"Cisneros, un cubano que fue profeta en Colombia" Por: Taimí Antigua

7

"Cisneros, un cubano que fue profeta en Colombia"
Por: Taimí Antigua Lorenzo

Dicen que "nadie es profeta en su tierra", y parece cierto el refrán. Hubo un gran cubano, el ingeniero civil y empresario, Francisco Javier Cisneros, cuya obra y legado perduran en Colombia, aunque en Cuba no es muy conocido. Este notable cubano nació en Santiago de Cuba el 28 de diciembre de 1836 en el seno de una familia de origen español.
Se graduó como ingeniero en la Real y Literaria Universidad de La Habana y completó su formación en París y en Nueva York, especializado en el Instituto Politécnico Rensselaer.
Al regresar a Cuba fue nombrado ingeniero-jefe de una compañía británica, dirigió los trabajos de construcción de ferrocarriles en la región central de la isla.
También ejerció el periodismo, en el que se inició como colaborador del periódico reformista El Siglo. Al momento del estallido independentista de 1868 era director del periódico habanero El País.
Pero al estar perseguido por los españoles tuvo que huir a New York, donde adoptó la ciudadanía estadounidense. Desde allá organizó siete expediciones revolucionarias a la Isla, la mayoría exitosas, e incluso publicó el libro “Verdad histórica de los sucesos de Cuba”. En esos años Cisneros fue apresado en tres oportunidades.
Como revolucionario tuvo su participación más sobresaliente en la Guerra de los Diez Años en el marco de las guerras cubanas de independencia del siglo XIX.
En enero de 1870 desembarcaron en Cuba los expedicionarios del barco de vapor Hornet, compuestos por sesenta colombianos y seis cubanos. Entre los miembros del grupo se encontraba el colombiano José Rogelio del Castillo y Zúñiga, quien alcanzó los grados de general de división del Ejército Libertador cubano. Los rebeldes cubanos habían adquirido el Hornet en Estados Unidos para armarlo y hostigar el comercio español en Cuba.
Luego de una breve estancia y participación en la lucha independentista, viajó a Colombia y allí se estableció en los años 1870s, donde promovió el desarrollo en los ferrocarriles sin desvincularse de la vida política cubana. En esas tierras reclutó cerca de sesenta voluntarios en el Estado del Cauca en 1870, con quienes se embarcó hacia Cuba para unirse a las tropas mambisas. Pero poco después, en 1871, rompió con los independentistas.
Un municipio de Colombia, localizado en el nordeste del departamento de Antioquia, lleva su nombre pues Cisneros es considerado precursor de la era ferroviaria en este país al inaugurarse el servicio de trenes en esa región.
También se le recuerda en la ciudad de Barranquilla donde fundó el
tranvía de vapor. Allí hubo un teatro con su apellido y existe una estatua en su memoria. En tanto en la ciudad de Medellín existe un parque que llevó su nombre y que ahora se llama Parque de las Luces.
En 1874, tras una corta estancia en Perú, fue contratado para dirigir la construcción del ferrocarril de Antioquia, en Colombia. Es en este país donde el ingeniero cubano se desarrolló como profesional a partir de 1874.
Son incontables las vicisitudes que sufrió atravesando selvas y pantanos para lograr la construcción de líneas férreas. Su duro trabajo en este departamento se vio interrumpido varias veces por guerras civiles.
En 1884 fundó "Cisneros y Cia." para construir los ferrocarriles de
La Dorada y de Girardot. Ayudado por inversionistas y técnicos franceses y estadounidenses realizó más tarde el ferrocarril del Pacífico (entre Cali y Buenaventura). Restableció la navegación por el Alto Magdalena y dirigió la construcción de otros ferrocarriles como el de Barranquilla-
Puerto Colombia, así como otros tramos de líneas férreas que quedaron inconclusos.
En 1893 dio al servicio el extenso muelle de Puerto Colombia y el tranvía de Barranquilla; Cisneros también fue propietario del ferrocarril de Bolívar.
En 1878 creó la "Sociedad Agrícola y de Inmigración" encargada de colonizar las 200,000 hectáreas de baldíos en Antioquia.
Su obra se extendió además a la navegación a vapor para transportar pasajeros y correo. Fue socio mayoritario de la "Compañía Colombiana de Transportes", que importó modernos barcos a vapor en el río Magdalena.
Creó varias compañías que operaron por el canal del Dique, el río Nechí y el bajo Cauca. Pero perdió considerables capitales en el negocio de los vapores por el río Magdalena. Muchos barcos se malograban y, con ellos, los cargamentos con rieles para los diferentes ferrocarriles que tenía contratados.
Cisneros regresó a Estados Unidos, donde era miembro de la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles, y en Nueva York montó una oficina de ingeniería civil. A partir de 1895 se vinculó nuevamente al proceso independentista de Cuba y lo apoyó financieramente hasta su muerte.
Tras desarrollar una enfermedad de los riñones, falleció el 7 de julio de 1898 en el Hotel Windsor de Nueva York. Meses después el edificio fue escenario de un incendio donde murieron aproximadamente 90 personas. Cisneros nunca tuvo hijos. Su segunda esposa, Carmen Elosegui, viuda de su hermano Eduardo, fallecida en diciembre del año anterior, tenía de su primer matrimonio dos hijas, instituidas herederas del ingeniero cubano.