que embriagarse de amor…
Y así mientras tú bebes, sonriéndome �así,
yo, sin que tú lo sepas, me embriagaré de ti…

❤️💝💕💐🌺🌹🍀🌷🍂🥀🌼🌻