La desconocida historia del Club Náutico, la poderosa sociedad donde se divertía

5

La desconocida historia del Club Náutico, la poderosa sociedad donde se divertía la élite de Santiago de Cuba. ⛵⚓🚣☺

Hubo una época en que el Club Náutico de Santiago de Cuba, donde acudían a divertirse y socializar las familias más poderosas de la ciudad, sólo cedía en prestancia al Havana Yacht Club de la capital de la República.

Al igual que los grandes clubes habaneros a la sociedad del Náutico de Santiago de Cuba se accedía a través de una cuota y la entrada debía ser aprobada por la Junta Directiva. Como en casi todos los exclusivos existentes en la Isla, esta práctica provocó discriminación por el color de la piel o la posición económica de los aspirantes.

El Club se fundó por iniciativa del señor Roberto Masón y algunos amigos suyos, quienes alquilaron un inmueble para salvaguardar los botes de su propiedad. Esta primitiva construcción fue sustituida por una de mayor porte que fue conocida con el nombre de “Baños de Valiente” y que en el año 1893 se convirtió en la sede del Club Náutico, al que ingresaron de inmediato las familias más acaudalas de la ciudad.

Al igual que los grandes clubes habaneros a la sociedad del Náutico de Santiago de Cuba se accedía a través de una cuota
La casona estaba construida con maderas preciosas cubanas, tenía amplias arcadas, corredores en ambos laterales y estaba amueblada de forma suntuosa. Fiel a su principio fundacional poseía una casa de botes en sus sótanos.

Con el paso de los años las sucesivas Juntas Directivas realizaron varias ampliaciones y mejoras. Así el Club Náutico de Santiago de Cuba fue dotado de salones de gimnasia, baños privados y taquilleros. Los socios también pagaron para rellenar y rescatar del mar los terrenos aledaños, lo que les permitió luego construir varias instalaciones para la práctica de los deportes.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 fue confiscada por las autoridades de la Isla que la convirtieron en la sede de la Dirección Regional de Deporte. La calidad de sus instalaciones la convirtió en una sede óptima para la celebración de torneos deportivos, tanto nacionales como internacionales.

La casona estaba construida con maderas preciosas cubanas
Sin embargo, la falta de inversiones, mantenimiento y sobre todo, la desidia de los funcionarios, provocaron que el antiguo Club Náutico de Santiago de Cuba, languideciera aceleradamente hasta convertirse en un penosa ruina.

Con motivo del 500 aniversario de la ciudad, las autoridades locales, incluyeron el vetusto club en el programa de obras a rescatar; lo que le devolvió algo de su antiguo esplendor. Muy lejos aún de la maravilla que fue en sus mejores años.

Fuente: todocubaorg.