Home NostalgiaCuba De cuando los suecos emigraban a Cuba.

De cuando los suecos emigraban a Cuba.

De cuando los suecos emigraban a Cuba.

Bayate: los suecos en Cuba.

La emigración a América del Norte es un capítulo importante y cuidadosamente estudiado en la historia sueca. Sin embargo, se sabe menos que un grupo de suecos emigró a la nueva República de Cuba a principios del siglo XX. Allí, Alfred Lind fundó la colonia agrícola Bayate.

Fue el médico de origen sueco Alfred Lind quien inició la colonia sueca en Cuba. El doctor Lind nació en 1862 en Tråvad, una pequeña parroquia en Varaslätten en Västergötland. Emigró de Suecia en 1881 para comenzar una nueva vida en Minneapolis, Minnesota, en el norte de Estados Unidos, donde desarrolló una práctica médica.

El negocio fue bien. Pero después de unos veinte años en los Estados Unidos, Lind se había cansado de la vida cotidiana segura y los inviernos fríos. Era un emprendedor en el alma y anhelaba nuevos desafíos. Atrajo un clima agradable, al igual que la oportunidad de ganar dinero.

Compró tierra en Cuba
En Cuba vio el futuro. La república recién formada necesitaba comenzar su agricultura y la necesidad de inmigrantes que estaban preparados para el corte era grande. Lind viajó a Cuba en busca de un área de tierra adecuada para poder reiniciar. Junto con un grupo de otros suecos, finalmente compró 53 kilómetros cuadrados de tierra para establecer una colonia agrícola sueca.

El área terrestre estaba ubicada en la parte tropical oriental de la isla, a cinco millas tierra adentro de la ciudad de Santiago de Cuba. Directamente a través de las tierras coloniales, el ferrocarril recién construido se dirigió a la capital, La Habana, al oeste. A través del bosque primitivo corría un afluente más pequeño llamado por los lugareños Bayate, y también se convirtió en el nombre de la colonia.

La superficie terrestre se dividió en participaciones bastante grandes, y en anuncios y campañas en periódicos suecos tanto en los EE. UU. Como en Suecia, se ofreció a los suecos comprar acciones en la colonia luterana Bayate.

Despejó la jungla en Bayate
En noviembre de 1905, comenzó el arduo trabajo de eliminar la maleza del bosque. La mayoría de los suecos que formaban parte de la fuerza laboral habían vendido todo lo que poseían para poder unirse como socios. También había algunos aventureros en el grupo que carecían de equidad, pero que a trabajarían para los terratenientes.

Los colonos suecos trajeron consigo cajas de equipos y pertenencias personales. Uno de ellos, Johan August Nyström, documentó el trabajo en su cámara. La mayoría de sus fotografías se han perdido, pero las imágenes conservadas ilustran el arduo trabajo de campo. Una de las fotografías muestra que los suecos trajeron con ellos un típico caldero de café sueco en cobre, uno que usan sobre un fuego abierto.

Las condiciones fueron difíciles. Había malaria en la zona y cocodrilos en el río, y uno de los suecos incluso murió de intoxicación alimentaria. Pero poco después de todo, el antiguo bosque primitivo había sido reemplazado por campos abiertos y se podían construir las primeras casas. Entre los suecos había varios carpinteros y carpinteros talentosos: los colonos siguieron las tradiciones de construcción suecas con algunas adaptaciones. No se necesitaba aislamiento, y en lugar de erigir las casas sobre pavimento de piedra, se utilizaron pilas de madera para mantener los pisos por encima de las inundaciones de la temporada de lluvias.

Apuesta todo en un ingenio azucarero
Basado en los cálculos financieros que Alfred Lind había hecho, estaba claro que había buenas oportunidades para ganar mucho dinero si invertía en la producción de azúcar. El azúcar se había convertido en el mayor placer del mundo y el precio de mercado del azúcar crudo aumentó.

»El azúcar es lo mismo que el oro y crece rápido aquí. Nada podría ser mejor que hacer que su dinero ganado con esfuerzo se convierta en dulzura ”, escribió en una carta a un amigo en Suecia.

