Hola amig@s aquí les regalo la super Maravillosa historia de : LA C

21

Hola amig@s🙋‍♂️ aquí les regalo la super Maravillosa👌 historia de :👇

🏠😍LA CASA MASIA L´AMPURDÁ 🏠😍

Una de las más bellas construcción Modernista del Art Nouveau en Cuba🇨🇺
El catalán Mario Rotllant es posiblemente el autor del conjunto más importante de arquitectura modernista de La Habana, con más de treinta edificios de diferentes características. Su formación, como escultor, en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona y su experiencia en el taller de ebanistería familiar le aportaron, a su indudable talento, la capacidad de desarrollarse exitosamente en el arte de la arquitectura.

En 1906 viaja a nuestro país, donde decide residir, y dos años después establece su primer taller, “Fundición de cemento Mario Rotllant”, en la calle Monte 250, dedicada a la confección de piezas prefabricadas de cemento, de diferentes estilos, para la ornamentación de fachadas, asumiendo también trabajos de diseño y ornamentación de edificios. Del que pudiera considerarse el más importante representante del “Art Nouveau” cubano, salieron algunos de los más importantes ejemplos con el uso de la arquitectura del molde.

Para 1911 ya era considerado como uno de los más importantes proyectistas de fachadas modernistas de Cuba, por lo que recibe un reconocimiento en la “Exposición Nacional de Agricultura, Industrias, Artes y Labores de la Mujer” de ese año. De esta etapa podemos destacar la casa Victorio Fernández, en la calle Gervasio 417; y el Palacio Díaz Blanco, en Belascoaín 1058.

Ese mismo año se traslada, para ampliar sus talleres, a las calles Benjumea y Franco, donde ya asume tanto la proyección como la realización de las obras. Es a partir de este momento que el uso de cerámica tomara un papel fundamental en su obra.

En 1914, tras incursionar en proyectos de diversos estilos, es que comienza un período, al que podemos llamar de “casas catalanas”, caracterizado por la utilización de azulejos y algunas piezas escultóricas aplicadas a las fachadas. Dos de las casas que destacan en ese período son la casa de Agustín Gutiérrez en Santa Catalina 209 y la “Masia l´Ampurdá” en Gertrudis No.152. Es en esta casa donde logra expresarse con más fuerza en el uso de la cerámica como elemento definitorio de la obra en su conjunto.

Podemos considerar que esta casa tiene características de una “masía”, es decir, un tipo de construcción rural, muy frecuente en todo el este de la península Ibérica y sur de Francia. Realizada en estilo modernista o Art Nouveau, que desarrolla conceptos arquitectónicos basados en la naturaleza. La Masia l´Ampurdá, construida en 1918, era propiedad de un catalán y está ubicada en el barrio que conocemos como El Sevillano en la Víbora.

La obra, realizada en conjunto con el arquitecto Ignacio de la Vega, se proyecta y construye como un edificio de grandes dimensiones conformado por un semisótano, dos plantas, una torre mirador y un pequeño jardín. Las columnas interiores están hechas con mármol jaspeado y, al igual que el techo, tienen decoración floral.

Las paredes interiores decoradas con azulejos relieves e incluso con pinturas realizadas a mano. Un pasillo transversal recorre la planta principal alrededor del cual se ubican las diferentes estancias de la casa. Al final de este pasillo, y delante de una capilla, se destaca una singular fuente también realizada con piezas cerámicas no regulares.

El exterior de la casa es también muy atractivo y su solución es poco frecuente dentro de nuestra arquitectura cubana. Tiene dos pérgolas recubiertas con mosaicos, bancos exteriores que recuerdan a los del “Parque Güell”, en Barcelona, España, y los azulejos del suelo tienen geometría lineal, utilizando como motivo agrícola el símbolo de swástica, por su semejanza con las astas de un molino de viento. En el exterior se encontraba una estatua de bronce de un caballo, que “desapareció” en el año 1961.

Fachadas, suelos y elementos decorativos del jardín, dentro de los que se incluyen los bancos y relojes de sol en la torre mirador, se encuentran revestidos con una combinación de azulejos con predominio de color verde. El conjunto, sin dudas modernista, no deja de tener también una influencia de la arquitectura islámica. Los materiales utilizados, de la mejor calidad, fueron importados, incluida la reja de la entrada y los coloridos vitrales.

Sus dueños originales, un catalán y una alemana, fueron los que la nombraron la “Masía L´Ampurdá”. El Ampurdán (en catalán y oficialmente, “Empordà”) es una comarca histórica de Cataluña, situada en la provincia de Gerona, lo que hace posible pensar que fuera lugar de procedencia de su propietario. A su muerte, la casa cambia de dueño pasando a manos de los dueños de la tienda “La época”, los que al parecer no la habitaron. En 1949 se establece la “Escuela de Comercio de la Institución Lines”.

También sirvió como sede de uno de los primeros estudios cinematográficos del país, el “Golden Sun Pictures”, fundado y dirigido por Ramón Peón, importante realizador en los tiempos del cine silente y director de películas como “La virgen de la Caridad” (1930) y “El romance del palmar” (1938).

Sus propietarios, antes de aplicarse la Leyes de Nacionalización, en 1960, cedieron la casa al estado cubano, y posteriormente se convirtió en la escuela primaria “Andrés Gonzáles Lines”.

Algo bastante inusual, afortunadamente la casa se conserva en buen estado y mantiene la antigua estructura, excepto la capilla. Incluso los vitrales se encuentran en buen estado. El conjunto es considerado de valor patrimonial, con carácter nacional.