Francisco Raúl Gutiérrez Grillo “Machito” uno de los artistas más subestimados e

38

Francisco Raúl Gutiérrez Grillo “Machito” uno de los artistas más subestimados en el panorama de la música afro-caribeña. Un genio musical y líder de banda mercurial a quien el propio Tito Puente llamó el maestro, el maestro. Ahora, este volumen de la serie La Herencia nos permite redescubrir y apreciar el legado de Francisco Raúl Gutiérrez Grillo.

Todo sobre Machito era único y diferente. Fue uno de los pocos cantantes afrocubanos que interpretaron tanto coro (coro) como inspiraciones (versos) dentro de la misma melodía. Compartió deberes vocales con su hermana, Graciela Pérez-Grillo, creando armonías melifluas que son reconocibles al instante. Lo más importante, Machito infundió cada canción en sus docenas de álbumes con un aire de bonhomie. Una vez que descubras la calidez y el vertiginoso sentido del humor que definen sus grabaciones, probablemente te engancharás, al igual que muchos fanáticos de Machito en todo el mundo que sonríen con la simple mención del nombre del hombre.

Nacido en 1908, Machito era hijo de un fabricante de cigarros. En 1937, dejó su Cuba natal para ir a Nueva York, un movimiento que cambiaría la historia de la música latina. Después de trabajar con luminarias tropicales de la época como Cuarteto Caney, Noro Morales y Xavier Cugat, Machito fundó su propio grupo, los afrocubanos, en 1940. Junto con su cuñado y director musical Mario Bauzá, fue uno de los pioneros del movimiento del jazz latino: su canción "Tanga" fue tan innovadora como "Manteca", la colaboración histórica entre Dizzy Gillespie y Chano Pozo.

Pero pensar en Machito simplemente como un músico de jazz latino sería un gran error. Sí, su álbum de 1957, Kenia, es una de las grabaciones más influyentes del género. Pero Machito prosperó en todos los estilos tropicales imaginables: grabó mambos y cha cha chas con un estilo incomparable, pero nunca olvidó incluir un bolero humeante en su repertorio. Con actuaciones impactantes de Graciela, los boleros de Machito son algunos de los ejemplos más trascendentales del género. A medida que pasaron las décadas, Machito se propuso informarse sobre las últimas tendencias en música. Exploró la bossa nova, el soul latino y las modas boogaloo.

La década entre mediados de los 50 y mediados de los 60 fue una época de prodigiosa creatividad para Machito y su orquesta. Sus músicos y vocalistas estaban en la cima de sus poderes, y grabaron copiosamente. También fue el momento en que las orquestas de Machito, Tito Rodríguez y Tito Puente compitieron entre sí en el mítico Palladium, el templo de la música afrocubana en Nueva York.

Las pistas de esta colección provienen principalmente de los álbumes que Machito grabó para el sello Tico durante ese período: LPs clásicos como Sí Sí, No No (1956), la obra maestra olvidada Machito Inspired (1957), A Night Out (1960) y Tremendo Cumbán (1963).

La canción de apertura en esta antología es una versión electrizante de la clásica canción cubana "El Yerbero". Echa un vistazo a la rigidez de la sección de metales, así como la exuberancia vocal de Machito y Graciela. Este es el tipo de swing que solo los pocos verdaderos maestros de la dinámica afrocaribeña pueden tener.

Incluido en Tremendo Cumbán, "Escúchame" es uno de los pocos boleros donde se puede escuchar a Machito compartiendo voces principales con su hermana. Sus voces se elevan, respaldadas por un sedoso arreglo de big band. También del mismo álbum, el inimitable "Franciscua Guajira" muestra el excéntrico sentido del humor de Machito. Después de lanzarse al canto infeccioso "que sea como sea / que para bien sea", Machito y Graciela entablan un diálogo hilarante que también involucra al cantante / compositor Marcelino Guerra. La canción se desvanece con el sonido de la carcajada de Graciela.

"Freezilandia", una oda sarcástica a los placeres climatológicos de la ciudad de Nueva York, incluye un toque de armonías vocales doo-wop y un dulce humor de inocencia con los ojos abiertos: es una de las canciones más entrañables de la orquesta. La misma influencia doo-wop se puede escuchar en la lectura soñadora de Graciela del bolero intemporal "Contigo En La Distancia".

La exótica "Heat Wave" es una versión instrumental exuberante del estándar Irving Berlin de 1933, de un LP de 1959 dedicado exclusivamente a latinizar el cancionero de Berlín. La transposición de los clásicos estadounidenses a la música tropical fue un dispositivo estilístico popular de la época, utilizado con igual éxito por Tito Puente y Tito Rodríguez.

"Sopa de Pichón", que compuso Machito, fue uno de sus primeros grandes éxitos con los afrocubanos. La versión nítida que elegimos incluir aquí es de la sesión de 1959 Cha Cha Cha At The Palladium.

En 1956, Graciela había causado revuelo con el salaz (y algo abrumador) "Sí Sí, No No." El cantante volvería a entrar en un territorio similar de doble sentido con el éxito "Ay, José". Fue incluido en el excelente LP de 1963 Esta Es Graciela, que junto con Intimo Y Sentimental, fueron los dos últimos lanzamientos de Machito para Tico, y un intento de lanzar a Graciela como la estrella de la orquesta de Machito.

A mediados de los 70, Machito tomaría una decisión que sigue siendo desconcertante hasta el día de hoy. En un intento de competir con los combos de salsa más pequeños de la época, redujo el tamaño de su grupo, dejando atrás a Graciela y Mario Bauzá. "No sé qué le pasó", dice Graciela desde su departamento de Nueva York, con tristeza en su voz. "Hasta el día de hoy, no hay explicación para lo que hizo".

Machito continuó grabando con el ex vocalista de Eddie Palmieri, Lalo Rodríguez. A principios de los años 80, su sonido había abrazado la estética contemporánea de la salsa que él mismo había ayudado a desarrollar. La última canción de esta antología, "Soy Salsero", dibuja un círculo completo, desde el pionero del jazz afrocubano hasta la estrella de la salsa.

El maestro Machito falleció en 1984, después de sufrir un ataque al corazón durante una actuación en el club de jazz de Londres Ronnie Scott's. Musicalmente, todavía estaba en la cima de su juego.

Esperamos que las 16 pistas de esta compilación lo inspiren a profundizar en la discografía de Machito. Junto con la inimitable Graciela, representa la esencia misma de la música latina: su calidez, generosidad espiritual y alegría vital.

Ver post actual