HomeTodoISABEL "HISTORIA JUDÍA EN CUBA" La familia de Isabel dejó...

ISABEL "HISTORIA JUDÍA EN CUBA" La familia de Isabel dejó Kovel (e

ISABEL
"HISTORIA JUDÍA EN CUBA"

La familia de Isabel dejó Kovel (entonces en Polonia, ahora en Ucrania) en 1930 para Cuba, pensando que serviría como puente para ir a los Estados Unidos. Sus padres habían obtenido visas de inmigración para los Estados Unidos para la familia a mediados de la década de 1920, pero se las dieron a un pariente viudo en una situación más desesperada. En los años 1930's, Estados Unidos estaba restringiendo la inmigración, por lo que los padres de Isabel decidieron ir a Cuba, que era relativamente fácil de ingresar.

No necesitabas una visa para Cuba. Solo necesitabas a alguien que te sacara del bote. El padre conoció a un hombre judío con negocios en Cuba cuando estaba de negocios en Polonia, y él fué quien accedió a conocerlos. Se llamaba Stone y estaba en el negocio de los hilos.

Hasta bien entrado el siglo XIX, se prohibió a los judíos vivir en Cuba, que era parte del Imperio Español. Después de que España perdió el control de Cuba en la Guerra Hispanoamericana de 1898, los judíos comenzaron a llegar a la Isla.
Al principio, fueron principalmente judíos sefardíes que huían del decadente Imperio Otomano, así como algunos judíos estadounidenses. Pero a partir de la década de 1920 comenzaron a llegar cantidades significativas de judíos Ashkenazi que huían del Antisemitismo, y las dificultades económicas en Europa del Este. Para 1945, había aproximadamente 25,000 judíos en Cuba.

Después de la Segunda Guerra Mundial, una parte de la población judía se fué, pero muchos se quedaron y continuaron construyendo una comunidad próspera. Algunos se dedicaron a las profesiones, sirvieron en el gobierno o abrieron pequeñas empresas, cómo el pulido de diamantes, otros asociados con las industrias de telas y prendas de vestir. Los judíos se sintieron bienvenidos y el antisemitismo no era un problema.

Isabel recuerda el calor, la humedad y la presencia de personas de piel muy oscura fueron nuevas experiencias para ella.

Su familia era la única familia judía en Santo Domingo, un pequeño pueblo en la provincia de Santa Clara, lejos de la gran comunidad judía de La Habana.
A pesar de ser los únicos judíos en la ciudad, Isabel recuerda haber sido cálidamente aceptada e integrarse fácilmente en la comunidad local. De hecho, las fotos la muestran sonriendo y divirtiéndose con amigos, vecinos y compañeros de clase, disfrutando de la costa o del campo tropical.

Después de la Revolución Cubana, se volvió imposible para ellos regresar físicamente a la nación isleña. Isabel extrañó la calidez y la apertura del estilo de vida cubana.

Seguía siendo muy cubana. Ella escuchaba y cantaba música en español en la casa, y mientras cocinaba comida Ashkenazi para su esposo, también cocinaba comida cubana. Crecí con arroz y frijoles como mi alimento reconfortante ”, recordó su hijo.

"Cuando era niño, siempre escuché sobre el glorioso paraíso que era Cuba. Vi fotos y películas caseras de este fabuloso lugar, donde mi madre me dijo que vivían bien (con una criada, una cocinera y una niñera) y que no había Semitismo.

En realidad, no siempre fué tan bueno cuando Isabel crecía en Cuba. Debido a la agitación política y el cambio de régimen, su escuela secundaria estuvo cerrada por cuatro años. Se graduó solo a los 21 años, poco antes de conocer a su futuro esposo.

Tenían que mantener sus cortinas oscuras cerradas sobre las ventanas del departamento que tenían en La Habana, que estaba sobre una de las tiendas de telas de la familia. De lo contrario, dispararían al departamento ”

Sin una sinagoga cercana, el judaísmo era un hogar para Isabel y su familia durante sus años como la única familia judía en Santo Domingo.

“La familia se mantuvo kosher en Cuba. Consiguian carne kosher de La Habana. Y encendian velas de Shabat ”

Después de la Revolución, muchos se fueron, algunos se quedaron.
Casi toda la familia de Isabel había abandonado Cuba para ir a los Estados Unidos antes de la Revolución. Una prima hermana, casada con un estadounidense, fué la última en salir y se bajó en el último avión que salió de La Habana en 1961.

Después de la Revolución de 1959, el 90 por ciento de la población judía de la nación isleña se fué, dejando atrás las sinagogas prohibidas. La mayoría fué a los Estados Unidos, y en particular a Miami, donde establecieron una comunidad de expatriados muy unida (junto a cubanos no judíos que también habían huido de la Revolución).

Hoy en día, solo quedan unos 1.500 judíos en Cuba, principalmente en La Habana. La comunidad comenzó a reconstruirse a principios de la década de 1990 con la ayuda del Comité Conjunto de Distribución. Los judíos estadounidenses también comenzaron a ayudar, especialmente aquellos que vieron la situación de primera mano cuando viajaron a Cuba en misiones de mitzvá.

Hoy, un grupo dedicado de líderes no solo mantienen vivo al judaísmo, sino que también tratan de hacer crecer la comunidad.

Tomado de timeofisrael.com



Most Popular