<< La Peña de Sirique >> Para algunos jóvenes y otros no tanto el n

2

<< La Peña de Sirique >>

Para algunos jóvenes y otros no tanto el nombre de Alfredo González Suazo (Sirique), no le dice nada, pero la trova tuvo mucho que ver con él.

Sirique, nace en La Habana un 29 septiembre de 1895. Era animador trovadoresco en su propia peña en el municipio Cerro. Su oficio, herrero, pero se convierte en pionero de la difusión de la trova por la emisora CMCQ en la Loma del Mazo.

Lo que trascendió como la "Peña de Sirique"se fundó en 1961, todavía en esa fecha pululaban muchos trovadores por la ciudad. Sirique, organiza su peña en su taller mecánica de la calle Santa Rosa, casi esquina a Cruz del Padre, en el Cerro, cerca del Estadio.

Las reuniones eran los domingos, después del mediodía, Sirique era un aglutinador, persona muy campechana, dicharachera, fue narrador y cantador de canciones trovadorescas.

En la peña coincidieron Sindo Garay, Manuel Corona, Bienvenido Julián Gutiérrez, Salvador Adams, Graciano Gómez, Rosendo Ruiz, El Niño Rivera, El Chori, y se tocaban todos los ritmos cubanos, hasta el montuno y el guaguancó.

Sirique, organizó un grupo de viejos soneros jubilados, que en otros tiempos fueron verdaderas estrellas en los sextetos o septetos que integraron. A ese peculiar conjunto lo llamó, jocosamente, "Los Tutankamen", y su lema era: "Un bohemio en cada instrumento y en conjunto un asilo de ancianos", lo dirigía el experimentado bongosero Manolo Plá.

Aquel grupo fué un verdadero espectáculo y el alma de la peña de trovadores y sus cayos adyacentes.

Como dato especial Sirique era abstemio y su peña era libre de bebidas alcohólicas.
El alcohol no tuvo cabida en este recinto histórico.

El espacio musical de Sirique se cerró en 1968, tras la denominada "Ofensiva Revolucionaria", cuando se nacionalizó el taller de herrería y la direccion que se puso allí no pensaba en continuar con el club, ni en permitir que otros lo continuarán.