Los indianos gallegos de Ribadeo.

51

Los indianos gallegos de Ribadeo. Homenaje a Cuba. ūüėäūüá®ūüáļ

¬°Hola! ūüôčūüŹĺ

Quer√≠a compartir con ustedes, la historia de " los indianos" . Debo aclarar que conoc√≠ de dicha "aventura", una vez que me establec√≠ en est√° hermosa tierra llamada Galicia. Es un brebe resumen de dichos sucesos, pero a√ļn as√≠ me gustaria que la conocieran. ah√≠ va…ūü§ďūüė䂧Ķ

Indiano fue la denominaci√≥n coloquial del emigrante espa√Īol en Am√©rica que retornaba rico, una tipolog√≠a social que desde el siglo de Oro se hab√≠a fijado como un t√≥pico literario.La denominaci√≥n se extend√≠a a sus descendientes, con connotaciones admirativas o peyorativas seg√ļn el caso.

Los indianos se convirtieron en l√≠deres locales en la √©poca del caciquismo (finales del XIX y comienzos del siglo XX), periodo en el que grandes contingentes de j√≥venes, especialmente de regiones con f√°cil salida al mar, como Galicia, Asturias, Cantabria, el Pa√≠s Vasco, Catalu√Īa y Canarias, se vieron obligados en esa √©poca a lo que se denominaba hacer las Am√©ricas:emigrar en busca de una mejor fortuna en pa√≠ses iberoamericanos como Argentina, Brasil, Chile, Cuba, M√©xico, Uruguay o Venezuela. En algunos casos acud√≠an reclamados por sus familiares ya establecidos en esos lugares, form√°ndose negocios familiares de notable √©xito. La mayor parte no tuvieron tanta fortuna, y no encontraron mejor destino en Am√©rica que la pobreza de la que hu√≠an.

Los que lograron amasar verdaderas fortunas y decidieron volver a√Īos m√°s tarde a sus lugares de origen, procuraban prestigiarse adquiriendo alg√ļn t√≠tulo de nobleza, comprando y restaurando antiguas casonas o pazos, o construyendo palacios de nueva planta, en un estilo colonial o ecl√©ctico muy vistoso, que pasaron a llamarse "casonas" o "casas de indianos" (en algunas zonas, como la localidad asturiana de Somado, son particularmente abundantes).[5]‚Äč A menudo incorporaban en sus jardines palmeras como s√≠mbolo de su aventura en tierras tropicales.[6]‚Äč Tambi√©n establec√≠an su mecenazgo en instituciones de beneficencia o culturales, subvencionando la construcci√≥n de escuelas, iglesias y casa consistoriales, construyendo y arreglando carreteras, hospitales, asilos, tra√≠das de agua y de luz el√©ctrica, etc. La literatura y arte hizo referencia muchas veces a la historia de la emigraci√≥n a Am√©rica y al retorno de los indianos.

La limpieza del origen de algunas de estas fortunas siempre estuvo en cuesti√≥n, especialmente las de los que se enriquecieron con la trata de esclavos (como Antonio L√≥pez y L√≥pez, ennoblecido con el t√≠tulo de marqu√©s de Comillas), y que, en connivencia con los hacendados establecidos en ultramar, establecieron el grupo de presi√≥n negrero para obstaculizar cualquier tipo de legislaci√≥n abolicionista que pudiera desarrollarse en la metr√≥poli, como las reformas que impulsaba Julio Vizcarrondo (√©l mismo descendiente de hacendados esclavistas). En el grupo pro-esclavista destacaron Antonio C√°novas del Castillo (hermano de Jos√© C√°novas del Castillo, enriquecido en Cuba) y Francisco Romero Robledo. La esclavitud no se suprimi√≥ definitivamente en las colonias espa√Īolas hasta el 7 de octubre de 1886.

Ribadeo Indiano homenajea a Cuba y al legado que dejaron sus emigrantes

Desde siempre, el municipio tuvo una gran y cualificada presencia en Cuba, con nombres propios muy destacados

ARCHIVO DE MART√ćN FERN√ĀNDEZ

En la ermita de Nosa Se√Īora das Virtudes, en Arante (Ribadeo), hay uno de los m√°s bellos exvotos de la pintura mural gallega de la Edad Moderna. Es, adem√°s, el m√°s antiguo documento que prueba la relaci√≥n y emigraci√≥n a Am√©rica. Recoge la historia de un naufragio y de un acto de fe.

En 1594, el capit√°n Domingo de Carranza Aguiar lleg√≥ al santuario para pedir protecci√≥n a la Virgen antes de embarcar para las Indias. Al a√Īo siguiente, naufrag√≥ frente al cabo San Antonio, en Pinar del R√≠o (Cuba). Un hurac√°n desarbol√≥ su nave y no le qued√≥ cosa a la que agarrarse m√°s que la fe. Abrazado a ella lleg√≥, exhausto y de milagro, al puerto hondure√Īo de Trujillo. Cuando regres√≥, agradecido, entreg√≥ al templo de Arante la bandera del barco, un vestido para la Virgen, una l√°mpara de plata y una arroba de aceite. En 1606, el chantre de Mondo√Īedo, Gonzalo de Amieiro, hizo recrear la historia en un lateral para memoria y ejemplo de los siglos.

