< La tragedia del Valbanera > La primera referencia que tuve del desastre

14

< La tragedia del Valbanera >

La primera referencia que tuve del desastre que llevó al hundimiento del Valbanera fue por relatos de mi abuela.

El Valbanera, buque de bandera española, se hundió con 488 personas a bordo, de las cuales ninguna logró sobrevivir.

Sobre dicha tragedia se ha hablado mucho. Llegó ese barco a la entrada del puerto de La Habana el 9 de septiembre de 1919 cuando un ciclón, el llamado "ciclón del Valbanera", luego de barrer la costa norte de la Isla provocó un ras de mar a la altura de la capital. Frente al castillo del Morro, su sirena desesperada llamó pidiendo auxilio e hizo insistentes señales en Morse con una lámpara. Desde la Capitanía le contestaron, de la misma forma, que, dadas las condiciones del tiempo, era imposible ayudarlo. El capitán del barco respondió entonces que capearía el temporal mar afuera y las luces de la nave se perdieron entre la lluvia y las olas enfurecidas.

Desgraciadamente para los que estaban a bordo, el trasatlántico encalló en las arenas movedizas en la zona de los cayos de La Florida.

La última señal que se tuvo del barco fue una transmisión telegráfica en que en la Estación Naval de Cayó Hueso se recibió un mensaje de un barco que se identificaba con el distintivo de llamada correspondiente al trasatlántico español, pero después no hubo ninguna otra señal.

Esto ocurrió casi tres días después de la noche en que el buque estuvo frente al Morro de La Habana pidiendo un práctico para entrar a nuestro puerto.

El hallazgo del barco perdido se produjo cuando un cazasubmarinos de la Marina norteamericana, que llevaba días en su búsqueda, avistó un mástil que sobresalía de la arena. Allí fondearon y los buzos inspeccionaron la gran masa negra encajada en las arenas.

En las cristalinas aguas del Estrecho de la Florida se pudo leer en la proa, el ya nombre fatal de Valbanera, que se presume que encalló en las arenas movedizas en medio de las olas aun monstruosas que provocó el huracán, no habiendo ningún indicio de las personas a bordo. Al día siguiente, 20 de septiembre, la noticia recorrió el mundo.