LA GUAYABERA.

1

LA GUAYABERA. SU ORIGEN

El origen de la guayabera sigue siendo un misterio. Diversas regiones se disputan el origen de esta prenda desde México y otros países hispanoamericanos hasta las Filipinas.

Una de las versiones establece su origen en México en las regiones de Veracruz y la península de Yucatán. Esta teoría establece que es desde estas zonas de México y a través del intercambio comercial, que la prenda llega a las islas del Caribe y a Filipinas a través del Galeón de Manila.

Guayabera para hombre y mujer
Algunos especulan que la prenda existía en Filipinas antes de la llegada de los españoles. No se cuenta con una historia confiable que narre el origen de la prenda. Hay varias leyendas; una cuenta que por el año 1709 un campesino de Sancti Spíritus Cuba le pidió a su esposa que le hiciera una camisa cómoda para trabajar en el campo. La señora cumplió el encargo sin saber que iba a popularizarse. Otra de las leyenda cuenta que un inmigrante español en el siglo XVIII montó una sastrería en la villa de Sancti Spíritus, donde vendía camisas largas con bolsillos cómodos para guardar tabacos, es decir, una prenda similar a la actual guayabera. Aunque no esclarecido, otra historia es que la primera denominación fue “yayabera”, por usarse en la zona del río Yayabo. Pero se dice que los campesinos acostumbraban acopiar guayabas y a guardarlas en sus grandes bolsillos. De ahí que cambiara pronto el nombre por el de guayabera.

Otra región que reclama el origen de la guayabera es Baní, República Dominicana por su arraigada cultura de recolección de guayabas en la zona. El folklore narra que la esposa de un hacendado le agregó bolsillos extra a la camisa su esposo para que este retornara con más frutos de guayaba recolectados, sin necesidad de ocupar ambas manos. Esta teoría respalda que la guayabera haya llegado a Cuba a través del libertador dominicano Máximo Gómez, quien ayudara al pueblo cubano en su guerra de Independencia cubana en 1868. El tiempo permitió diversas variaciones, no solamente en su nombre, sino también en su estilo.