HomeTodoEchale salsita….

Echale salsita….

Echale salsita…..pero no de Ají Guaguao!!!
Ají Guaguao o "ají wawao" o el de la “Puta parió” (como le decimos en mi casa), es una de las tantas variedades del género Capsicum annuum.
Su nombre "guaguao" o "wawao" pertenece a la lengua indígena Zenu, y es una palabra compuesta, "Gua" del Finzenú (valiente o valentía) y "Guao" del Panzenu (recompensa o premio), resultado, "Guaguao" (Valientes por su recompensa). Aborígenes de zonas colombianas.
El ají Guaguao también lo encontramos en los Estados Unidos, prácticamente todo México, Centroamérica las Antillas y gran parte del norte de Sudamérica. Se sigue sosteniendo que estos hábitat corresponden mayormente al resultado de la dispersión animal y/o humana.
Es una frutita roja intensa al madurar y extremadamente picante, que en nuestros campos o jardínes de algunas casas muchas veces las encontramos y es tentación de los niños arrancarlas (mi primo pasó por la experiencia). No podemos decir que existe una sola variedad o tipo en nuestra Isla, ya que a veces nos topamos con uno muy chiquitico tipo tamaño botón de blusa de colegio (que en algunos países le dicen Pinguita de mono o Ulupica) y otras veces el tipo alargado de 5-8 cm mirando hacia arriba como buscando el sol (que en México se conoce a veces como Chile Puya o Chile parado). En las fotos puse las 2 que más he visto.
No se puede asegurar, al menos en lo que a mi experiencia culinaria isleña concierne, que a todas las regiones les gusta incluir Ají picante en las comidas, peroooooo, por mi experiencia personal y residencia larga en el Oriente del país, más exacta provincia de Guantánamo y luego algún poco en Santiago de Cuba, allí si se consumía bastante. También a mi Tio "el Narra" porque era chino, le gustaba tener siempre una botella con una “madre” como a veces él le decía, curtiendo el ají con aceite, vinagre, ajo y hojas de laurel para cuando fuera necesario darle un “touch” de sabrosura y calentura al condumio. Esa “madre”, jamás se terminaba, porque él se encargaba de agregarle líquidos todo el tiempo. Jamás la probé, pero decía que a medida que reposaba y añejaba se ponía más rica y más potente. Era muy chica y miraba aquel frasco de reojo, hoy y luego de muchos años casada con un mexicano…. hasta extraño el frasquito…Me lo pasan por favor. Ja
Una especia o condimento que implementado en su justa medida es delicioso, abre las papilas gustativas y permite saborear la comida. Tiene un efecto que, si lo pruebas cada día un poquito, llega a gustarte tanto que con el tiempo no querrás comer algo, sin antes agregarle unas goticas. Animense a enamorarse de este “pequeñin terrible y ardiente que a veces no pone a llorar” , no se arrepentirán, pero cuidado…. como dicen los mexicanos en su argot popular, “el problema no será a la entrada, sino a la salida” y es cierto.
Me gustaría saber si lo consumían en su familia, si tenían una planta en la casa, si hoy están en otros países y si los incorporaron a su mesa. Los leo y todos los comentarios, son bienvenidos.
Les dejo mi RECETA PERSONAL de Salsa de Ají Guaguau, a base de un Molcajete mexicano y mucho corazón cubano. Que la disfruten.
Un saludo sabrosón, de Melao.
SALSA DE AJÍ GUAGUAO
1 taza de ají guaguau son el cabito
1 cebolla pequeña sin cáscara
2 dientes de ajo grandes sin piel
1 taza de vinagre blanco o de vino (lo que tengas)
1 taza de jugo de naranja dulce
1 taza de agua
1 cdta de sal
1 cda de azúcar (si tienes prieta mejor)
½ cdta de comino tostado (es opcional)
Prende las hornillas y dispón una sartén. Despliega la cebolla en trozos, el ajo y los ajíes. Deja que se tuesten o tatemen dándoles vuelta y vuelta. Deben quedar ligeramente ahumaditos y hasta quemaditos. Apaga. Deja entibiar, no les quites nada, dejalos así.
Vierte todo lo anterior en la licuadora o ponlo en el Mortero o Molcajete, como el de la foto. Licua muy bien con todos los ingredientes. Fíjate con la puntita del tenedor si está bien la sal y el azúcar y también si los líquidos están bien, sino agrega un poquito más de agua.
Vierte la salsa en un frasco de vidrio y a la heladera. Dura al menos una semana.

Most Popular