La Constitución cubana de 1940. Ampliamente considerada una de las constitucione

13

La Constitución cubana de 1940. Ampliamente considerada una de las constituciones más progresistas de su época, contenía elementos como la reforma agraria, educación pública, salario mínimo y otros programas sociales. Estaba compuesta por 286 artículos, en 19 secciones.
La constitución de 1940 (a) reconoció el voto como un derecho, una obligación y una función del pueblo; (b) reforzó y continuó la previamente establecida forma de gobierno, específicalmente republicana, democrática y representativa; (c) confirmó los derechos individuales y los privilegios, incluyendo el derecho a la propiedad privada; e (d) introdujo la noción de los derechos colectivos.

Bajo la constitución de 1940, permaneció la separación entre los tres poderes del Estado, pero con obvias distinciones: (a) se introdujo el cargo de primer ministro; (b) el poder ejecutivo se convirtió en semiparlamentario, siendo la mitad de sus ministros también congresistas; y (c) el Congreso fue modificado a un miembro por cada 35,000 ciudadanos o una fracción mayor de 17,500, y a nueve senadores por provincia.

La constitución de 1940 ratificó la autoridad e independencia del poder judicial. Específicamente, la rama judicial permaneció autónoma y con el poder de nombrar jueces y magistrados. Al igual que en la Constitución cubana de 1901, y la de Estados Unidos, la Corte Suprema era designada por el presidente y confirmada por el Senado. Además, la Constitución de 1940 instituyó una Corte de Garantías Sociales y Constitucionales, conocida como la Corte Constitucional, bajo la jurisdicción de la Corte Suprema. La Corte Constitucional debía atender y solucionar las disputas y violaciones laborales y constitucionales.

Bajo la constitución de 1940, los gobiernos provinciales fueron abolidos. Los consejos provinciales perduraron, pero estaban ahoran compuestos por los alcaldes de varios municipios incorporados en cada provincia. Se eliminó el poder del gobernador para suspender a los alcaldes, mientras que los municipios obtuvieron el derecho a gravar impuestos locales. Los gastos públicos y el presupuesto a todos los niveles pasó a estar sujeto a un oficial ministerial, bajo el auspicio de la nueva Corte de Administración Pública. También se instituyó una Corte de Obras Públicas.

La cláusula sobre la enmienda constitucional fue reforzada estrictamente en la constitución de 1940. Se requería una convención constitucional para modificar el lenguaje de la Constitución. El Congreso fue autorizado a realizar reformas menores al documento, y los siguientes requerimientos fueron adheridos: (a) quorum (sesión conjunta); (b) dos tercios de los votos totales de los legisladores; y (c) las enmiendas propuestas necesitaban ser aprobadas en dos sesiones legislativas consecutivas. La constitución de 1940 también podía ser modificada por referéndum.

La diferencia más notable entre la constitución de 1901 y la de 1940 fue la adición de la protección constitucional en los asuntos relacionados a la familia, la cultura, la propiedad y el trabajo. Sin tener antecedentes constitucionales, ni experiencia en la protección de los derechos sociales, los redactores de la constitución de 1940 usaron como modelo la Constitución española de 1931 y Constitución de Weimar alemana de 1919.

Fue implementada durante la presidencia de Federico Laredo Brú (1936-1940) y entró en vigor el 10 de octubre de 1940. Estuvo principalmente influenciada por las ideas que inspiraron la Revolución cubana de 1933

A pesar del hecho de que algunos partidos políticos habían rehusado participar en algunas elecciones anteriores anticipando el fraude del gobierno en el poder, todos los partidos presentaron candidatos para la elección de una Asamblea Constitucional en noviembre de 1939. Además de los varios partidos, se encontraban los dos líderes que habían dominado la escena política cubana desde el derrocamiento del General Gerardo Machado en 1933: el Expresidente Ramón Grau San Martín y Fulgencio Batista, el Jefe del Ejército, quien había sido el verdadero poder tras los últimos presidentes.

Cada uno maniobró para formar coaliciones, pero el interés público solamente fue suficiente para producir un resultado de 57% de los votantes. Los 76 delegados de nueve partidos políticos primero eligieron a Grau como presidente de la convención, pero fue removido cuando los delegados del Partido Conservador, quienes habían hecho campaña contra Batista, se cambiaron de bando y apoyaron al candidato de Batista para el cargo, Carlos Márquez Sterling.​

La asamblea debatió públicamente durante seis meses y adoptó la constitución en el Capitolio de La Habana. Fue firmada el 1 de julio de 1940, en Guáimaro, Camagüey, como tributo a los independentistas cubanos que firmaron allí la Primera Constitución de Cuba en 1869. Un embajador estadounidense en Cuba, Philip Bonsal, posteriormente comentó:​

