Cubanos se esconden en árboles, pasillos y cuanto recoveco encuentren cerca de l

10

Cubanos se esconden en árboles, pasillos y cuanto recoveco encuentren cerca de las tiendas para ser de los primeros en las colas cuando finaliza el toque de queda

Cubanos se esconden en árboles, pasillos y cuanto recoveco encuentren cerca de las tiendas para ser de los primeros en las colas cuando finaliza el toque de queda
Misteriosamente, en cuanto termina el toque de queda en La Habana a la 5:00 de la madrugada ya hay unas 30 o 40 personas haciendo la cola en todas las tiendas de la ciudad. ¿Cómo se congregaron en segundos decenas y hasta cientos de personas provenientes de los distintos municipios de La Habana?

Una posibilidad sería que todos pusieran una alarma para salir de sus hogares a las 5:00 en punto de la mañana y que el resto dependiera de su rapidez y agilidad, como en una carrera; pero está visto y comprobado, desde el toque de queda de septiembre pasado en la capital cubana, que los habaneros están dispuestos a esconderse donde sea con tal de ser los primeros en la cola, y es que la escasez, la crisis económica y la situación sanitaria han hecho estragos en la cultura cubana.

Ya el rumor andaba rondando, pero no fue hasta este viernes 26 de febrero que el secreto fue develado públicamente en una carta anónima enviada al primer secretario del Partido en La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, quien lo reafirmó en el noticiero del Canal Habana.

Es cierto: las personas en la capital están durmiendo a la intemperie, encima de un árbol, en un callejón oscuro y poco controlado, en las azoteas de los edificios aledaños a las tiendas, en cualquier pliegue del panorama citadino, para poder ser lo primeros en marcar en la cola, una espera que no garantiza la compra, sino el turno de adquisición para cuando surtan mercancía.

Los individuos deben llegar al escondite desde antes de las 9:00 pm y pasar la noche allí, o llegar en la madrugada muy sigilosamente, procurando no ser encontrados por las fuerzas del orden o por cualquier vecino o extraño que los divise desde alguna ventana y los pueda delatar.

Los que viven lejos de las tiendas tienen que incluir en la ecuación los horarios de las guaguas y los taxis, que a partir de las 8:00 de la noche van desapareciendo gradualmente.

Hay algunos que se pueden dar el lujo de alquilar el portal o el salón de alguna casa ajena cerca del establecimiento comercial para poder tirarse en el suelo o en un sofá en la noche.

La solución más sencilla para aquellos que pueden pagar un poquitico más sería sobornar a los funcionarios de la entrada de esas tiendas para pasar en cuanto lleguen al local, sin necesidad de madrugar ni de correr el riesgo de una multa o de cargar con causas penales (alternativa que se ha mostrado efectiva en tiendas MLC en La Habana), pero el problema radica en que las tiendas en CUP son fuertemente custodiadas por agentes de las FAR, MININT y PNR.

Sin embargo, el líder solo comentó el secretismo que ronda alrededor de los escondites como un ejemplo del incumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias impuestas para prevenir un mayor impacto del coronavirus que evitarían el aumento de contagios por COVID-19, cuando la batalla por sobrevivir en la sociedad cubana es un problema que trasciende el riesgo de contraer una enfermedad infecciosa: es morir de hambre o de una parada cardiorrespiratoria.

Estrategias hay muchas, y he aquí unas cuantas. El secretario del Partido, por ejemplo, mandó que se revisaran todos los techos de las viviendas del municipio Marianao y áreas contiguas a las tiendas más demandadas de La Habana, así como que talaran gran parte de los árboles para que el follaje no ocultara a los más intrépidos, ya que, al parecer, son dos evasivas muy populares.

Otras personas han transformado sus viviendas particulares en albergues para coleros, y hasta hay quienes fingen ataques de asma a las 3:00 de la madrugada conociendo que en el Cuerpo de Guardia se tardarán tanto para atenderlos que coincidirán con la hora en que se puede salir a la calle.

Son sobrevivientes; de eso no hay duda: gente que conoce de cerca la agonía del estómago vacío y les horripila encontrarse en la misma situación.

FUENTE https://www.cubacute.com/2021/03/01/cubanos-se-esconden-en-arboles-pasillos-y-cuanto-recoveco-encuentren-cerca-de-las-tiendas-para-ser-de-los-primeros-en-las-colas-cuando-finaliza-el-toque-de-queda/