Consolación del Sur .

31
Consolación del SurOtros nombres: La Atenas de Vueltabajo..
Sabian Uds que Consolacion del Sur tiene su Himno y escudo?..De alli es nuestro Willy Chirino…
.Paraíso Sureño:
¡Sin par Consolación!
¡Gloria! ¡Gloria! Tu empeño
de lucha es tradición.
En Estudio, Cultura,
Defensa y Producción,
los triunfos que realizas
son las bellas divisas
que adornan tu blasón.
Consolación: ¡Seguid la tradición!
Consolación: ¡Marchad con la Nación!
¡Consolación, por siempre vencerá!
Luchando por la Patria
y la Revolución con decisión,
con fe y con dignidad
presente está:
¡Consolación!
El municipio Consolación del Sur se localiza sobre la llanura Sur en la parte Centro-Oriental de la provincia Pinar del Río, limitado por los municipios: Viñales y La Palma por el norte, por el este con Los Palacios, Las Alturas de Pizarra y el río San Diego; por el sur con el Golfo de Batabanó y por el oeste con el municipio Pinar del Río y el río Ajiconal..

Participación del municipio en las luchas de liberación

Aunque la guerra de 1868, iniciada en Oriente no llegó a esta zona en ese tiempo, la población consolareña había crecido y el
📷
sentimiento separatista tenía manifestaciones en la juventud, destacándose entre ellos el joven Rafael Del Pino Díaz que tomó parte del movimiento que se gestaba en Vuelta Abajo, siendo deportado a la isla de Fernando Poo, regresando a Cuba terminada la guerra grande, reincorporándose a la lucha al paso de la invasión de Maceo a pesar de contar con 77 años, se pone a las órdenes de éste, participa en las acciones de Sabana, Rubí, Cacarajícara y muere en 1896. Otro ejemplo lo constituye el joven Emilio Ubieta que con solo 18 años se integró a las tropas mambisas y muere en el combate de las Guásimas en 1874.
A la llegada de la gloriosa invasión a occidente se incorporaron numerosos jóvenes, destacándose Ernesto Esbert que se suma con un grupo de 119 hombres y alcanza el grado de General, peleando a las órdenes de Maceo y después de Máximo Gómez. Muchos otros consolareños de todo el término tuvieron una actitud meritoria durante toda la guerra del 95, mereciendo mención especial Catalina Valdés Páez, campesina de cuerpo frágil, aparentemente, de mucho temperamento y vientre fecundo quien arrastró consigo a la manigua a su esposo y diez hijos varones, los cuales por su destacada actitud en las acciones obtuvieron grados militares.