Home Todo Una gran estrella de la canción cubana, poseedora de grandeza con una...

Una gran estrella de la canción cubana, poseedora de grandeza con una historia

3


Una gran estrella de la canción cubana, poseedora de grandeza con una historia rutilante, la cuál merece ser más recordada ¡ Y NO LO ES !…

Por. Henry Puente.

Vilma Valle, junto a su historia e importancia, tiene una significación trascendental dentro de la música cubana, sin temor a equivocarnos, no solo por autonomasia ostenta su categoría de gran estrella, si no también queda definida como una rutilante gloria de la música isleña.

Su verdadero nombre es Rogelia Esther Puig Valdés, nació en la ciudad de La Habana en el barrio de Jesús María, un 16 de septiembre de 1923, más tarde sería conocida por toda América y por otras latitudes del Mundo como Vilma Valle, con ese nombre artístico consiguió la gloria.

Siendo muy jovencita, como todos los cantantes que querían surgir, se presentó como aficionada en el afamado concurso conocido como “La Corte Suprema de Arte”, hace una presentación apoteósica; con tan buena fortuna, que en el público presente estaba nada menos que Rita Montaner, está queda maravillada por su voz, la aborda y le propone que la reemplace en el Show que Rita presentaba los fines de semana en el afamado Cabaret Tropicana; un debut tan inesperado como inmenso.

Para ese momento contaba con tan solo con 24 años, es ahí donde el estelar coreógrafo Roderico Neyra, quien conocemos como “Rodney”, la selecciona para integrar vocalmente a “Las Mulatas de Fuego”, hoy en el recuerdo una agrupación transformada en icónica, dentro de ese conjunto, también serían seleccionadas como cantantes las grandiosas Elena Burke y Celia Cruz, asimismo, en el grupo de bailarinas elegidas estarían inicialmente Sandra Taylor, Meche Lafayette, Meche Montaner, Martha Castillo, Anita Arias, Olga Sotolongo y Olga Socarrás, luego se unen al colectivo, otros grandes y emblemáticos nombres, como, sin la menor duda son, Omara Portuondo, Julia Borrel, Migdalia Hidalgo, Lilia y Amelia Álvarez, y Lina Ramírez (madre de Isaac Delgado), actuando inicialmente en el Cabaret Sans Souci, más tarde, actuarían en Tropicana, en el Cabaret Bambú, contando el esquema debutante con tres cantantes y Seis Mulatas como bailarinas, las que con el trascurso del tiempo fueron cambiando por diversas circunstancias.

Sobre esté particular existen ciertas diferencias entre los investigadores, por ejemplo Bobby Collazo, aquel gran compositor de “La Ultima Noche”, convertido en gran investigador música, quien a la vez participa en el año 1947 con el elenco afirmaba: Que de inició quienes cantan en la producción serían Celia Cruz, Xiomara Alfaro y Elena Burke, exponiendo que “Las Mulatas de Fuego”, creación de Roderico Neyra estuvo inicialmente integrado por: Marta Castillo, Mercedes “Meche” Montané, Olga Socarrás, Mercedes “Meche” Lafayette, Caridad Hernández, Beba Álvarez, Fina Suárez, Anita Arias, Olivia Ilymany (al parecer su apellido real era Belizaire) y Lidia.

Mientras que Rafael Lam: excluye a Caridad Hernández, a Beba Álvarez, a Finas Suárez, a Olivia Ilymany (Belizaire) y a Lidia, e incluye, como bailarinas, a Sandra Taylor y Olga Sotolongo, a la vez que ratifica a Celia Cruz, Vilma Valle junto a Elena Burke como cantantes y bailarinas.

La inmensa Vilma Valle, con “Las Mulatas de Fuego” viajo a México, Venezuela, Panamá, Ecuador, Chile, Uruguay, Paraguay, Argentina (donde la comunidad católica lucho para que se prohibieran), Colombia y Estados Unidos.

Conlleva menester reconocer, que de allí salieron rutilantes estrellas de la canción y del arte cubano, por ejemplo a partir del viaje a Venezuela en 1948, Celia Cruz grabó sus primeras canciones, se dieron a conocer las voces de Omara Portuondo y Elena Burke, que en la siguiente década integrarían el famoso cuarteto de Las D’ Aida, Vilma se convertiría en la reina del bolero en Cuba y Sandra Taylor y Martha Castillo, como estelares vedettes del cabaret Tropicana, del mismo modo, Vilma, participaría en varias películas entre México y Cuba, ejemplo de esto es, “A La Habana me voy”, “María la O”, “Siete muertes a plazo fijo” y “Salón de México”.

Permaneció en Cuba, donde difundió el bolero con gran éxito, posteriormente, se convirtió en estelar en los más afamados Cabaret de la Habana, actuando en compañía del gran maestro, compositor y pianista Bobby Collazo. Vilma Valle, falleció en la Habana el 29 de marzo de 1998, no obstante, a sus méritos, grandeza y colosal carrera, el nombre de la luminaria, hoy no ocupa dentro del recuerdo cultural cubano, el lugar que merece por derecho propio……