Duo inolvidable, fueron sinónimo del humor, pero también de la inocencia de la i

23

Duo inolvidable, fueron sinónimo del humor, pero también de la inocencia de la infancia. Hasta el día de hoy, la imagen de Laurel y Hardy el Gordo y el Flaco, como se los conoció en Latinoamerica despereta sonrisas en espectadores de todas las edades. Representan también la genialidad de los primeros días del cine, cuando todo lo que hoy es lugar común no había sido inventado todavía. Hace 90 años comenzaron a trabajar juntos y protagonizaron 72 cortometrajes y 23 largos. A lo largo de tres décadas, el gordo y el flaco se convirtieron en los favoritos del público, gracias a su humor sencillo y sin rebuscamientos, donde se exagera la violencia física y abundan los pastelazos, muy común en los dibujos animados. Oliver Hardy ( el gordo ) murió a los 65 años, el 7 de Agosto de 1957. Oliver Laurel, su gran amigo, totalmente devastado, no pudo acudir al funeral por prescripción médica. La prensa reprodujo sus sentidas declaraciones : era como un hermano para mi. Este es el final de la historia de Laurel y Hardy. El flaco sobrevivió 8 años a su gran amigo y no volvió a pisar un Set como actor, dedicándose sus últimos años a escribir guiones y scketches para otros cómicos. En 1961 se le otorgó un Oscar honorario por su contribución a la Industria Cinematográfica. En 1964 se le detesto cáncer en el paladar y finalmente murió de un ataque cardíaco el 23 de febrero de 1965. Tenía 74 años. En su funeral, al que asistieron personajes legendarios como Buster Keaton, una gloria del cine mudo, Danny Kaye y Dick Van Dyke, que pronunció la oración fúnebre: En los pasillos del cielo ya se escuchan risas divinas, dijo Esta es la triste historia de una de las más populares y conocidas parejas de cómicos del siglo XX : los geniales Oliver Hardy y Stan Laurel. El Gordo y El Flaco.