HomeTodoRAÍCES Y MEMORIAS Por.

RAÍCES Y MEMORIAS Por.

RAÍCES Y MEMORIAS

Por. Prof.Emba Milian Bernal(Historiador) protegido por derecho de autor.

EL COMBATE DEL MACHETEO DE LA GUERRILLA DEL CALABAZAR
(20 sep 1896)

ANTECEDENTES

A mediados de septiembre de 1896, el coronel Juan Delgado es informado que fuerzas de los batallones de San Quintín y El Reina, estacionados en Calabazar se disponían a recoger todo el ganado de los alrededores con el objetivo de cortarles los abastecimientos y todo medio de alimentación a las Fuerzas Liberadoras. Enterado también que tropas españolas con el apoyo la guerrilla de Calabazar llegarían a las cercanías de la finca La Cuchilla, próxima al lugar donde se encuentran hoy el reparto El Globo, Se dispuso con solo treinta y seis hombres a atacar la columna española integrada por ciento doce soldados bien armados al mando de un Capitán de regulares.

LA ACCION

El 20 de Septiembre de 1896, hace exactamente 125 años las aguerridas fuerzas cubanas dirigidas por le valiente coronel mambí, se disponen a hacerles frente, a la columna enemiga .El coronel Dionisio Arencibia, segundo jefe del destacamento cubano recibió la orden de atacarlos con parte de sus hombres en la finca La Cuchilla, a la que los españoles habían quemado la casa de vivienda, mientras Juan Delgado y el Capitán José Miguel Hernández cargarían al machete por el Callejón del Patrón. Fue oportuno el movimiento y tan simultáneo el ataque que las tropas colonialistas se creyeron copados y haciendo fuego, se fueron retirando por el Callejón de la Pica – Pica. La carga de los cubanos fue tan rápida y el macheteo tan efectivo, que le hicieron al enemigo setenta y nueve bajas.La fuerza cubana lamentó por su parte la muerte del sargento Tomás Negrín, combatiente muy querido en la comarca. Al notar Juan Delgado que el Capitán español acababa de matar a Negrín, le tiró con tal fuerza un machetazo que le separo la cabeza del cuerpo.

DERROTA DE LAS FUERZAS COLONIALISTAS

Diezmados y en presencia de la muerte de su Jefe, la tropa española se dispersó después de haber sufrido una vergonzosa derrota. Horas después del combate, la Guardia Civil y los Voluntarios, utilizando la amenaza y el terror, ordenan a los vecinos se mantuvieran en sus casas con puertas y ventanas cerradas. El propósito era que nadie viera pasar por las calles del poblado las carretas que conducían los cadáveres de los soldados que tenían por destino una fosa común en el cementerio local.

REACCION DE LA PRENSA

Al día siguiente la prensa al servicio de la metrópolis publicaba un parte militar del Estado mayor que expresaba lo siguiente:

“… una concentración de fuerzas insurrectas de más de mil hombres al mando de varios cabecillas sorprendieron en las cercanías de Calabazar a un pequeño grupo de soldados causándoles varias bajas, pero sufriendo los rebeldes un verdadero descalabro con la perdida de más de 45 hombres…” .

Con la deformación de los hechos, el gobierno colonial pretendía restar importancia a sus continuas derrotas.

fOTOS: Coronel Juan Delgado. La otra imagen Coronel Dionisio Arencibia y el Capitan Jose Miguel Hernandez. La ultima foto un ploano que reproduce la distribucion de fuerzas en la accion, una de las principales en las proximidades de la capital.




Most Popular