El producto final fue generalmente considerado como iluminado y progresista. Reflejó las serias consideraciones sobre las experiencias y problemas de Cuba. Conformó las esperanzas y aspiraciones de muchos. Algunas de sus cláusulas tal vez fueron, como afirmaron particularmente los conservadores, impracticables. Contuvo un número de provisiones que requerían ser implementadas por el Congreso. Dicha legislación, en particular la que afectaba las propiedades de las clases dominantes y sus aliados estadounidenses, no fue aplicada o fue pospuesta hasta el mismísimo final de los doce años durante los cuales estuvo vigente la constitución….
Por ejemplo, la Constitución estableció como política nacional restricciones en la extensión de las tierras, pero dichos principios nunca fueron convertidos en ley.​

Historia

La constitución de 1940 estuvo en vigor durante 12 años hasta que, en 1952, tras el Golpe de Estado del General Fulgencio Batista, quedó suspendida.

En 1953, el manifiesto de Fidel Castro "La Historia me absolverá" declaró la restauración de la constitución de 1940 como uno de los principales oobjetivos de su movimiento revolucionario. En 1957, él y otros dos anunciaron en el "Manifiesto de la Sierra Maestra" su intención de restaurar dicha constitución, si lograban derrocar la Dictadura de Batista. Pero Fidel Castro jamás cumplió esa promesa. Dieciocho años después de llegar al poder, en 1976, el Partido Comunista de Cuba propuso y aprobó adoptar una nueva constitución en la isla, la Constitución cubana de 1976, que redefinió al país como un Estado socialista de partido único, bajo la dirección del Partido Comunista de Cuba y reemplazó el cargo de Primer Ministro de Cuba con un presidente ejecutivo.

Signatarios

Los signatarios fueron:​

Antonio Bravo Acosta
Salvador García Agüero (PSP)
César Vilar Aguilar
Aleida Hernández de la Barca
Eusebio Mujal Barniol (PRCA)
Nicolás Duarte Cajides
Blas Roca Calderío (PSP)
Francisco Alomí y Álvarez de la Campa
Manuel A. Orizondo Caraballé
Mario Robau Cartaya
Salvador Acosta Casares
José A. Fernández de Castro
Antonio Bravo Correoso
Mario E. Díhigo
José Manuel Casanova Diviño
Emilio A. Laurent Dubet
Manuel Dorta Duque
Ramón Granda Fernández
Miguel A. Suárez Fernández (PLC)
Antonio Martínez Fraga
Romárico Cordero Garcés (PSP)
José Manuel Cortina García, Presidente de la "Comisión Coordinadora de la Convención Constituyente"
Ramón Corona García (PRCA)
Rafael Álvarez González
Manuel Benítez González
Ramiro Capablanca Graupera
Juan Cabrera Hernández
Rafael Guas Inclán (PLC)
Juan B. Pons Jané
Gustavo Moreno Lastres
María Esther Villoch Leyva
Miguel Coyula Llaguno (CND)
Francisco José Prieto Llera
Mariano Esteva Lora
Francisco Ichaso Macías (ABC)
Orestes Ferrara Marino (PLC)
Ramón Grau San Martín (PRCA)
José R. Andréu Martínez
Fernando del Busto Martínez
Simeón Ferro Martínez
Esperanza Sánchez Mastrapa
Manuel Mesa Medina
Delio Núñez Mesa
Alberto Boada Miquel, Secretario de la "Convención Constituyente"
Francisco Dellundé Mustelier
Pelayo Cuervo Navarro (PRCA)
Amaranto López Negrón
Emilio Ochoa Ochoa (PRCA)
Santiago Rey Perna
Emilio Núñez Portuondo (CND), Secretario de la "Convención Constituyente"
Joaquín Meso Quesada
Alberto Silva Quiñones
Felipe Jay Raoulx
Fernando del Villar de los Ríos
Felipe Correoso y del Risco
Eduardo René Chibás Rivas (PRCA)
Jorge Mañach Robato (ABC)
Manuel Parrado Rodés
César Casas Rodríguez
Arturo Don Rodríguez
Félix García Rodríguez
Primitivo Rodríguez Rodríguez (PRCA)
Joaquín Martínez Sáenz (ABC)
Adriano Galano Sánchez
Jorge A. Mendigutía Silveira
Carlos Prío Socarrás (PRCA)
Carlos Márquez Sterling, Presidente de la "Convención Constituyente"
Manuel Fueyo Suárez
Alfredo Hornedo Suárez
Miguel Calvo Tarafa
Quintín Jorge Vernot
Juan Marinello Vidaurreta (PSP)

Descargar el texto completo en pdf
https://jcguanche.files.wordpress.com/…/cuban-studies-2017-…