“El Caballero de Paris”, el hidalgo errante de las calles de La Habana.

1

“El Caballero de Paris”, el hidalgo errante de las calles de La Habana…

Su verdadero nombre fue José María López Lledín, y nació en la provincia de Lugo, España, en diciembre de 1899. Llegó a Cuba sin haber cumplido los quince años de edad con sus padres y trabajó en diferentes actividades, como suelen hacer los emigrados. Ocupó varios trabajos, entre ellos: en una oficina de abogados, en una tienda de flores como encargado, en una tienda de libros y sirviente de restaurantes en diferentes hoteles en Cuba. Entre ellos, el Hotel Inglaterra y logró contratarse en varios otros hoteles de La Habana como el Hotel Telégrafo, el Manhattan y el Sevilla.

Existen varias versiones acerca de las acusaciones a este joven, jovial, educado y amante de la poesía. Entre ellas se dice fue acusado injustamente de robar las joyas de una dama de alto rango. Por esto, fue condenado a prisión, aún cuando proclamaba una y mil veces su inocencia.
Estuvo en la cárcel del Castillo del Principe por un período de 6 años en el año 1934; su mente, aturdida ante una realidad impuesta, no sostuvo su coherencia, debido a la angustia, la ira y la desesperación de saberse inocente. Enfermó de parafernia, una patología que se caracteriza por delirios y alucinaciones.

Tras el fallecimiento de la gran dama, en su lecho de muerte, confesó que ella misma había entregado las joyas a un chantajista.

Luego de esto, el caballero comenzó a deambular en las calles. Su porte distinguido y sus exquisitos modales habían perdurado a pesar de su demencia. Fue internado en el hospital psiquiátrico de Cuba en el año 1977, en Mazorra.
Deambuló por las calles durante más de 40 años, lo que le valió su popularidad y el amor de todos los cubanos, destacándose como un personaje muy pintoresco.

Algunos dicen que su apodo se debía a una novela francesa; otros que la gente comenzó a llamarlo “El Caballero” en la Acera del Louvre, otros que fue en su época trabajando como camarero del restaurante Paris. También hay quien dice que surgió como idea del semanario humorístico Zig Zag, o que corresponde a una película francesa cuyo personaje principal era conocido como Monsieur de Paris. De cualquier manera, este sobrenombre lo representó tan bien que su nombre real pasó a ser casi innecesario.
¿Quiénes lo recuerdan?…