HomeTodo**Cementerio General o Cementerio de Espada** La historia de la arquitectura fu -...

**Cementerio General o Cementerio de Espada** La historia de la arquitectura fu – Nostalgia Cuba

**Cementerio General o Cementerio de Espada**

La historia de la arquitectura funeraria en La Habana comenzó con la construcción del Cementerio General (1806), auspiciado por el obispo Juan José Díaz de Espada, primer campo santo que se construyó en Hispanoamérica, como consecuencia de la Real Cédula de Carlos III del 3 de abril de 1787, que obligó a los ayuntamientos a erigir necrópolis municipales en lugares apartados de los núcleos urbanos y que acabó con la costumbre de inhumar en las iglesias y conventos. Ese recinto funerario inicial, ya desaparecido, fue realizado por el arquitecto francés Étienne-Sulpice Hallet, figura que introdujo el neoclasicismo dentro de la arquitectura habanera.

Para el emplazamiento del cementerio en un principio se pensó en unos terrenos localizados justo frente al antiguo Arsenal, pero las autoridades militares de la época se opusieron enérgicamente a su instalación. Finalmente optaron para su localización una distancia aproximada de una milla al oeste del recinto amurallado de La Habana, limitando por el noreste con el pequeño cementerio provisional del hospital de San Juan de Dios, donde se construiría más tarde, en 1828, la Casa de dementes de San Dionisio; a continuación de este último se encontraba establecido el Hospital de San Lázaro. Así, podemos determinar que el perímetro del cementerio lo dibujaban las calles Aramburu, San Francisco, San Lázaro y Vapor, en el actual municipio capitalino de Centro Habana.

La superficie en la que se ubicaría finalmente el campo santo abarcaba unos 16.536 m2.

La construcción del cementerio público habanero se prolongó durante dos años (1804-1806). El gobernador general, marqués de Someruelos, auxilió con diferentes materiales y puso a disposición la mano de obra de todos los reclusos del presidio. Finalmente, tres esclavos negros e igual número de carretones y mulas, adquiridos por el obispo, cumplirían la función del traslado de los cadáveres hasta su destino final. El cementerio fue cerrado en 1878.

La última imagen muestra tapas de nichos del Cementerio General que pueden ser vistos en la actualidad en el Museo de la Ciudad.

#HabanaColonial

#CubaColonial





Most Popular