Las torticas de Morón: historia y receta! Morón, ciudad enclavada muy cerca

1

Las torticas de Morón: historia y receta!
Morón, ciudad enclavada muy cerca de los Jardines del rey, donde se encuentran los Cayos Coco y Guillermo es famosa por dos símbolos: el primero es el Gallo y, sin discusión, el segundo es la Tortica.

El asunto del Gallo es larga historia, pero las Torticas de Morón surgieron en esa ciudad, para convertirse con el paso del tiempo, en estandarte de la repostería cubana.

Su creadora fue doña Serafina Echemendía, también conocida como La Fina, quien elaboró las torticas por primera vez en el año 1926. La receta es de origen andaluz y llevaba entre sus ingredientes almendras y cacahuates. Pero en la villa de Morón a la señora Echemendía, descendiente de andaluces, se le ocurrió sustituir los frutos secos triturados que llevaba la fórmula original, por cáscara de limón rallado.

Del horno de Fina Echemendía salieron las torticas de Morón y, a partir de eso momento, la villa las tuvo como símbolo junto a la escultura del gallo.

Todavía hoy, calientes y acabaditas de hacer, se desmoronan en la boca, extasiándonos con su dulce sabor que tiene sorpresivamente, un puntico de salado. No existe cubano dentro o fuera de la Isla que no haya comido estas torticas, un dulce rico, común ,barato y más que de Morón, de todos.

Para confeccionarlas debes tener a mano los siguientes ingredientes:

-1 taza de azúcar

-1 taza de manteca de cerdo, manteca vegetal o mantequilla sin sal.

-4 tazas de harina de trigo

-1 cucharadita de cáscara de limón rayado

-1 cucharadita de polvo de hornear

-1 cucharadita de sal

-2 yemas de huevo

Las Torticas de Morón surgieron en esa ciudad para convertirse con el paso del tiempo en estandarte de la repostería cubana.

Nota: Algunos le añaden una cucharada de ron, gotas de vainilla o un poco de canela molida para darle un toque especial, pero las originales de Morón no llevan nada de eso.

Pasos:

1-Para comenzar su preparación, hay que mezclar bien azúcar y grasa con una cuchara de madera o procesadora a baja velocidad e ir añadiendo lentamente el resto de los ingredientes hasta formar una masa homogénea.

2-Forme con la masa un cilindro de unos 6 centímetros de diámetro y déjelo reposar al menos una hora en el refrigerador.

3-Córtelo en rebanadas de dos centímetros.

4- Hornéelas en una tártara cubierta con papel encerado durante 20 o 25 minutos a una temperatura de 325 grados farenheit o 175 celsius. Deben quedar un poco sueltas, que se desbaraten en la boca, hay quienes le hacen una hondonada con el dedo meñique antes de hornearlas y les ponen un poco de mermelada de guayaba, pero esto es a gusto del consumidor. Quedarán sabrosísimas.

Por: Alejandra Angulo Alonso

FUENTE https://www.todocuba.org/las-torticas-moron-historia-receta/