El propio Lind invirtió todo su capital de ahorro en la construcción de un ingenio azucarero. Varios de los otros suecos se unieron a la inversión cuando se dieron cuenta de qué ganancias se iban a hacer. El Ingenio Azucareo Palmaito en Palmarito de Cauto, estaba listo en 1910 y las exportaciones de azúcar en bruto podrían comenzar.

El momento no podría haber sido mejor. La mejora de la Primera Guerra Mundial había comenzado. A medida que Estados Unidos y Europa reponían sus existencias antes de la guerra y cuando los campos se convirtieron en campos de batalla, Cuba podría beneficiarse del fuerte aumento del precio del azúcar en bruto. Desde el comienzo de la guerra en 1914 hasta finales de noviembre de 1918, los precios del azúcar crudo se duplicaron.

Atrajo más suecos a Bayate
La colonia sueca en Bayate realizó activamente campañas en Suecia para atraer a trabajadores temporeros suecos, así como a granjeros que querían convertirse en dueños de la colonia, cuya área ya se había expandido. A principios de 1907, el propio Dr. Lind fue a Suecia con el objetivo de conseguir que más suecos aprovechen la oportunidad de trabajar durante un período en Bayate. La oferta que tenía con él incluía una transferencia gratuita pagada por el estado cubano y trabajo garantizado en la colonia.

Sin embargo, en su folleto, Alfred Lind desalentó a los habitantes de la ciudad de venir a Bayate. Se esperaba un trabajo duro y solo a los trabajadores agrícolas comunes se les permitía convertirse en trabajadores temporeros en los campos de caña de azúcar: »Nuestras experiencias de los habitantes de la ciudad como nuevos constructores no son alentadoras. Hemos tenido media docena de residentes de la ciudad y todos estaban insatisfechos. La última fue una señora de Boston, nos dejó avergonzados porque no podía comprar helado y fresas cuando quería “.
Municipio de patrón democrático
Como todos se beneficiaron de la cooperación, no surgió competencia entre los suecos. Por el contrario. Desde el principio, Bayate se convirtió en una comunidad de diseño democrático que casi puede compararse con un gran colectivo agrícola. Se celebraron reuniones periódicas donde todos los miembros de la colonia podían participar en decisiones relacionadas con problemas comunes.

En caso de desacuerdo, la votación tuvo lugar donde todos tenían un voto: todos los hombres. Como en Suecia en este momento, las mujeres aún no tenían derecho a votar; solo podían influir a través de sus esposos. Las excepciones fueron dos hermanas, Hanna y Elisabeth Eriksson, quienes dirigieron su propio edificio nuevo con gran éxito.

Cuando Bayate llegó a su apogeo al final de la Primera Guerra Mundial, varios cientos de familias suecas vivían en la colonia. La vida cotidiana recordaba la vida en un municipio rural sueco. Celebraron la tradicional Navidad sueca y el verano con todo lo que significaba.

Trajo colmenas a Cuba
En Cuba había inmigrantes de muchas nacionalidades diferentes, lo que significaba que el baile alrededor del bar de verano no atraía tanta atención como uno podría pensar. Pero cuando Los Suecos (en español) como los cubanos los llamaban, comenzaron a construir pequeñas casas para que las abejas tuvieran un lugar donde vivir, muchas personas negaron con la cabeza.

Muy pronto, se dieron cuenta de que las colmenas y el conocimiento de la apicultura eran valiosos. Casi nadie en Cuba lo recuerda hoy, pero el hecho es que fueron los suecos quienes enseñaron a los cubanos cómo fue la apicultura. Anteriormente, durante la era colonial española, cuando los españoles tenían derechos exclusivos para comerciar con la valiosa cera de abejas, la apicultura era un fenómeno desconocido para la población local.

Después de unos años de arduo trabajo, a la mayoría de los inmigrantes suecos les había ido mucho mejor en Cuba que en Suecia. De hecho, solo el párroco tenía algo de qué quejarse. Los suecos no eran lo suficientemente religiosos, pensó, y había varios solteros que bebían demasiado.

Especialmente crítico fue el pastor del Hotel Suecia (en espanol), donde había naipes y mujeres cubanas circulantes cortejando a los solteros suecos. Sin embargo, varios de los hombres suecos solteros comenzaron relaciones serias con cubanas y en muchos casos las relaciones resultaron en hijos. Todos los niños fueron registrados como cubanos. Aún así, muchos en el viejo campo sueco en Cuba afirman que tienen antepasados ​​suecos.

