Hola Amigos a petición de una señora miembro del grupo les traigo la historia o

12

Hola Amigos👏 a petición de una señora miembro del grupo les traigo la historia o algo sobre el Palacete, hoy casa de la cultura de Centro Habana.
Este inmueble fue construido en la primera mitad del siglo XX, en el año 1941 por el entonces senador Alfredo Hornedo Suárez, quien se estableció en la lujosa residencia, recién contraídas nupcias, hasta el año 1959, año en que abandonó el país y emigró a los Estados Unidos de Norteamérica. Hornedo aunque de ascendencia muy pobre (fue chofer de una familia adinerada), con el tiempo y como forma de responder a las humillaciones de raza era mestizo, se convirtió en millonario con aspiraciones políticas. Fue el principal propietario de dos periódicos mediante la Compañía Empresa Editorial El País S.A. y socio de un tercero, la Editorial El Crisol S.A., presidía la primera editora del matutino Excélsior y del vespertino El País, ubicados en Reina y Manrique y era socio de la segunda, editora del periódico vespertino El Crisol.

Propietario del Mercado Único que comprendía las calles Monte, Cristina, Arroyo y Matadero. Propietario y presidente del Casino Deportivo de La Habana, un club privado de socios con derecho a su balneario mediante el pago de cuota, en Primera entre 2 y 8 Miramar, que era un centro de esparcimiento de la HBYCC y HYC, debido a su raza mestiza. No obstante, no llegó a gozar del favor de las clases altas. También fue propietario del Teatro Blanquita -inaugurado en 1950 y bautizado con el nombre de su primera esposa en Primera y 10, Miramar, hoy Teatro Karl Marx, reputado en su tiempo como el mayor del mundo con 6600 lunetas. Propietario del Hotel Rosita de Hornedo -bautizado con el nombre de su segunda esposa-, hotel residencial con 172 apartamentos y 11 pisos en Avenida Primera entre O y 2, Miramar hoy Edificio Sierra Maestra).

Propietario también del Club de Cazadores de La Habana del Reparto Casino Deportivo, así como innumerables bienes inmuebles. Se dice que son incontables las anécdotas y pasajes de la vida de la familia Hornedo, elementos que envuelven a la bella casa de cierto aire legendario y fantástico capaz que aumentan el interés de quienes la visitan en la actualidad. La concepción arquitectónica del lugar es de exponente ecléctico, como muchas construcciones de la época. En ella se destacan como valores arquitectónicos fundamentales la presencia de patios interiores con elementos ornamentales tales como: pequeñas fuentes o surtidores y estanques, así como maseteros con plantas ornamentales que garantizan un ambiente fresco y acogedor.
Vivienda

Abunda en toda la vivienda maderas preciosas en sus puertas, ventanas y techos, se denota el empleo de materiales constructivos de extraordinaria calidad, como son los mármoles, los herrajes, la piedra de cantería de sus paredes… Sumados a todo ello están los bellísimos vitrales policromados de alta calidad y diseños exclusivos, muchos de ellos exportados desde Italia y España, realizados por maestros en la materia. Alfredo Hornedo, era un personaje de la política, quien comenzó una aprovechada carrera política como concejal, que lo llevó primero a la Cámara de Representantes y luego, en varias oportunidades, al Senado de la República, incluso en 1940 formó parte de la Convención Constituyente. Fue elegido concejal en el año 1914 y se integró al llamado Cenáculo, un grupo de políticos liberales que llegó a dominar el municipio, quienes apoyaban al alcalde de la ciudad y al general Machado, entonces presidente de la República. En 1916 ya Hornedo era el presidente del Ayuntamiento, posición que le permitió obtener en 1918, la concesión del Mercado General de Abasto y Consumo, que se inauguraría en 1920: el conocido Mercado Único de La Habana, para la venta de productos agropecuarios. Su concesión prohibía la existencia de cualquier otro establecimiento similar en un radio de dos y medio kilómetros y la apertura de casillas de expendio en un radio de 700 metros, convirtiéndolo así en un verdadero monopolio. La construcción del Mercado Único requirió una inmensa inversión y Hornedo recibió licencia para operarlo por treinta años. En el año 1957 se inició la ruptura del monopolio con la inauguración del Mercado Público de Carlos III, edificado casi frente por frente a la casa donde vivía la familia Hornedo.
Así llegaría el año 1959 y en ella se instauraron varias organizaciones hasta lo que es hoy.

Tomado de Ecured