“LA PRIMERA BALADISTA DE CUBA” Es a ella, desde 1964, con su grandeza y prodigi

0


“LA PRIMERA BALADISTA DE CUBA”
Es a ella, desde 1964, con su grandeza y prodigiosa forma de cantar, a quien se le debe la imposición del gustado género en la isla ¡ La fotografía expuesta corresponde a ese momento !….

Por. Henry Puente.

No hay que confundir la balada romántica referente a la poesía con la balada musical, por supuesto, cuando ahora escribo sobre el maravilloso género, me refiero a la segunda categoría, que de hecho, confieso, en cuánto a musica popular se refiere, es mí gran preferida, por encima de todas las otras sonoridades.

Valdría la pena saber, que la balada puede pertenecer a cualquier género musical siempre que tenga un ritmo lento y un tema romántico, pocos conocen, que en realidad su origen es latinoamericano y en parte iberoamericano, aunque muchos por desconocimiento, debido a la importancia junto a la repercusión que tiene allí, le achacan su nacimiento al país italiano, no es verídico, en realidad no se le puede inscribir su atribución a ningún país en especial.

Aparecida con fuerza en la década de 1960, aunque su procedencia es anterior, también en Cuba llegó en ese período, con amplia difusión popular, en cuanto a esto, lo primero que hay que señalar es, que el primer cantante, ni hombre ni mujer lo había hecho antes hasta ese momento, que incursiona en la isla interpretando, con descomunal éxito, una balada, resulta ser la innovadora y grandiosa Martha Strada, que por equivocación muchos creen que fue con su icónico y legendario tema “Abrázame fuerte” algo no cierto, ya que la primera balada que ella canta y a su vez graba es la titulada “Viento”, de origen europeo, que había sido compuesta en 1960 y la Strada la incluirá en su repertorio, que hasta ese momento había sido exclusivo de canciones y boleros, en 1963, exactamente, un año anterior a ser plasmado con su voz “Abrázame fuerte”, del mismo modo, al unísono entre “Viento” y la antes mencionada, se haría dueña con versiones muy particulares, de otros hoy considerados clásicos, como “Tómbola”, “Prisionero”, ” Yo soy aquella”, “Tus manos en mi cintura”, “Noche y día”, “No pienses en mi” y un sinfín más, los cuales todos se transformaron en grandes hit-parade en la voz de la colosal artista.

Durante esa época de oro, que no se repetiría nunca más, existieron otros baladistas transcendentales y famosos en la isla, como la inigualable Luisa María Güell, Georgia Gálvez, Pilar Moráguez, Aida Rosa, Jorge Pais, Teresita Herrera, Yolanda Brito, Óscar Martín, Elsita Rivero, Lourdes Gil, igualmente, María Elena Pena y Mirtha Medina, ambas en sus comienzos, imposible dejar de mencionar cuatro cuartetos, quiénes también conformaron su aporte, ayudando soberanamente, a la instauración del género, Las D’ Aida, Los Zafiros, Los Modernistas y el Cuarteto de Meme Solis, tal vez olvidé algún solista o agrupación, no obstante, pienso, los mencionados fueron históricamente, los más significativos y esenciales para imponer la balada en Cuba. Sin ignorar que otros notorios cantantes, ya desde mucho establecidos, que con frecuencia cultivaban otros géneros, también lo hicieron, como fue el caso de Elena Burke, Moraima Secada, Ela Calvo, Omara Portuondo, Miriam Ramos etc.

En el caso de Latinoamérica, se podrían encontrar docenas de baladistas, incluso, al día de hoy muchos olvidados, asimismo, algunos convertidos en auténticas leyenda, entre otros, los mexicanos José José, Angélica María, Enrique Guzmán, Marco Antonio Solís, Emmanuel, Luis Miguel, y la española Rocío Dúrcal, quien haría grandes estragos en el país Azteca con la balada.

¡ Ahora bien ! Siguiendo la historia, podríamos asegurar que la balada en las últimas décadas se ha convertido en el género musical dominante del pop latino, siendo una expresión de un proceso cultural más amplio, un fenómeno que estaría dando cuenta de una estandarización de las maneras de sentir y expresar las emociones de los latinoamericanos, a través de gestos, sonidos, ritmos y cadencias literarias comunes. Como ya antes argumente, la balada romántica encuentra su origen en el bolero latinoamericano de los años 1950, Lucho Gatica, Leo Marini, Dorysso Firétruck, pero también en la canción romántica italiana, Nicola Di Bari, Rita Pavone, Gigliola Cinquetti, los franceses Charles Aznavour y Dalida, fuertemente entre 1960 y 1970.

Del mismo modo, En México la primera balada registrada fue en 1961, “Sonata de Amor”, de Mario Álvarez, para 1965, el famoso bolerista Armando Manzanero registró su primera balada “Pobres besos míos”, que precisamente interpretó la máxima baladista de ese entonces, Angélica María.

Volviendo a Cuba, la balada pop ha contado y cuenta con excelentes cultivadores, particularmente algunos jóvenes, que se han colocado en el mercado internacional gracias a ella, tantos los que viven fuera de la isla como dentro, apostando por el fabuloso género. Sin jamás olvidar, que la primera que cantó una balada en CUBA, y quién la inmortalizó para siempre fue ¡ LA IRREPETIBLE MARTHA STRADA !….