HomeTodo Carolina Rodrígue - Nostalgia Cuba

< Carolina Rodríguez Suárez "La Patriota","El Alma de Cuba" > Carolina Rodrígue – Nostalgia Cuba

< Carolina Rodríguez Suárez "La Patriota","El Alma de Cuba" >

Carolina Rodríguez Suárez (1825-1899), a quien nuestro Apóstol bautizara como “El Alma de Cuba”, perdió en la guerra su apellido, porque en la emigración había sido bautizada como “La Patriota”.

Para todos fue desde ese momento “Carolina la Patriota”, y no podía haber título mejor que darle a aquella nobilísima mujer, envejecida en los arenales de la Florida, respetada y querida de todos.

Estaba en todas partes, llevando el primer socorro al expatriado en la adversidad; era la primera en dar su pan al necesitado para satisfacer el hambre que lo consumía y era también de las primeras en pedir para Cuba.

Marti fue su amigo y no fueron pocas las cartas de agradecimiento y amor del Apóstol por aquella viejecita que salía cada mañana a trabajar bajo el crudo invierno norteamericano, para después donar todo su salario, o casi todo, a la independencia de Cuba.

Carolina Rodríguez nació en una calle detrás del Parque del Carmen en Santa Clara.
Conspiró durante la Guerra de los Diez Años y sufrió destierro en Isla de Pinos. Después de la Guerra Chiquita, fue deportada a los Estados Unidos, y desde allí continuó su lucha por la independencia de la Patria, y llegó a convertirse en un puntal de la emigración cubana en Tampa.

Ya cargada de años, viendo su patria libre, llegó a La Habana en Febrero de 1899. Marchó a su ciudad natal Santa Clara, y allí, olvidada de todos, sufriendo indecibles privaciones, dejó de existir el día 2 de Junio del mismo año, cuatro meses después de su arribo a la Patria redimida.

En su honor, el Ayuntamiento dispuso el 10 de junio de 1899 ponerle su nombre a la calle donde nació y murió.

Años después, por acuerdo del propio Ayuntamiento, adoptado el 4 de octubre de 1939, y del Centro de Veteranos y Patriotas de Santa Clara, sus restos mortales fueron exhumados y expuestos en capilla ardiente la noche del 26 de enero de 1940. En la mañana del 27 , víspera del natalicio 87 del Apóstol José Martí, los restos mortales de “La Patriota” fueron depositados en el Panteón de Veteranos, donde reposan actualmente.

Una de las tantas cartas que Martí le escribiera en 1893 decía así:

“Carolina muy querida:

Este ingrato, que tiene llena de retratos la casa, y cree que lo van a tachar de vanidad cada vez que dé uno; esta alma que sólo se enamora del desinterés, la caridad y la constancia, que en otras partes tienen otros nombres y en Cuba se llaman Carolina Rodríguez; este mal servidor de su país que habla de Ud. todos los días, y la quiere como a intimidad de su corazón, estará en Tampa mañana.
La abraza su

José Martí ”

A más de 120 años de su fallecimiento, muy contadas personas la recuerdan y es muy probable que las nuevas generaciones de cubanos, ni tan siquiera han oído hablar de su existencia.



Most Popular