El Reina Mercedes se inauguró en 1886, por iniciativa del doctor Emiliano Núñez,

21

El Reina Mercedes se inauguró en 1886, por iniciativa del doctor Emiliano Núñez, uno de los grandes de la Medicina cubana, y gracias a los donativos que hicieron con ese fin don Joaquín Gómez, la señora Josefa Santa Cruz de Oviedo y Salvador Samá, marqués de Marianao, a los que se unió el dinero aportado por el Ayuntamiento de La Habana y que provenía de la venta de los terrenos del viejo hospital de San Juan de Dios.

Sus características constructivas y la distribución de sus áreas interiores hicieron que se le considerara en su tiempo una obra perfecta en su tipo, y todavía en 1922 el doctor Jorge Le Roy Cassá, una autoridad en la materia, afirmaba que por sus servicios nada tenía que envidiar ese hospital a los mejores del mundo.

Importantes especialidades se desarrollaron allí. En el hospital Mercedes, Francisco Domínguez Roldán introdujo la Radiología; Ángel Arturo Aballí desarrolló la Pediatría; Raimundo Menocal acometió la lucha contra las enfermedades venéreas y Nicolás Puente Duany dio inicio a la Cancerología en la isla. Muchos otros profesionales desplegaron una labor excepcional en esa institución que no se libró, sin embargo, de verse afectada por la desmoralización y la desidia que durante la República imperó en el sector de la salud pública.

En 1954 se estimó conveniente su traslado, y un modernísimo edificio monobloque de ocho plantas y 300 metros de frente, —el actual hospital Comandante Manuel Fajardo— se construyó en el mismo Vedado para darle albergue.

El Reina Mercedes fue demolido entonces, y sus terrenos, que en 1886 costaron 7 000 pesos, se vendieron en 300 000 a la Compañía Constructora Monterrey, que proyectaba edificar allí, se dice, un hotel de 600 habitaciones. El proyecto quedó en el aire con el triunfo de la Revolución, y el terreno enmarcado entre las calles 23, L, K y 21 se acondicionó como un parque de exposiciones y recreación, administrado por el Instituto Nacional de la Industria Turística (INIT), que también desaparecería para dar paso a la Heladeria Coppelia.