El MISTERIOSO SUICIDIO DE LA BELLA Y POPULAR CANTANTE.

3


El MISTERIOSO SUICIDIO DE LA BELLA Y POPULAR CANTANTE….

Por. Henry Puente.

Yolanda Brito, quién nace en la Habana un 21 de Mayo de 1937, fue una cantante de impactante y exuberante belleza, comenzó, entre otras anteriores agrupaciones, como la integrante femenina del cuarteto “Los Modernistas”, pero no demoró en separarse del conjunto y, muy pronto debutó en solitario en la producción Madame Pa’ Ca del cabaret Caribe del Hotel Habana Libre, desde su aparición gozó de una total aceptación, tanto de público como de crítica, asimismo, la suya fue una carrera y una vida fugaz, su corto y exitoso transitar profesional, comienza en el Teatro Musical de La Habana, bajo la dirección del mexicano Alfonso Arau, en el año 1962, posteriormente, con exactitud en 1966, se lanza como solista, ya siéndolo, contrae nupcias con el mundialmente famoso guitarrista Leo Brouwer, quién hace algo no habitual dentro de su historia, compone canciones populares para ella, del mismo modo, interpreta a otros conocidos compositores-cantantes, como es el caso de Silvio Rodríguez (estrenando temas inéditos del trovador), Alfredito Martinez, Alfredo Brito, Isolina Carrillo, Eddy Gaytán, Fernando Mulens y otros más. Su muerte, ocurrida por un impactante suicidio, se llevó a cabo el 27 de abril de 1971 cuándo contaba con tan solo 33 años, era conocido a voz populi, siempre comentado en secreto o susurró, que desde adolescente padecía una terrible y penosa enfermedad, se trataba de ninfomania. Esté incontrolable padecimiento, no es otra cosa que, una obsesión con pensamientos o comportamientos sexuales, o ganas irresistible de tener géneros que causan aflicción o que afectan negativamente la salud, el trabajo o las relaciones interpersonales con otros seres humanos, mayoritariamente terminando en una incurable esquizofrenia, desafortunadamente, fue y continúa siendo un tabú. Los sufrimientos de la extraordinaria cantante eran conocidos por todos, al punto, que había intentando por cuatro ocasiones quitarse la vida, consiguiendo el hecho en la cuarta. El desenlace resultó escalofriante, debido a que para no fallar, como en los anteriores propósitos, se cortó las venas, tomó veneno y abrió las llaves del gas de su apartamento, todo al unísono, por supuesto, de ese modo conllevaba casi imposible errar. Después de su deceso, el cual nunca se público en la prensa ni tampoco se hizo ningún tipo de información mediática, existieron referente al hecho cientos de especulaciones, chismes y comentarios adversos mal intencionados, y no faltó, quién convirtió aquello en burla, hasta su esposo, Leo Brouwer, fue calumniado y algunas indecentes personas carentes de escrúpulos lo responsabilizó por la inmolación. Su trágica ausencia se transformó en algo devastador para el ambiente artístico, junto a todos los que la conocían, sumándole, que por años su público y cientos de admiradores la extrañaron sumidos en una enorme tristeza, duradera hasta el día de hoy…