El Cabaret Montmartre. La Habana de Noche, se vestía de lentejuelas y era gozada

39

El Cabaret Montmartre. La Habana de Noche, se vestía de lentejuelas y era gozada por nacionales y foráneos. Se escucha todo el tiempo que Cuba está de moda, muchos quieren visitarla para disfrutar de su belleza y de los cubanos, pero la Isla también estuvo de moda en el pasado siglo por razones bien diferentes, pues allá por 1930 se inició en la ciudad la etapa de oro de su vida nocturna, La Habana de Noche, compitiendo de “tú a tú” con los principales centros del placer mundial: Montecarlo y París.

La instalación había sido usada para carreras de galgos , pero una inteligente y costosa remodelación, unida a su decoración afrancesada logró el ambiente lujoso necesario para deslumbrar a sus acaudalados visitantes.

De céntrica ubicación, fue el único gran club nocturno de La Habana que tenía un diseño totalmente interior, lo que evitaba la influencia de las inclemencias del tiempo.

No solo funcionaba como cabaret, sino que contaba con dos fastuosos bares y un productivo casino que abría sus puertas desde la tarde, los siete días de la semana .

Era la maquinaria perfecta de hacer dinero y promover la cultura del ocio.

Creado el mecanismo, había que fraguar su fama, y este proceso comenzó cuando se volvió visita obligada de personalidades de la farándula, la política , de la burguesía habanera y hasta de la mafia.

En febrero de 1947 Frank Sinatra y Ava Gardner disfrutando de su “luna de miel” en La Habana, visitaron el Montmartre, ocasión que no desaprovechó su dueño para que ante el flash de los fotógrafos , cortaran un inmenso cake de bodas cortesía del lugar.

Y es que el Montmartre se aseguró de garantizar sobre el escenario a toda una constelación de estrellas.:

Cab Calloway, el artista negro mejor cotizado de los Estados Unidos,
los Churumbeles de España,
Agustín Lara,
Lola Flores y
la gran cantante francesa Edith Piaf.

A La Habana le llamaban los cronistas de la época, el “París de América” y el Montmartre fue el más francés de nuestros cabarets.
Pero nada fue como el desempeño en su escenario de figuras consagradas de la escena cubana como:

Benny Moré,
Olga Guillot,
Álvarez Guedes,
Carlos Pous,
Rita Montaner ,
el Trío Matamoros ,
Tata Guines y
Eliseo Grenet, el autor de “Ay Mama Inés”,
A La Habana le llamaban los cronistas de la época , el “París de América”.

Y el Montmartre fue el más francés de nuestros cabarets, por su atmósfera enclavada a las puertas de la Rampa ,en la calle P, esquina a Humboldt, en el Vedado.

Después de su cierre y la erradicación del juego, el lugar fue dedicado a varios usos hasta que se abrió el restaurante Moscú, que fue abatido por las llamas en los 80.

Hoy duerme derruido, detenido en el tiempo.

Si te gustó 😎👍, comparte 🔀





Ver post actual