El Niño Valdes cumpliría 96 años el próximo diciembre.

19

El Niño Valdes cumpliría 96 años el próximo diciembre.
Mientras hace unos días comentábamos el incidente de la pelea del cubano Pedro Toledo y la estrella en ascenso Erick de León, nos llegaron comentarios de algunos, sobre el idílico poema “Igual que el Niño Valdés” y la alimentación en pos del éxito boxístico. Hoy le traemos un pequeño resumen de uno de los boxeadores más populares de la historia del deporte en Cuba, además del famoso verso.

Gerardo Ramos Ponciano Valdés nació hace casi noventa años (5 de diciembre de 1924) y no creemos que deba pasar desapercibido por nuestro blog, pues de una manera u otra, tratamos de tener en cuenta a cada uno de los deportistas de renombre que ha producido la Mayor de las Antillas. Se nos escapan algunos, pero el Niño Valdés no será el caso.

Valdés, quien tuvo que esquivar la escuela por salir a “luchar los frijoles” desde muy temprana edad, media 6 pies 3 pulgadas, con 215 libras perfectamente repartidas y, según los cronistas de la época, contaba con poderosos nudillos en ambas manos. El boxeo, sin dudas, podía ser su ruta de escape.

Y lo fue, en gran medida.

Ganó rápidamente sus primeras peleas en Cuba por la vía expedita, pero la isla no era prodiga en boxeadores de su peso, los rivales escasearon y continuó su trabajo en los muelles.

Dos peleas muy fuertes contra Federico Malibrán, ambas en 1945, donde cada uno se llevó un nocao, era lo más espectacular de esos primeros años del Niño.

Se enfrentó 3 veces, a manera de exhibición frente al gran Joe Luis, mientras peregrinaba, pero en 1953 logró ser Campeón de los Pesos Completos en Cuba al darle fuera de combate técnico a Onelio Agramonte, en La Habana y después, en menos de un mes, venció por decisión unánime a Ezzard Charles en Miami. Esa temporada le valió el premio al Boxeador de Mayor Progreso, entregado por la revista The Ring.

Su carrera, sin embargo estuvo bautizada por altas y bajas. Enfrentó a varios Campeones Mundiales y se codeó con los mejores de su era. El éxito, relativo, le sonreía a ratos.

El Niño Valdés era un hombre de buen corazón y muchos de los que estuvieron cerca de él dicen que le costaba trabajo maltratar a sus rivales en el ring, especialmente si los mayoreaba. Le faltaba el instinto "asesino", por llamarlo de alguna manera.

Liston maltrató al Niño en el epílogo del antillano

El epilogo de su carrera llegó en 1959, cuando Sonny Liston le dio nocao en el tercer round, a quien Valdés llamó “el tipo que más duro me golpeo en un ring”. Su despedida sin embargo, fue con victoria, antes de lo reglamentario, frente a Brian London, en Londres, en diciembre de ese mismo año.

Pero el record de Valdés, 48 triunfos (36 KO), 18 derrotas (5 KO) y 3 empates (según la página www.boxrec.com ) no son capaces de reflejar el nivel de popularidad que gozó el Niño en su patria.

Valdés estaba en decenas de comerciales, desde leche hasta trajes de vestir, pasando por el famoso bistec (muchos padres agradecían este en particular, pues ayudaba a que lo más pequeños le “fajaran” con otra óptica a la cena)

Su sonrisa amplia, humilde y sana le ganó miles de seguidores en todo el archipiélago.

Como ha sido, es y será, el Niño vivió pobre el resto de sus días y murió solo, el 3 de junio del 2001, en Nueva York. (Maldita desgracia de la gran mayoría de los boxeadores)

Lejos de su tierra y con la frustración que nunca pudo concretar una pelea con Rocky Marciano, por el título mundial de los Pesos Completos, Valdés pasó a la historia como un personaje inevitable del deporte cubano y uno de los atletas más queridos y seguido por el pueblo.

Como si fuera poco, Arturo Liendo lo inmortalizó (aún más) en el poema “Igual que el Niño Valdés”, que cientos de veces escuchamos magistralmente en la voz del desaparecido físicamente Luis Carbonell.

Nada sabe mejor que aquello de: “… ¿Qué comió el contrario tuyo? ¿Se mandó entera una res?…”

Les dejo disfrutando de los versos de Liendo y con el video de una de sus peleas, contra Tommy “Hurricane” Jackson, el 14 de julio de 1954, donde venció por TKO, al tumbar a su oponente tres veces en el segundo round.

Por Daniel de Malas Andreu.
Fuente https://swingcompleto.blogspot.com/…/a-casi-un-siglo-del-na…