Aprendiendo a ser libre Cómo se puede exigir libertad, sin tener idea de qué sig

3

Aprendiendo a ser libre
Cómo se puede exigir libertad, sin tener idea de qué significa ser libre, cómo quieren los cubanos ser libres, cambiando simplemente de colores el panorama político del país, imponiendo modelos poco aconsejables. Sí comenzamos con el discursito de quienes no veneran al presidente Trump, son comunistas, pues vamos por muy mal camino, no sé si se han puesto a pensar que el partido demócrata tiene casi 200 años de fundado. Cómo es posible que sean comunistas y sigan siendo entre ellos y los republicanos la fuerza política más votada en este país.
Yo quiero una Cuba libre y democrática, pero no a cualquier precio, y el capitalismo claro que es bueno e incentiva el progreso en cualquier país, pero tenemos que ser muy cuidadosos, la receta del neoliberalismo duro y puro no se puede aplicar en cualquier contexto. Me parece que lo primero que debemos hacer todos los cubanos es echar al lado, no olvidar por supuesto todo lo vivido, pero no podemos crear una nueva nación libre haciendo lo mismo, tal vez más de 60 años han sido demasiado, y por eso queremos forzar nuestros puntos de vistas y ni siquiera debatir o aceptar lo que piensan los demás.
Imponer a Dios y las reglas del partido republicano, me parece una torpeza, las religiones no pueden influir al estado, de hecho, los Estados Unidos a pesar de ser la nación con más diversidad de religiones del mundo, gracias a su constitución mantiene muy bien la distancia y permite libremente la práctica de cualquier religión. Pero los cubanos que somos más listos que nadie en vez de unirnos nos mantenemos en lo aprendido durante todas estas décadas de comunismo, si no vas a mi iglesia y eres devoto de changó o cualquier otro santo de la religión yoruba, pues ya no eres de los míos, y viceversa, yo no quiero una Cuba así, yo quiero a mi país abierto, donde puedas creer en la religión que quieras, que todas las personas puedan integrar el grupo político que deseen, simplemente tenemos que abrirnos y no dejar espacio al unipartidismo, un país no puede crecer si no tiene oposición, sin que la prensa esté controlada por papá estado.
Cómo vamos a crecer si seguimos espiando al vecino, no podemos crecer juzgando a los demás porque no piensan como tú, los cambios siempre generan crecimiento y riquezas en todos los sentidos, ya sean a nivel de hogar, empresarial como dentro de una nación, pero no los cambios de camisa o pantalón. Necesitamos cambiar nuestra mentalidad y darle espacio a gente joven que seguramente sin estar contaminados por la política o la religión harán de nuestra Cuba la nación que muchos soñamos.

Frank Cañizares