Aerovías Q, la aerolínea cubana permitía volar de La Habana a Miami cada una hor

2

Aerovías Q, la aerolínea cubana permitía volar de La Habana a Miami cada una hora. 🛩✈☺

Aerovías Q, la aerolínea cubana que perteneció a Fulgencio Batista

Al recorrer actualmente el Paseo del Prado en La Habana, desde su comienzo hasta el Capitolio, podemos encontrarnos en Café Prado 12, perteneciente a la cadena Habaguanex. Este sitio se inauguró en el 2012, un día 12, a las 12 del mediodía.

Si nos fijamos con detenimiento en el piso de su portal, que se ha mantenido como si fuese de construcción reciente, podemos ver un logotipo que nos indica que allí radicó Aerovías Q.

A primera vista este logotipo no ofrece mayor información, por lo que resulta imposible conocer detalles a menos que nos encontremos con alguien que nos cuente un poco sobre la historia del edificio y su logotipo, el cual cambió cuando la aerolínea pasó a manos de Fulgencio Batista.

Aerovías Q S.A. era una de las cuatro aerolíneas comerciales cubanas. La letra “Q”, con un ala en su parte superior, representa a Aerovías Q S A., la cual fue fundada el 28 de septiembre de 1945 por Manuel Quevedo Jaureguízar, quien fuera su dueño hasta 1957, cuando le vendió el 75% de las acciones a un testaferro de Fulgencio Batista. Otros accionistas eran el Coronel Francisco Tabernilla y Julio Iglesias de la Torre.

Silito Tabernilla, hijo del Mayor General Francisco Tabernilla Dolz, era quizás el mayor traficante de mercancías a través de los aeropuertos militares, lo cual era posible por su participación en Aerovías Q y a su alto cargo entre los militares.

Desde que fue fundada, Aerovías Q operaba desde el mismo aeropuerto de Columbia, haciendo uso del combustible, personal y piezas de repuesto de los militares, ya que estos la usaban para introducir el contrabando.

Los vuelos comerciales de Aerovías Q comenzaron en 1946 con una pequeña flotilla que cubría ruta hacia Nueva Gerona y otros destinos dentro de la Isla. Al poco tiempo, se incorporaron algunos DC-3, e incorporaron los Curtiss C-46, ampliando así sus destinos hacia Florida en 1947 y Mérida-Veracruz en 1949. En 1951 se suspendieron los vuelos a México, pero se mantuvieron las rutas a Florida e incluso se incrementaron algunos destinos como Palm Beach y Cayo Hueso.

Aquello era una locura… las personas llegaban en horas de la mañana al aeropuerto de Columbia en Marianao para tomar un avión a Miami (salía uno cada una hora). La gente iba de compras, de paseo, almorzaba y luego tomaba un avión de regreso y en 40 minutos ya estaba de vuelta en La Habana.

Aerovías Q llegó a tener rutas nacionales e internacionales con México, Haití y Estados Unidos, pero la las popular y más demandada era sin dudas la de Cayo Hueso-La Habana.

El costo del viaje era bastante económico y la rentabilidad de la empresa muy exitoso. Sin embargo, y como es de imaginar, con la llegada del triunfo revolucionario en 1959, este servicio desapareció.

Si pasamos actualmente por el Paseo del Prado, justo por la esquina que hace un cuchillo con la calle San Lázaro, en el inicio de esta calzada y muy cerca del Malecón, se recomienda que mientras disfrutas de tu paseo te acerques con disimulo, mientras la brisa del mar te acaricia, al portal del edificio y mira hacia tus pies para que puedas ver un pedazo de la historia de Cuba.

La historia solamente se puede borrar en libros, lo que ocurrió realmente siempre se nos va a mostrar, de una forma o de otra.

Fuente: Cubacute.com