La pintura muestra la vieja relaci√≥n de Ribadeo con Cuba. Algo que subraya la copla: ¬ęAdi√≥s Ribadeo del alma/ que de la r√≠a voy fuera, / solo voy viendo pe√Īascos/ agua y viento que me lleva¬Ľ. El Puerto de Ribadeo ?impulsado por Ib√°√Īez a fines del XVIII- fue Puerta de Am√©rica en la segunda mitad del siglo XIX con los barcos de las Bancas de Casas y Bengoechea y los pilotos de la Escuela de N√°utica.

Desde siempre, Ribadeo tuvo una grande y cualificada presencia en Cuba. Nombres como los tabaqueros Pedro y F√©lix Murias, Pedro Moreda, Domingo Garc√≠a, Inocencio Aguiar, Jes√ļs Rodr√≠guez Murias o J.F. Prieto; el banquero Narciso Obanza; emprendedores como Jos√©, Ram√≥n y Francisco Maseda o Rodr√≠guez Salvatierras; fil√°ntropos como Jos√© Acevedo o Rodr√≠guez Murias; pol√≠ticos como Gonz√°lez Lanuza, Pasar√≥n y Lastra, el general Villamil o Carlos Rafael; y otros, como F√©lix de los R√≠os, Manuel Rodr√≠guez, Nicol√°s Fierros o los exiliados‚Ķ hablan por s√≠ mismos.

Un enorme e influyente patrimonio material e inmaterial
La emigraci√≥n dej√≥ en la comarca un enorme legado y una profunda huella, visible y palpable por doquier. Aunque su mayor se√Īal qued√≥, sin duda, m√°s que en el patrimonio material, en el inmaterial‚Ķ

Los emigrantes enviaron remesas de dinero y promovieron la primera gran revoluci√≥n urban√≠stica en A Mari√Īa con casas indianas, plazas, jardines, fuentes, lavaderos o cementerios que dieron color y personalidad a barrios como el de San Roque y El Jard√≠n (Ribadeo), O Rato (A Devesa), Maseda (Benquerencia) o las traves√≠as urbanas de villas y concellos. Emprendieron novedosas iniciativas en el comercio, hosteler√≠a, transporte de viajeros, talleres, f√°bricas de electricidad, refrescos o hielo, aserraderos, bazares, relojer√≠as, tintorer√≠as, cines, bancas… Y su preocupaci√≥n por la ense√Īanza les hizo construir escuelas y dar a sus hijos estudios para su promoci√≥n y mejora social.

A ellos también se deben nuevas formas de ocio como el Círculo de Recreo de Ribadeo, el Habanero de A Devesa, el Círculo Trabadense o los salones y cines de numerosos lugares.

Y trajeron sones y m√ļsicas desconocidas hasta entonces que arraigaron aqu√≠, desde las habaneras al son, del merengue o la cumbia al bolero y el cha-cha-ch√°.

Pero, tal vez, su gran aportación sucedió en el campo de la participación política y el asociacionismo sindical. Apoyaron ateneos y bibliotecas populares, sociedades de socorros mutuos e instrucción, sindicatos y sociedades agrarias. Solo en Ribadeo funcionaron, entre otras, El Socorro, de Arante; La Prosperidad Cantábrica, de A Devesa; La Victoria, de Obe; o El Porvenir, de Remourelle.

Ellas fueron la base de la Federación de Sociedades Agrarias del Partido Judicial de Ribadeo, creada en 1928 y presidida por el republicano José Mª Díaz y Díaz Villamil. Fue uno de los grandes logros de la Granja Escuela de A Devesa, donada por Pedro Murias, que formó, informó, propició la comercialización conjunta de productos agro-ganaderos y dinamizó el sector agrario comarcal. Que abrió ojos y nuevos mundos…

El camino de la emigraci√≥n a Cuba fue tortuoso. Frente a los indianos que viajaban a Lugo alardeando de su riqueza, otros lucenses sobreviv√≠an code√°ndose con la miseria en la isla hasta el punto de que llegaron a pedir a Espa√Īa que los repatriase en barco.

Lucían trajes finos, zapatos brillantes y coches espectaculares, pero los indianos que viajaban a Galicia mostrando la riqueza acumulada en Cuba no reflejaban las penurias que muchos otros gallegos tuvieron que pasar en La Perla del Caribe para poder llevarse algo a la boca.

El semanario ribadense La Comarca del Eo reproduc√≠a, a principios de la d√©cada de los 20 del pasado siglo, un llamamiento urgente de un gallego emigrado que decidi√≥ escribir una carta al peri√≥dico contando las penurias que viv√≠an a diario. Tanta era su desesperaci√≥n que, incluso, ped√≠a que Espa√Īa fletase un barco para repatriarlos de la isla.

El remitente contaba que Cuba estaba viviendo ¬ęuna intensa crisis financiera¬Ľ y que, por ese motivo, los comerciantes tuvieron que cerrar sus establecimientos ¬ęcont√°ndose por centenares los individuos que, despedidos del trabajo, se encuentran en huelga forzosa y sin medios de subsistencia¬Ľ.

Homenaje a los indianos.

Cada mes de Julio desde 2014 se celebra en Ribadeo, ‚Äď Lugo -, el Festival Ribadeo Indiano. Un fin de semana cargado de actividades que te har√°n viajar al pasado. En concreto a los siglos XIX y XX, √©poca en la que la ciudad creci√≥ gracias a las donaciones de los emigrantes que se fueron a ¬ęhacer las Am√©ricas¬Ľ, Los Indianos. Cada a√Īo se escoge un pa√≠s donde hubo emigraci√≥n gallega y se realiza dicho festival. El a√Īo pasado fue dedicado a la mayor de las antillas. ūüėä