A la mujer. No hablo de Sor Juana en el Parnaso Ni de su imagen sufrida y apa

30

A la mujer.

No hablo de Sor Juana en el Parnaso
Ni de su imagen sufrida y aparente
Que un cabrón secular de voz latente
Inoculó la muerte en su regazo.

Hablo de la mujer de los remedios
Que sin remedios de la vida nace
Hablo de la mujer que en muerte yace
Sin catedrales, sin violines, sin misterios.

Hablo de la que la suerte esparce
Aunque vaya cayendo en su caída
De la que le importa nada ser creída
Hablo de la que con su sueño hace.

Hablo de una mujer de leche pura
Que nutre a sus hijos con premura.
Hablo de la mujer que en su conjuro
Ahoga en sus sollozos su ventura.

Hablo de la mujer sencilla de la vida
Que la vida diseño su fría gruta
De la que quiso adelantar su propia ida
Y se levantó y esculpió su propia ruta.
Jose A. Fidalgo Báez
2011