Hola amig@s aquí les regalo esta Maravillosa publicacion misma que viene a

9

Hola amig@s🙋‍♂️ aquí les regalo esta Maravillosa publicacion👌 misma que viene acompañada de una exelente descripción histórica y una super ESPECTACULAR👌 colección de Bellas imágenes 📷😍sobre :👇

👨‍🚒La Construcción del túnel de la Habana 👨‍🚒

El Túnel de La Habana es considerada como una las siete maravillas de la ingeniería civil cubana. Esta majestuosa e impresionante obra fue construida por la empresa francesa “Societé de Grands Travaux de Marseille” entre los años 1957 y 1958. Su construcción a lo largo de 733 metros debajo de la bahía de La Habana, se realizó en condiciones extremadamente difíciles debido a la necesidad de trabajar bajo agua. Su inauguración fue el 31 de mayo de 1958.
Durante años las comunicaciones del núcleo urbano de la ciudad con la zona este se realizaban bordeando la Bahía de La Habana. Debido al tráfico marítimo de la Bahía, con naves de altas astas y torres, hubiese requerido de un puente alto para permitir cruzarla, como los de San Francisco. Además, el puente requeriría de una rampa de acceso para lograr la altura necesaria. En la costa, entre el Morro y la Cabaña, no es un problema, ya que el relieve tiene una altura considerable, pero en la costa occidental habría que reorganizar una buena sección del sector céntrico de La Habana para lograr tal elevación.
Anteriormente existieron otros intentos para facilitar esta comunicación a través del puerto. En el año 1912 se proyectó la construir un puente sobre la bahía habanera, pero la idea no prosperó porque obstaculizaría el tráfico marítimo. Sobre este proyecto de puente, ya les comenté en una publicación. Otro intento fue en 1949 siendo el Ministerio de Obras Públicas quien evaluó un proyecto de un túnel que comenzaría en la esquina de Virtudes y Prado hasta salir detrás de la Cabaña. Este fue rechazado porque obstaculizaría el tránsito por el Paseo del Prado.
Finalmente, en 1954, el ingeniero cubano José Menéndez Menéndez concibe un anteproyecto del túnel, fijando su entrada en los alrededores de la Avenida de las Misiones. El “Túnel de la Bahía de La Habana”, junto a la construcción de la “Vía Monumental” y de la urbanización del “Residencial Vía Túnel”, formaba parte del proyecto de la nueva ciudad denominada "Gran Habana del Este". La misma estaría dividida en zonas: Zona Industrial, alrededor de la Bahía; Zona Comercial, a la izquierda de la Vía Monumental del Túnel; Zona Residencial, frente a la costa norte y Zona de Oficinas a la salida del Túnel, donde serían construidos los edificios gubernamentales.
“…Obra magna de la construcción de la “Gran Habana del Este”, que incluye el Túnel, la Vía Monumental y la Nueva Ciudad…”, expresaría el Doctor Guillermo Alamilla a nombre de la “Compañía de Fomento del Túnel de La Habana” en el acto de la firma de contrato con la Compañía francesa, el 6 de junio de 1955.
Sus objetivos no solo eran comunicar La Habana con la zona Este, donde se construiría y desarrollaría una nueva ciudad, de lo que consideraban existían muy pocos precedentes en el Mundo, sobretodo porque sería una ciudad completamente nueva al lado de un núcleo urbano ya existente. Pretendían alojar en el Este unos 200 000 habitantes, extendiéndola hasta las playas de Santa María del Mar en un plazo de 30 años.
Pero volvamos al túnel, que es el tema de la publicación, a cargo de la dirección de ejecución y proyección de la obra estuvo el ingeniero cubano José Menéndez Menéndez, quien junto al grupo de trabajo que lo acompañaba diseñaron el sistema de tubos de hormigón reforzado, capaz de soportar grandes toneladas de agua.
La solución fue la construcción de un túnel, bajo las aguas de la bahía, en su parte más estrecha, la sección del canal. Ese es el Túnel de La Habana que conocemos y que une a la capital con el resto de la costa norte oriental.
La concesión para construir el túnel bajo el canal de entrada de la bahía fue otorgada a la empresa “Compañía de Fomento del Túnel de La Habana, S.A.”, la compañía contratista fue la “Societé des Grands Travaux de Marseille”, la inspección a pie de obra quedó a cargo de la “Frederick Snare Corporation” y la dirección superior a cargo de la “Comisión Nacional de Fomento” por la Ley-Decreto No 1550, de 4 de mayo de 1954.
El Túnel en su parte más profunda se encuentra a unos 14 o 15 metros (de 42 a 45 pies) bajo la superficie de la bahía. Cada vía -ida y vuelta- es un tubo y sobre ellos hay unos dos metros de hormigón con la función de protegerlos de otros daños marinos, pues el calado de los barcos que entran en nuestra bahía no representan riesgo alguno para esta obra.
Para construir esta vía de comunicación era necesario un dique seco de gran profundidad, donde se pudiese prefabricar simultáneamente las secciones del túnel. En total se hicieron cinco tramos de tubos de diferentes dimensiones. Una vez terminados, se tapiaban –temporalmente- los extremos para que pudieran flotar. Una vez sellados, se inundaba el dique para que flotaran los tubos y se abrían las puertas que los separaban del mar para llevarlos flotando al lugar indicado. Allí se hundían llenando unos tanques colocados a sus lados.
Finalmente se unían los tramos en la posición prevista. Todo lo que sucedía en la zona de trabajo era controlado y vigilado por un almirante francés, a través de un periscopio, desde un puesto de observación sobre el techo del primer tramo.
Según se colocaban las secciones, un grupo de operarios bajaba a la profundidad de las naves y derribaban las paredes que impedían la comunicación de unas con otras, para luego rematar con juntas y dar el acabado. Así se construyó esta grandiosa obra hasta concluirla después de treinta meses de incesante faena. Su interior, cubierto de azulejos, presenta un excelente servicio de alumbrado para la comodidad de sus usuarios.
Desde entonces brinda sus servicios, interrumpidos solo por los mantenimientos a que ha sido sometido.