<< Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje >> La hermosa "Igle

37

<< Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje >>

La hermosa "Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje" o simplemente la "Iglesia del Cristo", como popularmente se le conoce, está situada en la Habana Vieja y es uno de los templos religiosos más antiguos de La Habana.

Antes de 1640, la Iglesia del Cristo se encontraba en este sitio. La ermita franciscana fue derribada para dar paso a la construcción de la Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje.

Después de que se terminó en 1664, marcó el lugar donde terminaba la procesión anual del Vía Crucis cada Viernes Santo

La ceremonia Via Crucis partía desde el Convento de San Francisco y atravesaba de este a oeste la ciudad por la calle de las Cruces o de la Amargura.

Cuando una tormenta devastadora golpeó en 1694, la iglesia fue destruida en gran parte y tuvo que ser reconstruida y los campanarios gemelos se agregaron en 1755.

Los campanarios en forma de octágono en la fachada son una rareza en la arquitectura religiosa cubana, así como el inusual balcón en el centro de la fachada.

En 1899 la iglesia fue entregada a los padres de la Orden de San Agustín, quienes además de ejecutar en el templo una amplia restauración, edificaron al fondo y al costado un amplio edificio que abarcaba conventos, residencia de los frailes, una escuela parroquial gratuita y el colegio privado de San Agustín, nacionalizado en 1961.

En 1932 los padres Agustinos la mandaron a ampliar a los arquitectos Morales y Compañía, que le agregaron una nave a cada lado de la existente.

Después de someterse a renovaciones posteriores, la última en 2016 quedan pocos restos del edificio original, entre ellos el techo de madera pintada.

El nombre de Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje, fue debido a la popularidad que adquirió durante la época colonial este templo entre los viajeros y navegantes, en una época en la cual los viajes eran altamente riesgosos.

A ella acudían los viajeros y especialmente los marineros antes de partir, para pedirle al Cristo suerte y después de arribar a tierra para agradecerle.

Mas tarde durante la época republicana se le sumó a la iglesia la devoción a Santa Rita.