¿Amigos conocen la historia del platillo volador que aterrizó en La Habana?: Lo

12

¿Amigos conocen la historia del platillo volador que aterrizó en La Habana?:

Los marcianos llegaron ya y llegaron bailando el Ricachá…

Corría el año 1954 en Cuba. Los ambientes eran tensos y las guerrillas que desencadenaron la Revolución Cubana se sentían venir. En este contexto, Joaquín M. Condall, director artístico en la televisión cubana provocó una gran conmoción en Cuba. El día 28 de diciembre, trajo un platillo volador a La Habana, en las mismísimas cercanías de la Avenida de Rancho Boyeros y Vía Blanca, terrenos donde se erigía la hoy muy popular y conocida Ciudad Deportiva.

Esta era bastante grande, realista −considerando el imaginario colectivo de esa época sobre cómo lucían los O.V.N.I.−, usando materiales brillantes, luces y sonidos inquietantes que surgían desde dentro del platillo. Para generar un verdadero impacto, la armaron por partes y luego la ensamblaron e instalaron en el centro de La Habana durante la madrugada, para no levantar sospechas. En la mañana, la noticia de la aparición de un platillo volador no tardó en esparcirse. Pronto la nave estaba rodeada de cientos de curiosos, expectantes y asustados por lo que podría venir después. Durante algunas horas, la nave sólo estuvo estacionada, provocando incertidumbre en los que veían aquel bizarro espectáculo: ¡Los marcianos invadían Cuba!

La policía y los bomberos no tardaron en llegar y prepararse para actuar (cabe volver a recalcar que estamos en plena dictadura de Batista), los medios tampoco se quedaron atrás y comenzaron a esparcir aun más la noticia, dando notas en vivo.

Desde dentro comienzan aparecer figuras de la televisión cubana, entre ellas la famosa vedette y actriz Rosita Fornés, disfrazados con extravagantes trajes, escafandras y demases. Al reconocerlos, los ánimos de la gente se relajaron. Los que no estaban muy contentos con el asunto fue la policía, que los detuvo no sólo por haber perturbado el orden público, pues la cantidad de gente que se había apiñado había interrumpido el tráfico, sino que también por el ridículo que los había hecho pasar.

Todo se trataba de una estrategia publicitaria ideada por Joaquín M. Condall para el programa de televisión “Mi esposo favorito”, que había contado con el patrocinio de la cerveza cubana Cristal, aprovechándose del día de los inocentes…jijiji

El compositor cubano Rosendo Ruiz Jr. inscribió la canción cha cha cha “Los marcianos llegaron ya”, recién en marzo del 1955, una de las canciones más emblemáticas sobre extraterrestres en lengua española, ganadora de un premio Wurlitzer el mismo año 1955, inspirada por este artilugio publicitario.

¡Los Marcianos llegaron ya!:
https://youtu.be/1HhNoILrCI8