Muy cerca de la patrimonial y exuberante Necrópolis de Colón en la ciudad de La

28
Muy cerca de la patrimonial y exuberante Necrópolis de Colón en la ciudad de La Habana, hay otro camposanto que bien vale una visita por su interés histórico y tradicional: el Cementerio Chino. ¿Un gran sitio de enterramiento de chinos en la isla del Caribe? Pues sí, allí hubo una importante colonia asiática y quedan muchos descendientes aún.
El lugar ocupa la manzana delimitada por las calles 26, 28, 31 y 33, en el barrio de Nuevo Vedado, y su entrada principal la encontramos en la arteria 26, de frente a la avenida Zapata.
En el siglo XIX muchos chinos fueron contratados para trabajar en Cuba en duras condiciones, equiparables a los de los negros esclavos, con la diferencia de que los asiáticos eran legalmente libres. Entre 1847 y 1874 llegaron unos 150 mil, sobre todo hombres.
El camposanto fue construido por el arquitecto Isidro Rivas. Se supone que la intención de realizarlo estuvo desde 1868, pero finalmente no se logró inaugurarlo hasta 1893.
Las gestiones para la definitiva construcción de la obra comenzaron en la década de los 80 de ese siglo, impulsadas por el primer Cónsul General de China en La Habana, el señor Liu Lia Yuan. Hasta entonces los colonos de su país, muertos en la isla, se sepultaban en el cementerio de los ingleses, en el de San Antonio Chiquito y en el Cristóbal Colón.