La CARRETERA CENTRAL es la más famosa y mas conocida de las MARAVILLAS de la ING

33

La CARRETERA CENTRAL es la más famosa y mas conocida de las MARAVILLAS de la INGENIERÍA CUBANA.

El 15 de julio de 1925, menos de dos meses después de haber tomado posesión de la presidencia de la República el general Gerardo Machado y Morales, el Congreso aprobó la ley que disponía la ejecución de la carretera Central.

Creada en tiempo record entre 1927 y 1931, se extiende a lo largo de casi 1200 kilómetros, uniendo las principales ciudades y poblaciones del país.

Su ejecución estuvo a cargo de la Empresa Compañía Cubana de Contratistas y la norteamericana Warren Brothers Company.

A diferencia de otros viales creados posteriormente, la Carretera Central se caracteriza y destaca por haber sido diseñada y construida usando los siguientes criterios:

– No posee ningún cruce a nivel con otras carreteras importantes o vías férreas.

– Posee una base de 20 centímetros de rajón, encima 10 cm de rajoncillo, sobre ella una placa de hormigón de 30 cm de espesor, que en algunos casos posee acero de refuerzo. Finalmente hormigón bituminoso (asfalto), aunque en algunos lugares de intenso tránsito posee adoquines de granito.

– Posee un ancho de faja de 20 metros y el ancho del pavimento es de seis metros en zonas despobladas y de ocho en las urbanas. En la época que se construyó las dos vías con que contaba en zonas rurales, era suficiente para el transito existente.

– La visibilidad mínima en las curvas es de 110 metros.

En total posee 1 732 obras de fábrica, de ellas 23 puentes metálicos y fueron sembrados 30 mil árboles a ambos lados de la vía. Muchos de ellos, gigantescos laureles aún sobreviven, dan sombra y embellecen la famosa carretera.

Juan de las Cuevas, autor de ese libro medular que es Quinientos años de construcciones en Cuba, está convencido de que la carretera Central es la obra más importante del siglo XX en la Isla: acortó distancias y aproximó los rincones de la geografía insular, lo que redundó de manera satisfactoria en todos los órdenes de la vida nacional: humano, social, científico, cultural, político, económico.