El día 3 de junio de 1847, entraba por el puerto de la Habana la fragata "

25

El día 3 de junio de 1847, entraba por el puerto de la Habana la fragata " Oquendo", conduciendo la primera expedición de chinos contratados.se componía de 206 chinos procedentes del puerto de Amoy, en la provincia de Fu Kong, China.
La primera expedición había salido el día 2 de enero de 1847, o sea 12 lunas a los 47 años del emperador Tu Kong, según el calendario chino.
La segunda expedición arribo el día 12 de junio de 1847, en la fragata " Dupee of Arguile", conduciendo 365 chinos en las mismas condiciones que la anterior.
Los chinos venían vestidos con camisas y pantalones bien ancho, de color gris, con un sombrero de caña de bambú tejido en forma de canastica.
A los breves días de estar en Regla eran reclamados por los hacendados, dueños de haciendas por el previo pago de setenta pesos de contado, por contado, según contrato celebrado por la real junta, con los señores Zulueta y compañía de londres, y en su representación el sr.Don Joaquín Arrieta, quien había de abonarle la cantidad de ciento setenta pesos por cada chino, puesto en la isla de cuba en cada puerto asignado.
Es decir que habiendo abonado setenta pesos al contado, el resto quedaba a lo que convinieron el hacendado sr.Don Joaquín Arrieta, único y exclusivo representante de los señores Zulueta y compañía de londres, importadores de chinos para el trabajo de la agricultura en cuba.
Los chinos eran muy útiles y trabajadores infatigables para la ruda faena de los ingenios que se fomentaban en toda la isla. Hicieron grandes trabajos, desmontaron grandes bosques virgenes en tiempo inimaginables. Realizaban cualquier tarea, sean las más fuertes que se le encomendaran.
Enriquecieron a millares de hacendados con el trabajo que realizaban por el salario de cuatro pesos mensuales, trabajando catorce horas diarias con un mayoral que los trataba como si no fuesen seres humanos.
Pero no eran solamente Españoles, también los habían ingleses, franceses y portugueses los que exclavizaron a chinos y negros.
Poco a poco aprendian las costumbres europeas aún con el yugo que los encadenaban e iban saliendo adelante en un país al que llegaron como esclavos y aportaron su grano para la libertad sobre el dominio que también los oprimía.

Ver post actual