HomeTodoSi exceptuamos el edificio de la esquina de Infanta y Carlos III,...

Si exceptuamos el edificio de la esquina de Infanta y Carlos III, acera de los p

Si exceptuamos el edificio de la esquina de Infanta y Carlos III, acera de los pares, que ocupó durante muchos años la funeraria San José, no hay grandes mansiones en esta calzada. La vivienda en ella es más bien popular, sobre todo las casas individuales, y más de clase media en algunos de los edificios de apartamentos.

Abundaban allí —quedan algunos— los establecimientos de servicio y las fábricas. La Pennino Marble Co., procesadora de mármol y granito, en la esquina con Desagüe. La fábrica de muebles de Orbay y Cerrato, en la esquina de Amenidad. Frente, la Canada Dry S.A., embotelladora de refrescos Ginger Ale, Spur Cola y Naranja, así como el agua carbonatada de esa marca, con casa central en Canadá.

El local, hoy vacío, de las Lámparas Quesada, para la exhibición y venta de objetos del hogar, empresa asentada en La Habana —venía de Santiago de Cuba— en 1928, con sucursales en las capitales de provincia y representaciones en Panamá, Venezuela, República Dominicana y Puerto Rico. En los portales de Quesada, pernoctó durante años el Caballero de París. En el bar de enfrente, si se cruza Infanta en diagonal, se han degustado durante años los mejores ostiones de La Habana.

En la esquina de Benjumeda se halla la funeraria La Nacional. Su propietario —dueño asimismo de la casa mortuoria de Calzada y K— fue, dice Guillermo Jiménez en su libro Los propietarios de Cuba, la figura más destacada del giro funerario en la Isla. Sus intereses abarcaban desde la venta de flores y coronas hasta de panteones, ya que él y sus hijos eran fuertes propietarios de bóvedas y terrenos en el cementerio de Colón. José R. Rivero, que así se llamaba el personaje, comenzó con un modesto negocio de venta de flores en los portales de Diez de Octubre y Concepción, en Lawton. Corrían los años 20 del siglo pasado. Le fue bien y con 500 pesos que pidió prestados abrió el jardín Tosca. Lo demás vendría después.

La revista Carteles, en la esquina de Peñalver, llenó toda una época en la vida cubana. Comenzó a aparecer en junio de 1919 y dio a conocer su último número el 31 de julio de 1960. Una excelente revista gráfica que mediante reportajes, entrevistas y artículos abordó los más importantes acontecimientos político-sociales de Cuba y el mundo. Divulgó asimismo de manera sistemática cuentos policiales y fantásticos de autores extranjeros y lo mejor de la cuentística hispanoamericana y cubana. Por allí pasaron en diferentes épocas Emilio Roig (director literario), Conrado W. Massaguer (director artístico) y Alejo Carpentier, como jefe de Redacción, y figuraron entre sus numerosos colaboradores Onelio Jorge Cardoso y Virgilio Piñera, y también Luis Gómez-Wangüemert, Rafael Suárez Solís, Enrique Núñez Rodríguez, Oscar Pino Santos y Raúl Corrales. En Carteles hizo sus primeras armas, siendo aún adolescente, el fotógrafo Ernesto Fernández, premio nacional de Artes Plásticas.




Most Popular