HomeTodoLos Muñequitos de Matanzas El 9 de octubre de 1952 en el barrio...

Los Muñequitos de Matanzas El 9 de octubre de 1952 en el barrio de La Marina,

Los Muñequitos de Matanzas

🇨🇺👏🏾🕺💃🪘🪘🪘💿🎙

El 9 de octubre de 1952 en el barrio de La Marina, ciudad de Matanzas, Cuba, un grupo de jóvenes rumberos se detuvo en su taberna local “El Gallo” después del trabajo. Mientras se relajaban tomando unas copas, en el tocadiscos del bar sonó una canción de Arsenio Rodríguez.
Los tamboreros comenzaron a acompañar la canción tocando en la barra, en vasos y botellas, utilizando los elementos que tenían a mano. Su actuación impresionó tanto a los demás clientes, como a los transeúntes, que los hombres recibieron aplausos cuando concluyó la canción y su acompañamiento. Fue en ese momento cuando uno de los hombres sugirió que formaran un grupo de rumba para actuar en lugares locales. Se acordó y los rumberos se acercaron a la casa del cantante y compositor Florencio Calle “Catalino” para contar con su ayuda. Después de escuchar la propuesta de los hombres, Catalino les dijo que regresaran al día siguiente para discutir el asunto.

En la reunión del día siguiente se formó el Grupo Guaguancó Matancero. Los hombres acordaron que el grupo tocaría rumba y que cada miembro sería responsable de traer su propio instrumento respectivo. Los integrantes originales de Guaguancó Matancero fueron Florencio Calle “Catalino” (director), Esteban Lantri “Saldiguera” (vocalista), Juan Bosco (vocalista, claves), Hortensio Alfonso “Virulilla” (vocalista, maraca), Gregorio Díaz “Goyo ”(Tumba o salidor), Pablo Mesa“ Papi ”(segundo o tres dos) y Angel Pellado“ Pelladito ”(quinto). Más tarde ese mismo año se unieron al grupo el gran batalero (“batá”) y quintero (“quinto”) Esteban Vega “Chachá”.

Aunque los miembros eran todos auténticos rumberos “callejeros”, comenzaron a actuar en el escenario desde el inicio del grupo. Saldiguera y Virulilla, que habían cantado en son septetos (‘septetos’), llevaron al grupo ese estilo de canto armónico de ese género. La percusión fue de muy alta calidad, con los tambores manteniendo “conversaciones” de inventiva y virtuosismo sin precedentes. Las congas estaban afinadas mucho más abajo en ese entonces, sonando como líneas de bajo funky, con el canto rítmicamente esquivo “flotando” en la parte superior. Inicialmente, el grupo solo realizaba guaguancó, pero en los años siguientes interpretaron también yambú, columbia y abakuá.

Guaguancó Matancero comenzó a tocar en los barrios de Simpson y La Marina, pero pronto actuaron en toda la provincia de Matanzas. En 1953 fueron invitados a tocar en varios escenarios de la capital, La Habana. El grupo también actuó en vivo por radio y televisión y grabó su primer fonograma de 78 rpm para Puchito Records (n. 298). Las dos canciones eran “Los beodos” (“Los borrachos”) en el lado A, y “Los muñequitos” (“Los personajes de las historietas del periódico”) en el lado B. “Los muñequitos” se convirtió en un éxito tan grande que dondequiera que tocaba el grupo, la gente gritaba “¡Los muñequitos! ¡Los muñequitos! ” La popularidad de la canción finalmente los llevó a cambiar el nombre del grupo a Los Muñequitos de Matanzas.





Most Popular