Los viajes de Dulce María Loynaz! Dos veces estuvo en la isla de Tenerife, Isla

2

Los viajes de Dulce María Loynaz!

Dos veces estuvo en la isla de Tenerife, Islas Canarias, la autora de “Un verano en Tenerife”, premio Cervantes de las Letras.

En 1953, Dulce María Loynaz comenzó a escribir “Un verano en Tenerife”. Aunque en su biografía se dice que visitó la isla en los años 1947 y 1951, otros insisten en que fue en 1953 cuando llegó por segunda vez. La autora de “Jardín”, la precursora de tantos grandes poetas y novelistas latinoamericanos, se enamoró de esta isla, de la cual era originario su esposo, Pablo Álvarez de Cañas, cronista social del “Diario de La Marina” de La Habana. Pablo no se quedó en La Habana, cuando entró Fidel Castro a gobernar. Ella permaneció en su casa de El Vedado y él se fue a los Estados Unidos.

“Un verano en Tenerife”, es una crónica de viaje y de historias populares en la que Dulce María puso todo su amor. El libro salió a la luz en 1958.

En España recibió la Orden de Isabel la Católica y fue distinguida y aplaudida. A pesar de que fue invitada a que regresara a Canarias, su salud se lo impedía y desde Madrid volvió a La Habana. Era el año 1992; había venido con motivo de la recogida del premio Cervantes. Y ya no regresó. Con su muerte el 27 de abril de 1997 a la edad de 94 años desapareció una de las mejores poetisas contemporáneas de habla hispana.

Su producción poética es amplísima, no así en prosa, que se reduce a “Jardín”, “Un verano en Tenerife”, y su libro Fe de Vida, obra autobiográfica y centrada fundamentalmente en dar a conocer hasta por el momento para muchos invisible, a Pablo Álvarez de Cañas, su segundo esposo y quien fuera figura relevante en círculos sociales de La Habana en su época.

Fue una escritora cubana, considerada una de las principales figuras de la literatura cubana y universal donde fue declarada hija adoptiva de las Islas Canarias.