Restaurante 1830 historia.

1

Restaurante 1830 historia.

La edificación, situada junto al “Torreón de La Chorrera” (avenida Malecón y calle 22), se construyó a mediados del siglo XIX. Albergó al “Restaurante Arana”, identificado fundamentalmente por dos de los platos que ofrecía: el “Pollo a la Chorrera” y el “Bacalao a la Vizcaína”.

A inicios del siglo XX, fue transformada y acogió al Hotel “La Mar”, destino de las procesiones de la Virgen del Carmen, que partían de la Iglesia “El Carmelo”.

A finales de los años 20 fue adquirida por Carlos Miguel Tranquilino de Céspedes y Ortiz Coffigny (El Dinámico) quien, entre otros cargos, ocupó el de Secretario de Obras Públicas (1925-1992) en el gobierno del General Gerardo Machado Moráles. La convirtió en “Villa Miramar”, una residencia para su madre. Allí construyó un embarcadero, base de su yate “Miramar”, y una “isla” japonesa llamada “Koisima” (isla del amor), con su bello jardín considerado el primero de su tipo en Cuba, que incluía un puente entre otros objetos ornamentales. Este dato habría que verificarlo pues, según el Diario de la Marina, el 9 de septiembre de 1898 había llegado a Cuba el primer japonés con el fin de establecerse en la isla, a los que siguieron otros. Como sabemos las tradiciones viajan con las personas. Lo que sí debe haber ocurrido es que éste fuera, por amplio margen, el más suntuoso.

Su mezquita se dice que fue construida con azulejos traídos de “La Cartuja” de Sevilla, mientras que la cúpula de la glorieta fue trasportada pieza a pieza desde la India.

En 1933 fue saqueada a raíz de la caída de Machado – poco antes parte de sus habitantes se habían refugiado en la embajada británica. Sin embargo, su dueño la restauró luego de regresar a Cuba en 1937. Allí vivió hasta su fallecimiento el 8 de junio de 1955. Tenía 74 años de edad.

Un incendio prácticamente la destruyó. Fue adquirida por la familia Currais, que la convirtió en una sucursal del “Restaurante La Zaragozana” del que eran propietarios desde 1930. Ese local había inaugurado en 1830 como la “Fonda de la Muralla”. El nuevo restaurante fue llamado “1830”.

En la actualidad, forma parte del “Conjunto Recreativo 1830”, perteneciente a la Empresa Extrahotelera “Palmares”.

La fotografía corresponde al jardín japonés, en los años 20s del XX. El otro lado de la orilla del Almendares, lo que devino en el reparto Miramar, se encontraba prácticamente despoblado.

Publicación de Vistaalmar Guadis
Compartido por Yenier Jorge Lavoi Alemán