Centro Fílmico, La Habana 1957. En 1957 el arquitecto Víctor Morales, socio de

38

Centro Fílmico, La Habana 1957.
En 1957 el arquitecto Víctor Morales, socio de la reconocida firma “arquitectos Morales & Cía.”, diseña y construye el proyecto para el Centro Fílmico de La Habana, ubicado en la calle Almendares, esquina Desagüe, de La Habana. El proyecto consistió en un edificio de 6 plantas de oficinas y locales comerciales donde todo giraba alrededor del cine y su industria. Emplazado en una parcela de esquina con forma de cuña, que si bien es un obstáculo para una eficiente distribución de locales en planta, en este caso el arquitecto lo convierte en una oportunidad para dar mayor realce al edificio explotando el efecto de la perspectiva y potenciado por el uso de ventanales corridas y horizontales, protegidas en todo su contorno por una ligera losa en voladizo que contrasta con el acabado en color negro de la fábrica del edificio. El chaflán que se forma en la intersección por efecto de la geometría del solar, es a su vez suavizado en sus aristas, siendo estas ligeramente redondeadas y dando así una mayor sensación de continuidad de toda la fachada. Esta sensación de un pesado elemento que por su forma pareciera estar suspendido en el aire, este efecto se resuelve con un retranqueo en la planta baja comercial. Por cierto en la actualidad este espacio galería comercial, que además protegía del sol y la lluvia en la asentada tradición de la arquitectura cubana de portales corridos y cubiertos, ha sido cerrada y apropiada indebidamente, perdiendo así uno de los grandes valores que tenía este proyecto.

Sabe alguien quien es el autor de este hermoso mural alegórico al cine?… se encuentra en la fachada del antiguo centro fílmico. Por increíble que parezca, no aparece en ninguna publicación oficial cubana, al menos en internet, a mí me recuerda mucho al estilo de Mario Carreño. Como todo lo que hacemos aquí casi siempre encaminado a rescatar parte de la memoria cubana y su patrimonio, que mucho ha sido lanzado al olvido por desidia, represión, o maldad primero e ignorancia después, se empujó a mucho talento al exilio (a veces a peores destinos) y lo que no desapareció entre ruinas, casi desaparece de los libros.





Ver post actual