<< Edificio Barraqué >> En los terrenos de la antigua casa del marq

40

<< Edificio Barraqué >>

En los terrenos de la antigua casa del marqués de Esteban, entonces Cuba Nº 84, el famoso abogado y notario, Jesús María Barraqué, mandó a construir, en 1918, un nuevo edificio con el propósito de rentar sus oficinas y utilizar además algunas para su bufete particular. Lo hipotecó para conseguir otras fincas colindantes lo que le otorgaría al nuevo inmueble mayor rango a escala urbana.

Inicialmente, el proyecto constaría de 6 pisos, pero durante el proceso de construcción se le añadieron 2 pisos más, uno de los cuales se reservó a vivienda del propio Barraqué.

En septiembre de 1919 la obra estaba terminada.
El diseño arquitectónico siguió el estilo de muchos edificios comerciales, administrativos y de servicio público en general construidos en esa época, especialmente los destinados a la función bancaria con la ornamentación concentrada en el primer piso mientras el resto es tratado como un elemento unitario, con amplios ventanales sin balcones, y para cerrar la composición, un gran ático remata el edificio a manera de cornisa.

Para el acceso a los pisos superiores, a un lateral del edificio, se colocaron las escaleras y los elevadores eléctricos.

En 1919 se instalaron en él, además de otras oficinas en el segundo y sexto piso, el Banco Mercantil Americano, institución de crédito fundada por esa fecha para la inversión de agricultores y comerciantes. Los pisos superiores del edificio Barraqué, excluyendo el último reservado para residencia de su propietario, estaban ocupados por las oficinas de la Cuban Cane Sugar Corporation.

El segundo, tercero y cuarto piso estaban destinados a las oficinas generales de contabilidad, y el quinto a los departamentos de Secretaría y Caja y los despachos del administrador general.

Después fue alquilado por completo para la "Renta de Lotería".