Hola Amig@sSaludos Aquí les regalouna breve descripción Historica Sobre un

29

Hola Amig@s😉Saludos 🙋‍♂️Aquí les regalo🎁una breve descripción Historica Sobre uno de los más Grandes y Conocidos 👇
CONFLICTOS DE LA GUERRA GRANDE
AGRAMONTE🤜 Vs 🤛 CÉSPEDES
Una vez iniciada la Guerra por Carlos Manuel de Céspedes el 10 de octubre de 1868 en La Demajagua, los camagüeyanos secundan la acción con el levantamiento armado en "Las Clavellinas"", el 4 de noviembre. Ignacio Agramonte queda en la ciudad a cargo del aseguramiento del movimiento revolucionario, por lo que se incorpora a la manigua el día 11 en el ingenio "El Oriente", en las cercanías de Sibanicú.

Muy pronto muestra sus dotes de dirigente político al enfrentarse en la reunión del paradero de "Las Minas" a Napoleón Arango y sus seguidores el 26 de noviembre de 1868, quienes proponían un acuerdo con la metropli basado en reformas políticas; Agramonte replica vigorosamente:

"Acaben de una vez los cabildeos, las torpes dilaciones, las demandas que humillan: Cuba no tiene más camino que conquistar su redención, arrancándosela a España por la fuerza de las armas."

Existía una contradicción sobre el momento de llevar a cabo el levantamiento en armas pues los camagüeyanos eran partidarios de aplazar el levantamiento hasta 1869 después de la zafra azucarera mientras que por otra parte los manzanilleros seguidos por el resto de los orientales no querían esperar más y se pronunciaron el 10 de octubre de 1868 en "La Demajagua" bajo el liderazgo de Carlos Manuel de Céspedes.

Las discrepancias que existían se pusieron de manifiesto al convocarse y celebrarse la Asamblea de Guáimaro, en donde se aprobó la Carta Constitucional redactada por Agramonte y el habanero Antonio Zambrana. Estas discrepancias estaban dadas porque Carlos Manuel de Céspedes defendía el mando centralizado político-militar e Ignacio Agramonte se pronunciaba por las instituciones democráticas.

El 26 de febrero de 1869 en Sibanicú, queda constituida la Asamblea de Representantes del Centro, la que integra Agramonte, más tarde haría prevalecer sus opiniones en la Asamblea de Guáimaro donde se redacta la primera constitución de La República en Armas.

Mayor General
A pocos días de la Asamblea de Guáimaro, el 26 de abril, Agramonte renuncia al escaño en la Cámara de Representantes, al ser nombrado Mayor General del Ejército Libertador, jefe de la División de Camagüey.

Su primera actividad militar es la organización de talleres y fábricas donde se reparan y elaboran los medios necesarios para las fuerzas insurrectas. En este período dirige importantes acciones como el Combate de "Ceja de Altagracia", y el ataque a Puerto Príncipe, participa como segundo al mando en el Combate de "Minas de Juan Rodríguez", dirigido por el Mayor General Thomas Jordan.

Aporte a la guerra de guerrillas
En abril de 1870, a causa de las discrepancias con Céspedes en cuanto al modo de realizar la guerra, renuncia a la jefatura militar de Camagüey y permanece sin mando, aunque mantuvo su graduación y participó en combates como Ingenio Grande, Jimirú, Socorro… y continuó su propio adiestramiento, especialmente en la utilización de la caballería en función de la guerra de guerrillas.

A principios de 1871 Céspedes le ofrece la jefatura militar de Camagüey, la que reasume el 17 de enero, cuando la situación de los insurrectos era muy grave en la región, momento a partir del cual se experimenta un mejoramiento progresivo y las fuerzas mambisas pasan de la defensiva a la ofensiva.

Actividad Política en la Cámara de Representantes
En la conocida Asamblea de Guáimaro, celebrada para lograr la unificación de los insurrectos y con vistas a proveer de instituciones a la futura República, se creó un gobierno republicano unicameral, con una Cámara de Representantes con el poder nó sólo de legislar, sino de nombrar y deponer al Presidente de La República.

El poder ejecutivo fue concebido con muy poca fortaleza e independencia y en general la estructura gubernamental era extremadamente utópica para las condiciones de guerra y falta de territorio liberado existente. Esta Cámara posteriormente limitó los poderes de Carlos Manuel de Céspedes e incluso le destituyó, lo que sería el primero de una serie de eventos de una política desafortunada que permitió el fin de la contienda sin haber logrado la independencia. Ignacio Agramonte y su hermano Eduardo, ambos con ideales republicanos muy elevados, pero poco realistas en el inicio de la Guerra de los Diez Años, contribuyeron bastante a la formación de ese gobierno y a los conflictos políticos internos de los inicios de la guerra.

Ignacio Agramonte estuvo incluso enfrentado dentro del gobierno al Presidente Carlos Manuel de Céspedes, supuestamente combatiendo sus potenciales o reales tendencias dictatoriales, y le acusó de extender favores a familiares y de mantener una actitud despótica. Más allá del trasfondo real que pudieran tener algunas de estas acusaciones, la actitud de Agramonte en esta etapa aumentó la división en el seno del Gobierno, que en aquellos momentos necesitaba un Poder Ejecutivo fuerte y Generales con el poder de convocar, decidir y organizar la lucha.

Las disensiones llegaron hasta tal punto que Agramonte retó a duelo al Presidente Céspedes, quien con gran madurez política -jamás por cobardía- declinó el enfrentamiento personal bajo el argumento de ser ambos necesarios para la independencia de Cuba, conminándole a someterse a las órdenes del Gobierno en Armas. Como ya se ha expresado, en esa época Agramonte abandonó su escaño en la Cámara de Representantes y asumió el mando militar de la provincia de Camagüey.
La situación entre Cespedes y Agramonte siempre fue muy TENSA,