Bayate, lugar principal de los suecos
Las granjas suecas yacían dispersas en un valle y estaban rodeadas de campos. El centro de la colonia, que se llamaba Bayate, consistía en una calle principal y algunos cruces adyacentes a la estación de ferrocarril. Frente al edificio de la estación había una plaza con la iglesia sueca, el edificio más alto de la sociedad. En la iglesia no había cementerio, éste había sido establecido en una altura a unos pocos kilómetros de distancia. El cementerio es la única estructura sueca que todavía está en uso hoy, más de cien años después.

Junto a la iglesia estaba la escuela y un pequeño hospital con diez centros de atención administrados conjuntamente por el municipio. La oficina de correos estaba dentro de la estación de tren y tenía su propio sello, “Bayate”. Más tarde, también se abriría una oficina de correos en la comunidad más pequeña de la colonia, Miranda, que estaba a una altitud a pocas millas de Bayate.

Había varias tiendas y comercios. Más cerca de la estación se encontraba la tienda La Primera de Bayate de Fritz Peterson, que tenía la mayor gama de productos. La mayor parte fue importada de los Estados Unidos, pero también había muchos productos suecos. Más adelante, en la calle principal, se encuentra el Nyströms Café & Restaurant, dirigido por Johan y Cristina Nyström. Aquí se sirvieron albóndigas suecas y costillas de cerdo. Los invitados también pueden obtener instantáneas de la comida y golpear el café.

El botánico Erik Ekman
En edificios de madera más simples que se encontraban en terrenos públicos en el centro de Bayate vivían suecos que llegaron a la colonia para trabajar estacionalmente en las granjas suecas. También había mecánicos, ingenieros y carpinteros suecos aquí. El botánico Erik Ekman vivía en una de las casas. Se convirtió en el residente más famoso de Bayate y descubrió cerca de dos mil nuevas especies durante sus diez años en Cuba. Fue Ekman quien introdujo la botánica científica en la recién formada república.

Bill Wagner compitió con los suecos
El principio del fin de la colonia sueca se produjo cuando una bomba estadounidense, Bill Wagner, comenzó un ingenio azucarero en competencia, la Wagner Sugar Corporation, cerca de Bayate. A través de amenazas y contratos azucarados, logró que todos los pequeños productores, que anteriormente vendían a ingenios suecos, vendieran sus cosechas a los ingenios estadounidenses.

La competencia se hizo cada vez más notable para quienes invirtieron en ingenios azucareros suecos. Cuando una ola de violencia golpeó a Cuba en 1917, varios de los granjeros suecos se rindieron. Por temor a perder sus activos, optaron por vender sus tierras a la empresa estadounidense. Resultó ser un movimiento sabio. Varios suecos se habían vuelto muy ricos y no experimentaron el colapso del azúcar unos años más tarde, cuando el precio de los productos básicos para el azúcar cayó al fondo.

Varios “millonarios del azúcar” regresaron a Suecia, y por razones obvias decidieron guardar silencio sobre sus inversiones exitosas. Investigaciones posteriores muestran que el dinero rápido obviamente se había quemado en los bolsillos: algunos de estos ricos ex suecos de Cuba ingresaron a la bolsa de valores donde comenzaron a especular. En la gran caída del mercado de valores en octubre de 1929, fueron arruinados.

Alfred Lind perdió todo
Incluso para el fundador del Colón, Alfred Lind, quien se negó a rendirse y en su lugar entró en una batalla legal contra el feroz competidor estadounidense, la aventura terminó en tragedia. Desde que Lind ganó el litigio por primera vez, según los suecos, la Corte Suprema de Cuba ha sido sobornada para enviar el caso a un nuevo tratamiento. Pero para entonces, Lind se había agotado y en 1922 el ingenio sueco en quiebra.

Con la pérdida del molino, Lind era un hombre roto. Su esposa Hannah ya lo había dejado y viajó de regreso a Minneapolis con los dos hijos de la pareja, William y Carl, para que pudieran estudiar más después de la escuela primaria. La pareja no se había divorciado, pero Hannah no pudo hacer frente a la dura vida en los trópicos.

