Home NostalgiaCuba Los tres obispos que llegaron a Cuba y murieron en extrañas circunstancias...

Los tres obispos que llegaron a Cuba y murieron en extrañas circunstancias en el

Los tres obispos que llegaron a Cuba y murieron en extrañas circunstancias en el siglo XVII, curiosidades del pasado …..

Tres obispos murieron de pegueta en La Habana, uno detrás del otro, y los tres en circunstancias extrañas, sin que pudiera establecerse la causa de la muerte. Solo se decía, a modo de explicación, que el deceso había sido motivado «por repentina enfermedad», pero se hacía difícil acallar en la ciudad el rumor del envenenamiento.

Transcurría la segunda mitad del siglo XVII, y, dicen los historiadores, el clero vivía en grave desacato. Negras y pardas se prostituían en favor de sus dueños y los sacerdotes no solo la dejaban pasar, sino que también se beneficiaban con ese tráfico y se dedicaban a la usura o cobraban por cada pecado que absolvían. La jerarquía eclesiástica estaba minada por esos males y, amparada en su poder económico y en la influencia que ejercía en la sociedad, no mostraba la menor intención de abandonar sus posturas.

El obispo Juan Montiel, animado de un fuerte afán moralizante, quiso poner coto a esos desmanes y planeó convocar a un sínodo que estudiara el asunto y propiciara una reforma que terminara con los desafueros. La fuerte oposición de los poderosos hizo que fuera muy breve su paso por el Obispado de La Habana.

Falleció a los tres meses de su llegada a la Isla, de manera intempestiva y desconcertante. Se fue en una hora. Los que estuvieron a su lado en el último momento nada comentaron sobre la sonrisa sardónica que, en la muerte, se dibujó en el rostro demacrado del prelado. El arsénico hace que se contraigan los músculos faciales de quien lo ingiere, y esa contracción remeda a veces una sonrisa.

Si Juan Montiel estuvo tres meses en el cargo, su sucesor estuvo tal vez menos. Al asumir el Obispado de La Habana, Pedro de Reina Maldonado expresó su deseo de proseguir los empeños de su antecesor. Y ese propósito selló su destino. Falleció a las 11 de la mañana del 5 de octubre de 1660, y el rumor popular fue el mismo: Lo envenenaron. Alguien comentó entonces: «Murió sin que variasen las costumbres ni se emprendieran nuevas fundaciones».

Tocó el turno a Gabriel Díaz de Vara Calderón, animado como los otros de afanes de reforma y adecentamiento. Su objetivo era el de realizar el sínodo diocesano planeado por Montiel y Reina Maldonado, y pudo llegar más lejos que ellos, pues realizó su convocatoria, y hasta ahí llegó. Murió el 15 de marzo de 1676, a las 11 de la noche, «por causas desconocidas». Meses antes había comunicado al arzobispo de Santo Domingo: «Han intentado darme veneno, del cual me ha librado Dios».

La cosa cobró tal matiz que cuando el mexicano Juan García Palacios fue designado sustituto de Vara Calderón, hizo testamento antes de llegar a La Habana y vino acompañado por colaboradores de su absoluta confianza, empezando por el cocinero.

Most Popular

70 años de la primera transmisión de la television cuba por Gaspar pumarejo.

70 años de la primera transmisión de la television cuba por Gaspar pumarejo.. El primer rostro de un cubano en la pantalla de la...

LA FAMOSA COLECCIÓN ” CONDE DE LAGUNILLAS”.

LA FAMOSA COLECCIÓN " CONDE DE LAGUNILLAS". Cuba, nuestra patria, nació para brillar en el mundo, el nombre de nuestra isla desde su mismo...

EL HIJO DE ANTONIO MACEO Descendiente de uno de los más importantes héroes de

EL HIJO DE ANTONIO MACEO Descendiente de uno de los más importantes héroes de nuestra historia nacional, vivió en Cuba durante casi todo...

Recuerdan amigos de Nostalgia para que se utilizaba este adorno en todas las sal

Recuerdan amigos de Nostalgia para que se utilizaba este adorno en todas las salas de las casas de nuestros familiares de antaño eran de...