Home NostalgiaCuba Ésta foto ganó el premio Pulitzer, en el año 1960.

Ésta foto ganó el premio Pulitzer, en el año 1960.

Ésta foto ganó el premio Pulitzer, en el año 1960. Un sacerdote dá la última bendición a un campesino Cubano, dueño de su tierra, quien se negó a trabajar para el régimen Castrista. Fué fusilado, sin derecho a defensa, por orden del Ché Guevara, en un “juicio” que sólo duró 4 minutos. Se puede observar cómo uno de los militares reía, otro parecía ansioso por proceder con la ejecución.

CHE Al que Fidel Castro también llamó “jefe capaz y valiente”, “combatiente distinguido”, “médico distinguido” y “el más extraordinario de nuestros compañeros de revolución”, era el verdugo de la fortaleza militar, en donde primero fueron ejecutados hombres de Batista y luego opositores anticastristas, condenados en juicios sumarios, sin ningún tipo de garantías procesales.

El Che era conocido como un guerrillero frío y calculador que impuso un modelo de conducta en los juicios, en los que debía prevalecer el celo militante por encima del orden jurídico, con sentencias prefabricadas que él mismo revisaba y aprobaba.

Cuando estuvo en la Sierra Maestra, el lugar donde se fraguó el golpe a Batista, una de las máximas del Che era “ante la duda, mata”. Más tarde, ya provisto de poder y haciendo gala de una ironía cruel, mandó a más de una persona al paredón, escribiendo: “DALE ASPIRINA”.

Adoctrinamiento

Con el paso del tiempo, el régimen castrista dejó de utilizar los fusiles contra el pueblo y dio paso a otras herramientas como la vigilancia y el adoctrinamiento, además del control del alimento como mecanismo para mantener diezmados a los cubanos.

La imagen del Che y sus ideas siguen vigentes en cada rincón de Cuba. Los padres no pueden oponerse al adoctrinamiento del régimen, pues es considerado un delito y pueden afrontar penas de hasta tres años de prisión. El año pasado, un matrimonio de pastores cubanos terminó en prisión por intentar educar a sus hijos en casa.

Los textos que se les asignan a los niños en las escuelas presentan a quienes siguen ostentando el poder como los “héroes de la revolución”. No es extraño que a un estudiante se le dé como tarea pintar la gorra del Che o el uniforme verde olivo de Fidel Castro.

Los pequeños también son obligados a asistir a eventos públicos, en donde deben portar pancartas y gritar arengas alusivas a las consignas del régimen. Tampoco es inusual que los lleven a casas de opositores para que participen en los llamados actos de repudio, donde se agrede verbalmente a quienes disienten y se les provoca con atentados y ultrajes a sus viviendas.

Por todo esto, la fotografía del hombre de rodillas que prefirió perder la vida y no claudicar a sus principios frente a la revolución castrista, sigue siendo un llamado al mundo para que se conozca el talante criminal del Che, a quien la izquierda radical ha endiosado y toma como guía para adoctrinar e imponer falsos ideales.

Entretanto, los cubanos amantes de la libertad siguen anhelando que llegue cuanto antes a la isla la democracia promovida por el apóstol José Martí, pues no quieren que sus hijos sean como el Che.

dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

Es de Andrew López, hecha para United Press International y ganó un premio Pulitzer, en 1960

Most Popular

70 años de la primera transmisión de la television cuba por Gaspar pumarejo.

70 años de la primera transmisión de la television cuba por Gaspar pumarejo.. El primer rostro de un cubano en la pantalla de la...

LA FAMOSA COLECCIÓN ” CONDE DE LAGUNILLAS”.

LA FAMOSA COLECCIÓN " CONDE DE LAGUNILLAS". Cuba, nuestra patria, nació para brillar en el mundo, el nombre de nuestra isla desde su mismo...

EL HIJO DE ANTONIO MACEO Descendiente de uno de los más importantes héroes de

EL HIJO DE ANTONIO MACEO Descendiente de uno de los más importantes héroes de nuestra historia nacional, vivió en Cuba durante casi todo...

Recuerdan amigos de Nostalgia para que se utilizaba este adorno en todas las sal

Recuerdan amigos de Nostalgia para que se utilizaba este adorno en todas las salas de las casas de nuestros familiares de antaño eran de...