Perseguida por deudas, su esposo continuó luchando en La Habana para tratar de salvar las finanzas de la familia, y por un tiempo pareció irse. Pero en 1924 sufrió un ataque al corazón y murió. Alfred Lind está enterrado en Minneapolis, Estados Unidos.

Bayate bajo el agua
Para llevar electricidad y agua a las grandes granjas estatales, los cubanos, con ayuda soviética, erigieron una gran planta de estanque en el Bayate en la década de 1970. El 27 de abril de 1979, el valle fértil donde la colonia sueca tenía su centro se convirtió en un gran lago. Todos los edificios y viviendas que una vez fueron construidos por colonos suecos quedaron sumergidos.

Los obligados a trasladarse recibieron nuevas viviendas en Mella, a cinco kilómetros al oeste de Bayate, donde se había construido una nueva zona residencial. Esta sociedad, fundada por los suecos, se llamaba anteriormente Miranda, pero los revolucionarios cubanos la rebautizaron con el nombre de Mella en honor a uno de los fundadores del Partido Comunista Cubano, Julio Antonio Mella.

Cuando el valle donde yacía Bayate estaba sumergido, el área había dejado de ser sueca hace mucho tiempo. No había interés en la importancia de la inmigración sueca. Durante esta era de la revolución cubana, la investigación histórica se centró en otra cosa. Por lo tanto, no se realizó ninguna documentación y todo se sumergió en agua. Tampoco en Suecia había habido documentación de la historia de Bayate en este momento: los hechos y las imágenes de este artículo han sido excavados por el escritor.

Influencia de la cultura sueca.
Solo en los últimos años los habitantes de los asentamientos cubanos suecos comenzaron a interesarse por sus lazos con Suecia. No menos importante, la apertura de Cuba al mundo exterior ha sentado las bases para un interés histórico genuino en muchas personas: en una era globalizada, simplemente se ha vuelto importante que las personas sepan más sobre sus orígenes.

A pesar de que no hay edificios preservados de la colonia, los suecos llegaron a tener un gran impacto en las comunidades que crecieron en el área. Como no había ningún asentamiento antes de que llegaran los colonos suecos, todo era desierto, incluso se puede decir que el paisaje es creado por suecos.

En una encuesta realizada este año por historiadores cubanos, se podría notar que todavía existe una clara influencia de la cultura sueca en el área restringida que alguna vez fue la colonia agrícola de Bayate.

Museo sueco en Mella
Hoy, en la ciudad principal de Mella, existe la asociación cultural Grupo Bayate, que se ha encargado de transmitir la herencia sueca, y desde hace un año hay un pequeño museo en Mella que habla sobre la era sueca.

“Los suecos fueron de gran importancia para el desarrollo en esta parte del país, tanto financiera como social y culturalmente”, dice Luis El Estudiante, quien habla el idioma del grupo.

“Proteger los recuerdos suecos que quedan y difundir el conocimiento sobre nuestra herencia sueca es, por lo tanto, muy importante para que podamos comprendernos a nosotros mismos”, dice.

*Publicado originalmente en sueco en la revista Historia Popular 2/2019
Archivo de Thomas Gustafsson





Most Popular

Simon Bolivar ,fue amamantado por una mujer cubana Doña María de la Concepción

Simon Bolivar ,fue amamantado por una mujer cubana 🇻🇪🇨🇺 Doña María de la Concepción Palacios, madre de nuestro futuro Libertador Simón Bolívar, por...

Una fuente siempre es sinónimo de vida; dejarse llevar por el susurro del agua q

Una fuente siempre es sinónimo de vida; dejarse llevar por el susurro del agua que deja correr, siempre alegra y relaja. Lo malo es...

CENTRALES AZUCAREROS PORTUGALETE DE SAN JOSÉ DE LAS LAJAS Y PALMIRA.

CENTRALES AZUCAREROS PORTUGALETE DE SAN JOSÉ DE LAS LAJAS Y PALMIRA. FUNDADOS RESPECTIVAMENTE POR MANUEL CALVO AGUIRRE Y SOTERO ESCARZA URIOSTE. AMBOS ORIGINARIOS DE...

José Rafael Simón Agapito Serra y Montalvo (24 marzo de 1858 – 24 de octubre de

José Rafael Simón Agapito Serra y Montalvo (24 marzo de 1858 - 24 de octubre de 1909), puso al tanto a José Marti sobre...