Monumento al Soldado Chino.

15

Monumento al Soldado Chino. Integrado por una base octogonal sobre la que se alza la sobria columna negra, contiene una inscripción con la frase de Gonzalo de Quesada que atestigua: ¨No hubo un chino cubano desertor. No hubo un chino cubano traidor¨.
Se ubica en el triángulo formado por la unión de las calles L, Línea y 15, en el Vedado, donde existe un parque con bancos, luminarias, árboles y jardines bien cuidados. Allí está ubicado el monumento, erigido el 10 de octubre de 1931, a la memoria de los chinos que combatieron por la independencia de Cuba.